Ayudad a las almas con el apostolado escrito


Blog Dadme de beber 

Hasta entonces no se verán las cosas claras ni las cosas como son en realidad, pues las almas viven embotadas en vicios y en costumbres corruptas, como en ninguna otra época ha existido, Yo, Jesús de Nazaret, os hablo.


Hijos Míos, hermanos queridos de Mi Divino Corazón, Me dirijo a vosotros Mis fieles que creéis estos mensajes y otros muchos que doy por otras partes del mundo, a diversos instrumentos. Vosotros hijos amados que creéis en los últimos tiempos, Me dirijo para comunicaros que las almas de vuestro entorno, familiares, vecinos y compañeros de trabajo o de estudio, viven embotados por el vicio y el pecado, pues no pueden ver nada de Dios las almas que viven en cenagosas oscuridades, porque el pecado y la corrupción son tinieblas absolutas para el alma.

Pero hay otros muchas almas en vuestro entorno que tienen algo de luz, y
esa luz que aún conservan, se puede reavivar fácilmente si le habláis misericordiosamente de los tiempos de prueba que van a venir a esta humanidad pervertida y anticristiana. Habladles oportunamente, no desaprovechéis cualquier ocasión, informadles adecuadamente, sin incitar al temor, pero sí a la reconversión de su vida a Dios. Ya os lo he dicho en otros mensajes y ahora os lo vuelvo a decir, tenéis que informar de que Mi Padre Eterno va a castigar a esta humanidad que se mofa y desprecia Sus leyes, cambiándolas por leyes de muerte eterna.

Escribid sobre ello, editad folletos en que expliquen eficazmente las cosas, dar un folleto es mas fácil que dar una plática.
Hijos, Yo no Me callo, recorro el mundo y Me valgo de cientos de instrumentos. No os calléis tampoco vosotros. Editad mensajes, no todos, pero sí los más alarmantes y los más apremiantes, para que nadie diga luego que no sabía nada y que nadie les avisó. Dadlos a Parroquias, a catequistas, a los fieles cristianos que adormecen en la tibieza y el pecado. Haced folletos bien documentados de forma que se avalen con las propias Escrituras, donde todo esta puesto y, no temed que nadie apagará vuestras voces. Yo, Jesús os hablo.

Haced con vuestros hermanos lo que quisierais que hicieran con vosotros, pues algunos, sí es verdad que
están en las tinieblas porque nadie les instruyó en Mis verdades, y porque nadie, les habla de los tiempos que van a venir y que ya están cerca. Por tanto, hijos e hijas Yo Mismo bendeciré esa labor altruista. No cobréis por ellos, y si lo hacéis, que sea un módico precio para evitar abusos. Hijos, sois Mis apóstoles de los últimos tiempos, vuestra recompensa será inmensa por servirme en tiempos de degradación y apostasía. Dirigiros a Luis Eduardo López Padilla para que os de documentación adecuada, Yo, Jesús, os hablo.

Este mensaje va dirigido a todo el que lo lea, no va solo a un determinado grupo, sino a todo aquel que pueda y quiera hacer algo por las almas en estos últimos tiempos.

Comentarios