11 cosas que ocurren cuando te confiesas a menudo


RLVL/CatholicLink

Como católicos, tenemos que ir a la confesión una vez al año, pero la confesión puede ser desalentadora o difícil, y puede haber muchas razones por las que no queramos ir. Sin embargo, la confesión regular, ya sea mensual, cada dos semanas o semanal, no tiene que ser aterradora. De hecho, te cambia la vida y te da vida! 


1. Se gana un conocimiento saludable del propio pecado


La confesión regular nos ayuda a reconocer los pequeños pecados, así como los grandes y dramáticos. Se puede ver los patrones, e identificar las debilidades. Puedes identificar las actitudes, no sólo las acciones, que son perjudiciales. En lugar de la Confesión de ser un momento anual de la gracia, la confesión regular realmente le permite cavar profundamente y llegar a la raíz de hábitos pecaminosos ya asentados .

2. Nos hacemos más compasivos con los defectos de otros


Cuando somos conscientes de que cometemos los mismos pecados una y otra vez, nos volvemos más humildes y mucho más receptivos a las fallas de otras personas. La persona molesta en la oficina, el hermano con el que siempre se discute, el alumno al que se enseña que te saca de quicio...todos se rehumanizan. Reconoces que tienes tus defectos, ellos tienen los suyos, ellos razones diferentes y a veces dolorosas para comportarse como lo hacen. No eres mejor que ellos. No son mejores que tú.


3. Ayuda a perdonar a otros - especialmente las heridas profundas


No estoy sugiriendo que esto ocurra de inmediato, pero he notado que un aumento en la Confesión regular me ha ayudado a comenzar a encontrar perdón para algunas heridas muy dolorosas en mi vida. Cuando realmente amamos a Jesús, no deseamos que Su sacrificio sea en vano. Por lo tanto, podemos poner el acto de perdón sobre los que odiamos en Sus manos, liberándonos en el proceso.


4. Varios sacerdotes te ayudan de diferente manera


Es una buena costumbre confesarse con el mismo sacerdote. De esta manera puede llegar a conocerte y ayudarte a ver patrones y actitudes a lo largo del tiempo. Sin embargo, diferentes sacerdotes serán capaces de identificar cosas diferentes, y hacerte llegar la misericordia de Dios en formas que nunca habías pensado antes. ¡No tengas miedo de una Confesión improvisada con un sacerdote diferente!


5. Comprendes mejor la misericordia de Dios


La Confesión Regular no pretende hacerte escrupuloso. Más bien, cuando repetimos los mismos pecados una y otra vez, se ve que la misericordia de Dios es siempre fresca, siempre nueva y siempre abundante. Siempre es paciente con nosotros.


6. Se gana paciencia consigo mismo



Un sacerdote me dijo una vez, "No te preocupes por repetir los mismos pecados una y otra vez en la Confesión - está agradecida de que no haya nuevos pecados que añadir!"  "Conocer nuestros pecados siempre es una gracia. Cuando los conocemos, podemos pedirle a Dios que venga y triunfe sobre ellos. Podemos ser pacientes, sabiendo que, a su debido tiempo, Dios sanará nuestras heridas.


7. Las heridas comienzan a sanar y la gracia abunda



Dios siempre honra a alguien que persistentemente y pacientemente ofrece sus fallas a Él y humildemente pide ayuda. La confesión es como limpiar y reparar una herida. La herida puede no sanar inmediatamente, pero nunca va a sanar si no se limpia regularmente y se cura cuidadosamente. Con el tiempo, la limpieza y el cuidado repetidos curan la herida. Durante años, mencioné mi alcoholismo en la confesion casi cada vez que iba. No sabía cómo sanar mi adicción. Pero sabía que tenía que mencionarlo cada vez. Finalmente, Dios me dio un momento increíble de gracia y no he tocado el alcohol otra vez. Mirando hacia atrás, pude ver cómo Dios había trabajado conmigo y a través de mí, incluso cuando estaba desesperada por curarme.



8-Tu relación personal con Jesús crece


Sólo un pecador necesita un salvador. Cuanto más reconocemos nuestro pecado, más nos damos cuenta de que necesitamos un Salvador, y cuanto más necesitamos un Salvador, más personal será nuestra relación con Jesús. La confesión es un sacramento, hay pocas maneras en que podemos encontrar a Jesús más personalmente que en la Confesión - y la Eucaristía, por supuesto! Cristo entra en nuestra alma, ve que estamos sufriendo, reconoce nuestra humildad y tristeza, nos toma de la mano, nos recoge, nos quita el polvo  y nos pone de pie nuevamente "con dignidad". 



9- Ayuda a recibir más dignamente la Eucaristía 


 Cuanto más puro es el estado de nuestras almas, más se puede ver claramente. La Confesión regular significa que estamos en un mejor estado de gracia para recibir la Eucaristía y podemos más amorosamente, cuidadosamente y reverentemente acoger a Jesús en nuestros corazones, y ser mucho más receptivos a Su voz en nuestras vidas. Al conocer su misericordia de manera regular, crecemos en amor por Él y gratitud por la Institución de la Eucaristía que Él nos dejó.



