Feligreses se revolucionan contra suspensión de sacerdote en Palermo (Italia)




PALERMO, Italia, 5 de julio de 2017 (LifeSiteNews) - Un sacerdote católico en Sicilia fue retirado de su parroquia y sus facultades suspendidas porque defendía la santidad del matrimonio, dicen sus parroquianos.

El Arzobispo de Palermo, Corrado Lorefice, (quien ha aprobado la comunión eucarística a los divorciados vueltos a casar) ha prohibido a don Alessandro María Minutella de la parroquia de San Juan Bosco celebrar la Misa, administrar los sacramentos o predicar, informó el periodista italiano Marco Tosatti.

Según algunos feligreses, una de las razones oficiales de las medidas fue la de Don Minutella de "no adherirse a la enseñanza de este pontificado actual". El problema, según creen, es el duelo de las interpretaciones de Amoris Laetitia. El sacerdote no cree que la Exhortación Post-sinodal permita la distribución de la Sagrada Comunión "a las personas divorciadas que viven en una condición objetiva del pecado". En cambio, reafirmó las enseñanzas de Juan Pablo II, diciendo que hay "falta de claridad por parte de Francisco a las preguntas formuladas por los cuatro cardenales ", y se ha adherido a la vieja negación de la comunión a aquellos en relaciones adúlteras.

Los feligreses le dijeron a Tosatti que hay otros sacerdotes polémicos en Palermo -sólo en el sentido de ser hiper-progresistas y pro homosexuales- y en el resto de Italia, pero son "perdonados gracias al consentimiento" de la jerarquía de la Iglesia. Pero para el párroco de San Juan Bosco, las "suspensiones y anatemas le han golpeado como un rayo".

Los feligreses están tristes de que a Don Minutella ni siquiera se le permita celebrar una última Misa con sus "amados fieles". Mientras tanto, el arzobispo Lorefice ha prohibido a otro sacerdote de la parroquia, el padre Leonardo Ricotta, continuar su clase de catecismo de sábado en Radio Domina Nostra "dar conferencias o hacer declaraciones de cualquier tipo. Tosatti dijo que esto "no era fácil de entender" porque Don Ricotta - a diferencia del franco Don Minutella - siempre ha sido muy prudente.

En defensa del pastor, el Consejo Parroquial escribió al Arzobispo Lorefice una carta apasionada, señalando que la suspensión de un sacerdote por defender la doctrina de la Iglesia tiene ramificaciones internacionales. "El conjunto de Italia está ahora siguiendo de cerca el asunto", escribieron. "De hecho, no es sólo el futuro de Don Alessandro o de la parroquia lo que está en juego, sino el de toda la Iglesia Católica".

La diócesis no respondió a una solicitud de comentarios de LifeSiteNews.

La carta, traducida al inglés por LifeSiteNews, es la siguiente:

A Su Excelencia Corrado Lorefice, Arzobispo Metropolitano de Palermo:

En nombre de todos los feligreses expresamos nuestra cercanía, nuestro afecto y nuestra solidaridad con el párroco que durante muchos años nos ha amado intensamente, educándonos en la fe, guiándonos espiritualmente y pasando toda su vida, minuto por minuto, por el bien de las almas de esta parroquia.

El decreto de despido del puesto de párroco que nos ha sido dado a conocer hoy nos ha dejado más que nunca perdidos, conmocionados y francamente confundidos. Ver a nuestro amado pastor y padre don Alessandro Minutella, sacado a la fuerza es un momento de gran sufrimiento para nosotros como feligreses. Sin este sacerdote como guía para nuestras almas, nos sentimos verdaderamente perdidos y abandonados por nuestro obispo. ¡Somos como ovejas sin pastor! 


Usted, Excelencia, no se dignó aceptar nuestra invitación a venir a nuestra parroquia. Por lo tanto, les preguntamos si tiene problemas con nosotros, los feligreses, que buscamos vivir nuestra fe, esperanza y caridad en Cristo bajo la guía de este humilde, celoso e incansable pastor de almas, el Padre Alessandro.
El obispo Lorefice en bicicleta dentro del templo

Este decreto de despido de la parroquia parece ser infundado, ya que no hemos encontrado nada equivocado o erróneo en las enseñanzas o ministerio sacerdotal de Don Alessandro. Por lo tanto, este decreto nos empuja, correctamente, a creer que hay otras razones, y exigimos que Vuestra Excelencia venga a explicarnos en persona.

En un espíritu de respeto y obediencia a su persona, como Obispo de Palermo, sentimos una urgente necesidad de hablarle directamente, invitándonos una vez más a venir en persona a hablar con nosotros como feligreses y a explicar por qué nos están quitando a nuestro párroco. De lo contrario, consideraremos que esta remoción proviene de un problema personal con Don Minutella, motivado incluso por una aversión personal o calumnias circuladas por algunos hermanos sacerdotes que están envidiosos y se sienten incómodos por el fructífero, sólido y fiel ministerio de nuestro amado párroco Don Alessandro.

Encontramos que este sacerdote es un tesoro, valiente y dispuesto a luchar, defender, promover y propagar la verdadera doctrina de la Iglesia Católica en este tiempo de desenfrenada confusión y desconcierto entre los fieles.


