Comprendiendo a Benedicto: una defensa






(Extractado de:) https://www.firstthings.com/


Puede ver la primera parte del artículo en: suprimen-imagen-de-benedicto-de-los.html

(...)Tanto más, porque durante su reinado este Papa (Benedicto XVI) se comprometió a sanar las grandes heridas que habían infligido en el cuerpo visible de la Iglesia en el tiempo posterior al Concilio. El "espíritu del Concilio" empezó a jugar contra el texto literal de las decisiones conciliares. 


Desastrosamente, la aplicación de los decretos conciliares se vio envuelta en la revolución cultural de 1968, que había estallado por todo el mundo. Ese fue ciertamente el trabajo de un espíritu, aunque muy impuro. La subversión política de todo tipo de autoridad, la vulgaridad estética, la demolición filosófica de la tradición no sólo desperdiciaron universidades y escuelas, sino que envenenaron el ambiente público, pero al mismo tiempo tomaron posesión de amplios círculos dentro de la Iglesia. La desconfianza de la tradición, la eliminación de la tradición comenzó a difundirse en todos los lugares, una entidad cuya esencia consiste totalmente en la tradición, tanto que hay que decir que la Iglesia no es nada sin tradición. Así que la batalla postconciliar que había estallado en tantos lugares contra la tradición no era otra cosa que el intento de suicidio de la Iglesia, un proceso absurdamente nihilista. Todos podemos recordar cómo los obispos y los profesores de teología, los pastores y los funcionarios de las organizaciones católicas proclamaron con un tono confidente y victorioso que con el Concilio Vaticano II un nuevo Pentecostés había llegado a la Iglesia -como ninguno de los famosos Concilios de la historia -que tan decisivamente habían dado forma al desarrollo de la fe-, había reclamado. 




Un "nuevo Pentecostés" significa nada menos que una nueva iluminación, posiblemente una que superara a la recibida desde hacía dos mil años; ¿Por qué no avanzar inmediatamente al "Tercer Testamento" de la Educación de la Raza Humana de Gotthold Efraín Lessing? En opinión de estas personas, el Vaticano II significó una ruptura con la Tradición tal como existía hasta entonces, y esta ruptura fue saludable. Quien hubiera escuchado esto podría haber creído que la religión católica se había encontrado realmente sólo después del Vaticano II. Se supone que todas las generaciones anteriores -a las que debemos nuestra fe los que estamos aquí sentados- permanecieron en un patio exterior de inmadurez.


Para ser justos, debemos recordar que los papas intentaron contrarrestar esto, con una voz débil y sobre todo sin la voluntad de intervenir en estas aberraciones con una mano organizadora como gobernantes de la Iglesia. Sólo unos pocos heresiarcas individuales fueron disciplinados -los que con su arrogante insolencia prácticamente forzaron su propia reprimenda. Pero la gran masa de los "nuevos pentecostales", desenfrenados y protegidos por redes extendidas, podrían seguir ejerciendo una tremenda influencia en la vida cotidiana de la Iglesia. 


Por lo tanto, para los observadores externos, la afirmación de que con el Vaticano II la Iglesia había roto con su pasado se hizo cada vez más palpable. Cualquiera que estuviera acostumbrado a confiar en sus ojos y oídos, ya no podía convencerse de que aquella era todavía la Iglesia que había permanecido fiel durante miles de años, a través de todos los cambios de los tiempos. Un ataque iconoclasta como los peores años de la Reforma recorrió las iglesias; En los seminarios se propagó la "desmitologización del cristianismo"  el fin del celibato sacerdotal fue celebrado como algo inminente; La enseñanza religiosa fue abandonada en gran medida, incluso en Alemania, que había sido muy favorecida en este sentido; Los sacerdotes renunciaban a la vestimenta clerical; El lenguaje sagrado, que la constitución litúrgica del Concilio había confirmado solemnemente, fue abandonado. Todo esto sucedió, así se decía, para prepararse para el futuro, de lo contrario los fieles no podían permanecer en la Iglesia. 


Después del "nuevo Pentecostés" comenzó un éxodo hacia fuera de la Iglesia, los monasterios y los seminarios. La Iglesia, sin descanso, siguiendo adelante con su revolución, siguió perdiendo toda capacidad de atraer o retener.



 Se afirmaba que este éxodo de la Iglesia también habría ocurrido sin la revolución.


