Suecia, cerca de convertirse en un país musulmán

Imagen de disturbios en Estocolmo.
Disturbios en Estocolmo
La aplicación de la ley está pidiendo ayuda a gritos, y es sólo una cuestión de tiempo que el país necesite la intervención militar de otros países que evite una catástrofe humanitaria. 
AD informó recientemente que el número de zonas sin ley (comúnmente referidas como “zonas no-go”) en Suecia ahora asciende a 61 . 
El Comisionado de la Policía Nacional de Suecia, Dan Eliasson, habló en la televisión nacional y solicitó la ayuda : “! Ayúdennos, ayúdennos”, dijo al tiempo que advirtió que las fuerzas policiales suecas ya no pueden cumplir la ley y por lo tanto deben pedir a todos los buenos poderes en el país para que los apoyen. 
Un experto sueco en investigación, Johan Patrik Engellau, ha estado trabajando con organizaciones como la ONU y otras que operan en zonas de crisis. Advierte: “Me temo que es el fin para el bien organizado en la Suecia digna e igualitaria que hemos conocido hasta ahora. Personalmente, no me sorprendería si se produce alguna forma de guerra civil. En algunos lugares, la guerra civil ha comenzado probablemente ya”.
Los solicitantes de asilo en Suecia en la ciudad de Kalmar, de donde fueron obligados a salir refugiados cristianos, siendo intimidados y maltratados por musulmanes.
Los solicitantes de asilo en Suecia en la ciudad de Kalmar, de donde fueron obligados a salir refugiados cristianos, siendo intimidados y maltratados por musulmanes.
El Estado sueco ha perdido grandes áreas a manos de los grupos armados religiosos, a los que describen mejor como milicias islamistas. El jefe de la policía, Lars Alversjø, dice que “no hay legalidad en algunas partes de Estocolmo (capital de Suecia)”. También observó cómo “el sistema legal, que es un pilar de toda sociedad democrática, se derrumba en Suecia”.
Magnus Ranstorp, un investigador del terrorismo y la radicalización en el Colegio de Defensa Nacional de Suecia, señala: “En las zonas más extremistas han tomado el relevo. Todo el sentido de la justicia y la paz se ve amenazada por los hechos que la policía está analizando ahora y que sólo está empeorando. Suecia se encuentra en una situación desastrosa “.
El Servicio de Seguridad sueca ( Säkerhetspolisen – abreviado como SAPO), advirtió recientemente que el país está plagado de “miles de islamistas” que comparten la ideología del Estado Islámico. En muchos lugares, los funcionarios públicos (es decir, las autoridades no islámicas) necesitan ser escoltados por la policía o por la seguridad privada.
La palabra que las autoridades suecas y los medios de comunicación utilizan para identificar a las “zonas prohibidas” del país es “utenforskap”. La palabra significa algo así como “zona excluida”. En estas áreas la ley sueca ha sido sustituida por una mezcla de la ley de la selva y el código legal islámico, la sharia. Bandas de musulmanes armados y los radicales islámicos simplemente están forjando grandes piezas de Suecia por sí mismos. La única razón por la que este antiguo país pacífico y seguro no se ha convertido en una zona de guerra a gran escala, probablemente tenga que ver con el hecho de que el gobierno feminista liberal de Suecia no está poniendo ninguna resistencia real contra los islamistas.
Dos mujeres policías tras un atentado islamista.
Dos mujeres policías tras un atentado islamista.
Incluso si el gobierno sueco feminista optara por luchar mañana, Suecia no tendría la suficiente capacidad militar necesaria para revertir esta situación. El 80 por ciento de los agentes de la ley del país están considerando renunciar a sus puestos de trabajo, algo que es una clara señal de que la fuerza policial está completamente desmoralizada. Los militares en este país tradicionalmente pacifista han sido reducidos a casi nada , y no hay dinero para solucionarlo.
Tal y como Johan Patrik Engellau expone: “El gobierno no parece entender que ha perdido el control. Hay un punto en el que ya no se puede detener el desarrollo de una situación. No sé si Suecia ha llegado a este punto a raíz de las consecuencias [de] la inmigración, pero me temo que estamos muy cerca de ser un país musulmán. Si nosotros aquí ahora tomamos una acción clara y firme, incluida la interrupción de la inmigración y la promoción política del multiculturalismo, podríamos ahorrarnos alguna dificultad que pueda perjudicar a Suecia”.
Ministras feministas suecas durante una recepción en Teherán.
Ministras feministas suecas durante una recepción en Teherán.
El hecho es que la élite política de Suecia está muy lejos de tomar tal acción decisiva, ya que ni siquiera han comenzado a hablar abiertamente acerca de estos problemas.
Por consiguiente, Suecia muy pronto necesitará ayuda del exterior. La petición de ayuda del jefe de policía Dan Eliasson, incluye únicamente a los socios potenciales dentro de Suecia, pero muy pronto la comunidad internacional tendrá que intervenir en caso de que comience una catástrofe humanitaria que debe ser evitada
.

Comentarios