Excelencia, le damos aviso, de manera inconfundible, de que no aceptaremos a ningún otro pastor a menos que usted venga a darnos una explicación. Este pedido, la invitación a venir a nuestra parroquia, surge del deseo unánime de los feligreses que se sienten totalmente desconcertados y abandonados por el pastor de la diócesis. En cuanto a su visita, Excelencia, nos dará el nombre del otro sacerdote potencial para guiar nuestras almas. De lo contrario, como se dijo anteriormente, no vamos a permitir de buen grado que otro sacerdote venga a tomar posesión de la parroquia. Nosotros, como comunidad cristiana, asumimos plenamente la responsabilidad de nuestra decisión, desobedeciendo a don Alessandro Minutella, que nos ha pedido que permanezcamos calmados. ¡Lo que está en juego es el bien de nuestras almas! No es respetuoso a nuestras pobres almas ver a nuestro sacerdote, que se dio totalmente para servir a nuestra comunidad, humillado, maltratado e infligido con un durísimo castigo. Le pedimos, Excelencia, que nos muestre una pizca de respeto y afecto aceptando nuestra invitación y dignándose a visitar nuestra parroquia. Sin conocer y recibir las posibles razones [para el despido], los feligreses seguiremos considerando a Don Alessandro nuestro pastor. Este sacerdote, nuestro sacerdote, es un hombre de Dios y siempre ha dado todo por nosotros cuando todos nos han abandonado, incluso el obispo. No permitiremos el establecimiento de un nuevo pastor porque el nuestro es legítimo y fiel al Magisterio de 2.000 años de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Sólo aceptando lo que le pedimos, demostrará su respeto y atención a nuestra parroquia. 


Al mismo tiempo nos dirigimos a usted, Don Alessandro, a menos que quiera abandonarnos como el obispo. Le pedimos que no nos deje perdidos mientras el obispo no haya justificado sus acciones contra tu persona sacerdotal. Nosotros los feligreses podemos testificar que nunca le hemos visto (al obispo) tratarle como a un "hijo". En estos últimos años, hemos visto en usted, Don Alessandro, un pastor, un padre, que nos ama y nos ha guiado con todo su corazón. Si nos deja ahora, estaremos abandonados y completamente perdidos. ¡No nos deje! Permanezca aquí hasta que el obispo nos explique sus razones. 

Y le recuerdo, Excelencia, su declaración a un miembro del Consejo Parroquial cuando le preguntó si don Alessandro era un hereje o desobediente. Bueno, le dijo "No". Dada la obediencia de nuestro párroco, ¿lo castigará de nuevo y lo arrancará de sus parroquianos? Nos quedamos estupefactos con su decisión. Nos preguntamos inmediatamente qué grave error nuestro pastor había hecho para ser removido de la parroquia. Se nos dijo que el obispo escribió en el decreto que el padre Alessandro hizo serias acusaciones contra el Romano Pontífice con un rechazo sustancial de la enseñanza y magisterio propuesto por él. 



Lorefice aprueba la comunión sacrílega en Palermo
Le preguntamos, Monseñor Corrado, ¿qué magisterio? Porque si esto se refiere -como pensamos- a la Comunión para los divorciados- vueltos a casar, habiendo visto que el obispo Corrado Lorefice, junto con otros de Sicilia, serán los primero en Italia en dar la comunión a los divorciados-recasados. Sabemos que el Papa Francisco aún no ha hablado abiertamente, sino que hay cardenales eminentes en todo el mundo, así como Conferencias de obispos enteros -como los polacos, que han dicho que nunca se puede dar la comunión con los divorciados- vueltos a casar. 

Mencionamos también la declaración del Cardenal Mueller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, quien ha reafirmado la enseñanza en Familiaris Consortio. 

Es su grave deber venir y explicarnos si el magisterio anterior a Francisco debe ser negado. Además, si el problema se refiere a la interpretación de Amoris Laetitia, antes de que el problema sea de Don Alessandro, es nuestro como fieles, más que nunca confundidos y perdidos por este nuevo magisterio de la iglesia universal. Incluso gran parte de la Iglesia que ha sido etiquetada como fariseos duros e hipócritas, fundamentalistas católicos, tienen derecho a respuestas, no a condenas. La confusión causada por la Exhortación Post-sinodal "Amoris Laetitia" ha sido mencionada por diferentes autoridades eclesiásticas del mundo, incluidos los cardenales ilustres de la Iglesia Católica, y puede ser visto por todos. Quizás el error de nuestro amado párroco sea ser un Cristo pobre que diga la verdad sin los vergonzosos compromisos de gran parte de la jerarquía

¿Por qué, entonces, apuntar a este sacerdote simple y humilde que simplemente trata de guiar a sus ovejas en el camino de la verdad y la sana doctrina del perenne Magisterio de la Iglesia? Su decreto de despido, además de aumentar nuestro dolor, realmente nos deja completamente perdidos y humillados. Y esto no es una cuestión de preocupación personal con respecto a la moral o la doctrina o incluso la gestión pastoral fiel de la parroquia por el P. Alessandro. Esto se demuestra por el impacto mediático inmediato de la cuestión. El conjunto de Italia está ahora siguiendo de cerca la cuestión. De hecho, no es sólo el futuro de Don Alessandro o de la parroquia en juego, sino de toda la Iglesia católica.

Si realmente tiene en el corazón el bien de nuestras almas, se dignará aceptar nuestra invitación. Por ahora guardaremos aquí a nuestro párroco don Alessandro Minutella, que continúa guiándonos, enseñándonos y santificándonos como siempre. Se ha convertido claramente en un símbolo profético en en la defensa hoy la enseñanza del Evangelio sobre la familia.

Vayamos adelante con María y Jesús.

El Consejo Parroquial, en nombre de los feligreses

Palermo, 26 de junio de 2017

Comentarios