¡Despertad! ¡Despertad de vuestro letargo que os lleva a la muerte eterna!

Blog Yo, Jesús, os hablo


Soy el Redentor de las almas, el Salvador, Dueño y Señor de todas ellas. Yo os amo como no puede mente alguna imaginar, ni suponer, pero el pecado os ciega y no veis el amor infinito y dulce que os tengo.

Estáis cegados por el Maligno que os induce al pecado y a renegar de Mí. El os pierde y Yo os salvo, pero oís más su voz que la Mía, porque él viene con halagos y engaños y os lo creéis, lo mismo que Eva le creyó en el Paraíso y, no os paráis a razonar, no paráis ni un momento a pensar que todo lo que os dice y que no es evangélico, son sugerencias de muerte eterna, y eterna quiere decir para siempre, para siempre.

Coged un Evangelio y alimentaros con Mi Palabra Divina y Santa, Palabra de Vida Eterna, ¡pero no! vosotras las almas oís a la serpiente que os dice que tenéis derecho a ser felices y, rompe vuestros matrimonios para poneros a vivir con otra pareja en estado pecaminoso. Y vosotras las almas oís la voz del Maligno que os dice que para cuatro días que dura la vida hay que gozarla al máximo, y os desmadráis buscando placeres de muerte eterna. Y oís al Maligno que os dice que como Dios es Padre y Misericordioso, a última hora El os dará el arrepentimiento y, muchos mueren en la desgracia eterna, porque también a última hora oyeron la voz del Maligno antes que la Mía.

Hijos, ¡Despertad! ¡Despertad de vuestro letargo que os lleva a la muerte eterna! Despertad y posponed vuestras composturas anti-evangélicas que para nada os ayudan a la salvación eterna, ¡para nada! Yo, Jesús, os hablo. Mi paz a todo aquel que crea estos comunicados.

Comentarios