El Papa Benedicto XVI no podía y nunca se permitiría pensar de esa manera, aunque en las horas solitarias le hubiera sido difícil defenderse contra el asalto de tales pensamientos. De ninguna manera quiso abandonar la imagen de la Iglesia como un organismo que crece armoniosamente bajo la protección del Espíritu Santo. Con su conciencia histórica también estaba claro para él que la historia nunca puede regresar al pasado, que es imposible, así como irresponsable tratar de ver que lo que ha sucedido, no ha sucedido. Incluso el Dios que perdona los pecados no los hace "deshace", "Pero en el mejor de los casos los deja convertirse en un felix culpa. Desde esta perspectiva, Benedicto XVI no podía aceptar lo que los progresistas y los tradicionalistas expresaban igualmente y con las mejores razones: que en la era postconciliar había ocurrido una ruptura decisiva con la Tradición; Que la Iglesia antes y después del Concilio no era la misma institución. Eso significaría que la Iglesia ya no estaba bajo la guía del Espíritu Santo; Por consiguiente, había dejado de ser la Iglesia. 


No se puede imaginar al teólogo Joseph Ratzinger trabajando bajo una fe ingenua y formalista. Los giros y vueltas de la historia eclesiástica le eran muy familiares, que en el pasado también había habido en la Iglesia malos papas, teólogos equivocados, y circunstancias cuestionables, nunca se le habían ocultado.Pero, al contemplar la historia eclesiástica, se sintió impulsado por la indiscutible impresión de que la Iglesia, en constante desarrollo, había superado una y otra vez sus crisis, no sólo cortando los errores, sino haciéndolos, si es posible, fructíferos para las sucesivas generaciones.



Por lo tanto, le parecía imperativo combatir la idea de que esta ruptura había ocurrido realmente, aunque todas las apariencias parecían argumentar a favor de esto. Sus esfuerzos tenían por objeto tratar de eliminar de la mente de los hombres la afirmación de tal ruptura. 


La Iglesia nunca puede existir en contradicción con sí misma, con la tradición, con la revelación, con las doctrinas de los Padres y con la totalidad de los Concilios. Esto no lo puede hacer; Incluso cuando parece como si de hecho lo hubiera hecho, es una apariencia falsa. Una hermenéutica más profunda finalmente demostrará siempre que la contradicción no era real. Una inagotable confianza en la acción del Espíritu Santo reside en esta actitud. Un cínico observador de fuera podía hablar de una "astucia santa".


(...)

Eso fue lo que Benedicto XVI, como Cardenal y Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, ya había criticado en la reforma de la misa de Pablo VI. El crecimiento orgánico, el desarrollo modelado por la imperceptible época del tiempo, había sido interrumpido por un acto burocrático, un "dictatus papae". Le pareció no sólo sin esperanza, sino incluso prohibido tratar de sanar a través de otro dictado esta herida que el ataque del Papa Pablo contra la Tradición había infligido. Una transformación gradual del pensamiento, procedente de la contemplación del modelo que Benedicto dio al mundo, crearía un estado de ánimo en el cual el retorno de la Tradición se produciría casi por sí mismo. Confiaba en el poder de las imágenes surgidas de sus apariciones públicas, donde, por ejemplo, empleaba el Canon romano o distribuía la comunión en la lengua a los fieles arrodillados. Permitir que la verdad actuase sólo a través de lo que Dignitatis Humanae llamó "el poder suave" de la verdad misma, correspondía tanto a su temperamento como a su convicción.

Una expresión característica de su enfoque fue su cuidado para superar las muchas aberraciones en la liturgia que oscurecieron el misterio eucarístico. Esperaba poder eliminar los abusos a través de una "reforma de la reforma". "Reforma", ahora es algo cuya justificación es completamente comprensible. Todo el mundo exige, después de todo, reformas económicas, políticas y sociales continuas. De hecho, ¿no fue la "reforma de la reforma" casi una intensificación de esta palabra positiva, expresión de la máxima ecclesia semper reformanda? ¿Y no era necesaria una evaluación y una reevaluación de la fase ad experimentum que la liturgia había llevado a cabo desde su revisión por Pablo VI? Los progresistas, sin embargo, no se engañaron con respecto a la inocuidad de esta iniciativa de "reforma". Reconocían incluso los primeros pasos del Cardenal y, más aún, los del Papa como un peligro para los tres grandes objetivos de la revolución en la Misa (aunque los papas ya habían impugnado a los tres). Lo que Benedicto quería lograr estaría en el ámbito de la desacralización, del protestantismo y de la democratización antropomórfica del rito. ¡Qué luchas estaban involucradas sólo en eliminar los muchos errores en las traducciones del misal en los idiomas modernos! 


La falsificación filológicamente incontestable de las palabras de institución, el conocido conflicto sobre la pro multis (por muchos) de la consagración, que aun con las mejores (y peores) de las voluntades no puede significar pro omnibus (por todos), aún no se ha resuelto en Alemania. Los mundos angloparlante y neolatino se habían sometido, más o menos con rechinar de dientes, mientras que para los alemanes la teoría de la salvación universal, una de las más queridas innovaciones de la era post-conciliar, estaba en peligro. Que al menos una tercera parte del Evangelio de Mateo consiste en proclamaciones de condenación eterna tan aterradoras que apenas se puede dormir después de leerlas era una cuestión indiferente para los propagandistas de la "nueva misericordia", sin importar el hecho de que justificaron su lucha contra la Tradición por el deseo de romper el crecimiento histórico y la incrustación en las fuentes del Jesús "auténtico".


