Visión de sta Brígida de Cristo, el Rey


 http://wwwapostoladoeucaristico.blogspot.com.es/



Jesucristo dice a los reyes de la tierra, que El es el Rey de los reyes, que reina en la Trinidad y en la Unidad, dándonos soberanas ideas de estos inefables misterios.  

Vi un gran palacio de incomprensible magnitud, semejante al cielo sereno, en el cual había innumerables personas colocadas en asientos, cubiertas con vestiduras blancas y resplandecientes como los rayos del sol. En el palacio vi un maravilloso trono en el cual estaba sentado un hombre más resplandeciente que el sol, de incomprensible hermosura, y Señor de inmenso poder, cuyo esplendor era también incomprensible en longitud, latitud y profundidad. Junto al asiento del trono había una Virgen que brillaba con admirable fulgor y tenía puesta una preciosa corona. Todos los concurrentes servían al que estaba sentado en el trono, alabándolo con himnos y cánticos, y honraban con reverencia a aquella Virgen, como a Reina de los cielos. 

Entonces el que estaba en el trono me dijo con voz majestuosa: Yo soy el Creador del cielo y de la tierra, un solo verdadero Dios con el Padre y con el Espíritu Santo; porque el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu Santo es Dios; y con todo eso no son tres dioses, sino tres personas distintas y un solo Dios. Mas ahora, podrás decirme, si son tres personas, ¿por qué no son tres dioses? A lo cual te respondo que Dios es el poder mismo, la sabiduría misma y la bondad misma, de quien procede de todo poder debajo y encima del cielo, toda sabiduría y toda piedad que pueda imaginarse. Así, pues, Dios es trino y uno; trino en personas y uno en esencia. Porque poder y sabiduría es el Padre, de quien proceden todas las cosas, y el cual es poderoso antes de todo, no por nadie sino por sí mismo y eternamente. 

Poder y sabiduría es también el Hijo, igual al Padre, mas no como poder originado de sí mismo, sino poderosamente e inefablemente engendrado por el Padre, que es principio de principio, y jamás separado del Padre. Poder y sabiduría es también el Espíritu Santo, el cual procede del Padre y del Hijo, eterno con el Padre y con el Hijo, e igual en majestad y poder. Hay, por tanto, un solo Dios y tres personas, porque una sola es la naturaleza de las tres, una sola la operación y la voluntad, y una sola la gloria y el poder; uno solo en esencia y distintos en la propiedad de las personas. Pues todo el Padre está en el Hijo y en el Espíritu Santo, y el Hijo en el Padre y en el Espíritu Santo, y el Espíritu Santo en ambos en una sola naturaleza de Divinidad; no antes ni después, sino de una manera inefable, donde nada hay anterior ni posterior, nada mayor o menor que lo otro o de otra clase, sino todo inefable e igual; por cuya razón sabiamente está escrito, que Dios es admirable y muy merecedor de alabanza. 

Dios, pues, envió su Verbo a la Virgen María por medio de su ángel Gabriel; mas, sin embargo, el mismo Dios que enviaba y era enviado con el ángel, estaba en Gabriel, y en la Virgen antes de la misión de Gabriel. Mas, así que el ángel dijo aquellas palabras, el Verbo tomó carne de la Virgen. Este Verbo soy yo, que estoy hablando contigo. Envióme el Padre al seno de la Virgen, pero no de suerte que los ángeles careciesen de la vista y presencia de mi Divinidad, sino que yo el Hijo, quien con el Padre y con el Espíritu Santo estuve en el vientre virginal, era el mismo en el cielo con el Padre y con el Espíritu Santo en presencia de los ángeles, gobernándolo y manteniéndolo todo, aunque mi Humanidad, tomada sólo por mí, descansó en el vientre de María. 

Yo, que soy un solo Dios, no me desdeño hablar contigo para encontrar mi amor y para robustecer la santa fe cristiana. Y aun cuando te parezca que mi Humanidad está junto a ti y habla contigo, más cierto es que tu alma y tu inteligencia están conmigo y en mí, pues nada me es imposible, nada me es difícil en el cielo ni en la tierra. Yo soy cual poderoso Rey, que cuando viene a la ciudad con su ejército, todo lo llena y ocupa; igualmente mi gracia llena y fortalece todos tus miembros. Yo estoy en ti y fuera de ti, y aunque hablo contigo, soy sin embargo el mismo en la gloria. ¿Qué me es difícil a mí, que con mi poder sustento todas las cosas, con mi sabiduría lo dispongo todo y con mi virtud lo supero todo? Yo, un solo Dios con el Padre y con el Espíritu Santo sin principio y sin fin, que por la salvación de los hombres tomé carne humana, quedando ilesa la divinidad, padecí verdaderamente, resucité y subí a los cielos, ahora en realidad estoy hablando contigo. 

Yo soy verdadero Emperador y Señor. No hay señor ninguno más excelente que yo, ni lo hubo antes de mí ni lo habrá después, sino que todo dominio viene de mí y por mí. Yo soy, pues, el verdadero Señor, y nadie debe llamarse verdadero señor sino yo solo, porque de mí procede toda potestad y dominio, y nadie puede resistir a mi poder. 

Profecías y Revelaciones de Santa Brígida
Libro 8 - Capítulo 1

Comentarios