10. Comienzas a buscar la santificación


Cuando te comprometes con la Confesión regular, se empieza a ver hábitos y actitudes que conducen al pecado. La luz entra en los lugares oscuros que preferirías mantener escondidos. Comienzas a querer vivir tu vida con integridad en todas las cosas, y ves que la vida - no se trata simplemente de "no pecar". Se trata de vivir junto a Jesús, para que Su corazón dirija tu corazón, y todas tus acciones se orienten hacia Él. Encontramos la paz cuando nuestras vidas están centradas en Él, no en nosotros mismos. Eso significa "pensar menos en nosotros mismos", y más en Él. 


11. Quieres volver a la confesión


Si se adopta la confesión frecuente, se empieza a notar cuando se aparta de ella mucho tiempo. Es posible que comience a notar una sensación de ir arrastrándote, una pesadez de corazón, o la sensación de que las cosas necesitan volver al orden. 

A la confesión nunca es fácil ir a, a menudo no es una perspectiva agradable hasta que haya terminado, es difícil de hacer. Pero la confesión regular facilita el proceso. Significa que es más probable que nos encontremos con los brazos cariñosos de un Padre que perdona cuando sabemos que hemos pecado, y se quita el factor de miedo cuando se va sólo una vez al año.

Si ha pasado mucho tiempo desde la última vez que fuiste a la confesión, realmente te animamos e invitamos a volver. Tal vez hayas estado pensando en ello durante algún tiempo, y sólo necesitas un empujón en la dirección correcta. 


Llévate un examen de conciencia según los Mandamientos y si tiene alguna duda, consulta al confesor. Recuerda que los pecados mortales deben confesarse en número exacto, y si no se recuerda, aproximado y también las circunstancias que puedan agravarlo.



Comentarios

Cristina x ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD sobre la Confesión :


Qué fácil es pecar

Lunes 24 de enero de 2011 a las 21:50 hrs.



Hoy, Mi amada hija, finalmente has entendido los peligros que plantea el Seductor cuando bajas la guardia. Rezar a Mi Padre Eterno, a través de la coronilla de la Divina Misericordia, es importante para santificar tu alma.



El pecado, Mi amada hija, es difícil de evitar. Más difícil es alcanzar Mis gracias especiales de lo que lo es evitar el pecado en cualquier forma. Al haber sido llamada para este sagrado trabajo, siempre serás un objetivo del Maligno, quien se propone crear negatividad en tu vida a la menor oportunidad. Usará a aquéllos alrededor tuyo como un medio para atacarte, por lo que debes estar en guardia contra él. Nunca le dejes vencer, porque cuando lo hace consigue infestar las almas y causa terrible dolor, angustia y sufrimiento. Consigue que las amistades se rompan, causa confusión, desesperación e instila pensamientos falsos en la mente de sus víctimas. Entonces, cuando Mis hijos se sienten culpables por su propia debilidad al sucumbir a la tentación, experimentan una falta de felicidad que lleva desesperación, miseria y confusión a sus vidas.



Hijos Míos, vosotros siempre seréis tentados al pecado. La perfección de vuestras almas es extremadamente difícil de alcanzar y requiere una tremenda disciplina y determinación por vuestra parte. Cuando caigáis presas de la seducción del maligno y pequéis, debéis inmediatamente rezar de corazón y buscar el perdón.



La confesión regular es un sacramento poco entendido. Sólo la asistencia semanal al confesionario permitirá a vuestra alma permanecer en estado de gracia. Sólo cuando santifiquéis vuestra alma de esta manera, y a través de la oración diaria, podréis mantener al Seductor alejado.



La culpa por el pecado

Cuando os sintáis culpables como resultado de una acción pecaminosa, independientemente de lo grave que sea la ofensa a los ojos de Mi Padre, no os inquietéis. Dad marcha atrás, abrid vuestro corazón y pedid perdón. La culpa es un sentimiento negativo. Y aunque sirve como forma de guiar vuestras conciencias, no es sano permanecer en ese estado. Pedid las gracias, mediante la oración, para alcanzar la pureza de alma requerida para servirme. La paciencia es importante. Nunca dejéis que el pecado os aparte de Mí. La culpa no debe interponerse en el camino de la búsqueda de la redención. Recordad hijos, que por el pecado original vosotros siempre caeréis víctimas de la tentación del maligno. Es por medio de la oración, el ayuno y la dedicación a la Sagrada Eucaristía, como estaréis más cerca de Mí. Esto requiere tiempo, del que hay qué saber disponer.



Id ahora, hijos Míos y recordad una cosa, nunca temáis volver a Mí cuando hayáis pecado. Nunca os avergoncéis de pedir perdón cuando sintáis verdadero remordimiento. Pero recordad también que, si no lo hacéis, atraeréis al Seductor una y otra vez y vuestra alma se sumirá en las tinieblas. La oscuridad atrae a la oscuridad. La luz atrae a la luz. Yo soy la Luz.



Ahora volveos hacia Mí y dejad que Mi amor brille a través de vuestras pobres y perdidas almas. Os amo tanto, hijos Míos, que cuando volváis vuestros corazones hacia Mí, sin importar lo solos que os sintáis, nunca seréis rechazados.



Id en paz y amor.



Vuestro Divino salvador,

Jesucristo



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com