Lo mismo ocurrió con otra preocupación central de Benedicto: una que realmente no tocó la reforma del Papa Pablo de la Misa. Como es bien sabido, esa reforma no requirió un cambio en la orientación de la celebración. El erudito litúrgico Klaus Gamber, admirado por el Papa Benedicto, había dado la prueba académica de que en ningún período de la historia de la Iglesia se había hecho el sacrificio litúrgico cara al pueblo, en lugar de cara al este junto con el pueblo . Ya como Cardenal, el Papa Benedicto XVI había señalado una y otra vez cuánto había sido distorsionada la Misa y su significado oscurecido por la falsa orientación de la celebración. Dijo que la misa celebrada frente a la gente transmite la impresión de que la congregación no está orientada hacia Dios, sino a la celebración misma. Esta insinuación correcta, lo admito, nunca la convirtió en un documento vinculante de la Congregación para la Doctrina de la Fe o en la legislación papal. Aquí también se supuso que la verdad prevalecía a través del "poder apacible" de la verdad. Las consecuencias de los efectos de este "poder suave" son hoy evidentes para todos. La única esperanza de la Curia actual, el Cardenal Sarah, que enseña y actúa en el espíritu de Benedicto, no ha recibido el poder de continuar la misión que heredó de Benedicto, aunque es cabeza de la Congregación para el Culto Divino. "La reforma de la reforma", que siempre fue un lema en lugar de una política, ahora está incluso prohibida como una frase.




Entonces, ¿vale la pena preguntarse cómo podría haber sido la "reforma de la reforma" si se hubiera logrado? El Papa Benedicto no pensó en cuestionar el uso de la lengua vernácula. Consideraba que esto era irreversible, aunque pudiera haber agradecido la difusión de misas latinas ocasionales. Corregir la incorrecta orientación de la celebración de la Misa era muy importante para él, así como la recepción de la comunión en la lengua (tampoco abolida por el misal de Pablo VI). Él favoreció el uso del Canon romano -tampoco prohibido hoy. Si hubiera pensado, además, en poner en el nuevo misal las oraciones de ofrenda extremadamente importantes del rito tradicional, se podría decir que la reforma de la reforma fue simplemente un retorno al misal postconciliar de 1965 que el mismo Papa había promulgado antes de su drástica reforma de la Misa. 


Lo que llevó al Papa Pablo a despreciar el misal que él mismo había promulgado y poco después a publicar un nuevo misal -uno que ya no correspondía a la tarea establecida por el Concilio- es uno de los grandes rompecabezas de la historia reciente de la Iglesia. Una cosa es cierta: si las cosas hubieran permanecido como estaban en la versión de 1965, que aunque infligía muchas pérdidas sin sentido, dejó el rito como un todo intacto, la rebelión del gran arzobispo Lefebvre nunca habría ocurrido. Pero otra cosa también es verdad: incluso hoy nada impide que un sacerdote incluya en su celebración de la Misa los componentes más importantes de la "reforma de la reforma": la celebración ad orientem, la comunión en la lengua, el Canon Romano, uso del latín. De acuerdo con los libros de la Iglesia esto es posible incluso hoy en día, aunque en una congregación individual requiere de coraje y autoridad considerables para encontrar el camino de regreso a esta forma sin el apoyo de Roma. En verdad, la reforma de la reforma no habría sido un logro tremendo; No habría ganado muchos tesoros espirituales del viejo rito. Pero ciertamente habría llevado a un cambio en la atmósfera: habría permitido que el espíritu de adoración y de espacio sagrado surgiera nuevamente. Cuando un sacerdote individual emprende esto en una parroquia sola y por cuenta propia, se arriesga a una agotadora lucha con su superior y problemas con su comité litúrgico. Así, lo que es posible y se permite rápidamente se vuelve prácticamente imposible. ¡Qué útil sería un solo documento papal que recomendaba la celebración del ad orientem!




(...) Entre los mayores logros del Papa Benedicto XVI es que estaba dirigiendo nuevamente la atención de la Iglesia al mundo ortodoxo*. Sabía que todos los esfuerzos hacia el ecumenismo, por muy necesarios que fueran, no debían comenzar con encuentros atentos con los jerarcas orientales, sino con la restauración de la liturgia latina, que representa la conexión real entre las iglesias latina y griega. 


Mientras tanto, nos hemos dado cuenta de que todas esas iniciativas eran en vano, sobre todo porque no fue la muerte lo que las interrumpió, sino una capitulación mucho antes de que se estuviera seguro de que se habían creado hitos irreversibles.


La decepción por el chocante final del pontificado benedictino es demasiado comprensible, pero amenaza con ocultar una visión sobria de los hechos. Imagínense cuál sería la realidad litúrgica si el Papa Francisco hubiera sucedido inmediatamente al Papa Juan Pablo II. 
Aun cuando la causa más preciada del Papa Benedicto, la reforma de la reforma, haya fracasado, sigue siendo un papa de la liturgia, posiblemente, esperanzadamente, el gran salvador de la liturgia. Su motu proprio se ganó verdaderamente la designación "de su propia voluntad". Pues no había ninguno -o muy, muy pocos- en la curia y en el episcopado mundial que se hubieran mantenido al lado del Papa en este asunto. Tanto del lado progresista como, lamentablemente, también del lado "conservador" (uno se ha acostumbrado a poner esta palabra entre comillas) se imploró al Papa Benedicto XVI de no conceder al rito tradicional más libertad que las posibilidades creadas de mala gana por el Papa Juan Pablo II. El Papa Benedicto, que con todo su ser desconfiaba de decisiones papales aisladas, en este caso se superó y pronunció una palabra autorizada. 


Y luego, con las reglas de aplicación de Summorum Pontificum, creó garantías, ancladas en el derecho canónico, que aseguraron para el rito tradicional un lugar firme en la vida de la Iglesia. Eso es sólo un primer paso, pero fue una convicción de este Papa, cuya seriedad espiritual no puede negarse, que el verdadero crecimiento de la conciencia litúrgica no podía ser impuesto. Más bien, debía tener lugar en muchas almas; La fe en la tradición debe ser probada en muchos lugares en todo el mundo. Ahora está en cada individuo el asumir las posibilidades puestas a disposición por el Papa Benedicto. Contra una abrumadora oposición abrió una compuerta. Ahora el agua tiene que fluir, y nadie que sostenga la liturgia como un componente esencial de la fe puede dispensarse de esta tarea. La liturgia ES la Iglesia-cada misa celebrada en el espíritu tradicional es inconmensurablemente más importante que cada palabra de cada papa. 

Es el hilo rojo que debe ser llevado a través de la gloria y la miseria de la historia de la Iglesia, el camino a través del laberinto; donde continúa, las fases de la regla papal arbitraria se convertirán en notas al pie de la historia. ¿No sospechan secretamente los progresistas que sus esfuerzos serán en vano mientras la memoria de la Iglesia sobre su fuente de vida sobreviva? Basta con considerar cuántos lugares en el mundo el rito tradicional ha llegado a celebrarse desde el motu proprio; cuántos sacerdotes que no pertenecen a las órdenes tradicionales han venido a aprender el viejo rito; cuántos obispos han confirmado y ordenado en él. 



Alemania -la tierra de la cual tantos impulsos dañinos para la Iglesia han salido- lamentablemente no es un ejemplo. Pero los católicos deben pensar universalmente. ¿Quién habría creído posible hace veinte años que se celebraría en San Pedro, en la Cathedra Petri, una misa pontificia en el antiguo rito? Admito que eso es poco, demasiado poco, un pequeño fenómeno en la totalidad de la Iglesia mundial. Sin embargo, mientras contemplamos sobriamente la gigantesca catástrofe que ha ocurrido en la Iglesia, no tenemos derecho a subestimar las excepciones a la triste regla.


La totalidad de las reivindicaciones progresistas se han fracturado esta fue la obra del Papa Benedicto XVI. Y quien lamente que el Papa Benedicto no haya hecho más por la buena causa, que utilizó su autoridad papal con demasiada moderación, en todo realismo debería preguntarse cuál de los cardenales con posibilidades de convertirse en papa habría hecho más por el antiguo rito que por él. Y el resultado de estas reflexiones sólo puede ser la gratitud para el desafortunado papa, que en los momentos más difíciles hizo lo que estaba en su poder.



Y su memoria está segura, si no en evidencia entre los elementos de kitsch devocional en las tiendas de peregrinos alrededor de San Pedro. Porque siempre que tengamos la buena fortuna de participar en una Misa tradicional, tendremos que pensar en Benedicto XVI

****************



*Martin Mosebach, escritor alemán, recibió el Premio Kleist y el Premio Georg Büchner. Este ensayo, traducido del alemán al inglés por Stuart Chessman, aparece también como un prólogo en Noble belleza de Peter Kwasniewski.

Comentarios

Mateus ha dicho que…
Esplendido!!!
Anónimo ha dicho que…
viva nuestro verdadero vicario de cristo benedicto XVI