Consejos a un joven sacerdote




http://www.crisismagazine.com/author/rutler

Extracto y adaptación de RLVL


En primer lugar, un buen pastor puede decir como el modelo sublime de los pastores: "Yo conozco a Mis ovejas y Mis ovejas me conocen" (Juan 10:14). (...) Cristo murió por cada uno de ellos (los parroquianos , y el pastor será responsable de cada uno de ellos en el Día del Juicio. Si un sacerdote de la parroquia está disponible en momentos de sus crisis, está junto a los enfermos y está de luto con los que lloran, él será absuelto de fallos menores. Si se olvida de sus nombres, lo que cuenta es que los rostros de los que han fallecido serán encomendados por él los dos primeros días de noviembre.

Esto es más importante que ser amable, y de hecho es lo contrario de la falsa amabilidad. El tipo de "chico bueno" de pastor puede ser un irritante. (...) y es sabio, en efecto, tener especial cuidado de no pensar que el gozo cristiano es lo mismo que el alborozo autoconsciente o las bromas con la que algunos clérigos camuflan su incomodidad con la Verdad de Cristo. Los ministros del Evangelio no son vendedores de automóviles usados. (...)

Mientras que el horario diario está lleno y a menudo descarrila por las emergencias pastorales, la preparación de homilías debe ser un trabajo de una semana, comenzando con la reflexión del Evangelio próximo. La meditación de oración es la forma suprema de la reparación. Internet es un recurso exclusivo de la generación actual (...) aunque no todo proporciona una visión adecuada. Durante algunas décadas "contar historias" fue una moda pasajera en la homilética. Las mejores historias son las vidas de los santos y los acontecimientos históricos. (...)

Mirando hacia atrás como párroco, un arrepentimiento principal es la cantidad de tiempo perdido en las reuniones, seminarios, conferencias y convenciones. Las reuniones son el opio del burócrata. Deben evitarse tanto como sea posible. 

A medida que pasan los años, el sacerdote comienza a darse cuenta, también, de cómo el deseo de viajar puede ser una escapada seductora. (...)El Santo Cura de Ars pasó toda su vida sacerdotal en una parroquia. 

La Santa Misa es el corazón de la vida cristiana, pero debe ser procedido del Sacramento de la Confesión. Con una exquisita sutileza el Cristo Resucitado llevó a Pedro a confesar antes de enviarlo a ofrecer la Eucaristía al corazón del imperio. El párroco no debe dejar pasar un día sin un tiempo en el confesionario, y si no aparece nadie, ese tiempo puede ser de oración,Y eventualmente la gente vendrá. La confesión semanal debe ser la meta para el sacerdote mismo. A menudo el Anti-Cristo tentará al sacerdote a ausentar el confesionario por una razón u otra justo antes de que un penitente gravemente cargado (de pecado) esté a punto de pedir ser escuchado. Las confesiones humildes oídas en el tribunal sagrado a menudo animan al sacerdote más allá de cualquier cosa que el penitente pueda entender.(...). 


(...) El párroco no dejará que el apocamiento de algunos le distraiga de la grandeza estoica de Ignacio y Policarpo y del obispo Pierre-Marie Gerlier en las catacumbas secretas de Lyon, el Obispo Patrick Byrne que murió en las nieves de Corea y Nguyen Van Thuan aislado en una prisión vietnamita, porque son los verdaderos sucesores de los apóstoles.

Después de pasar años en Roma, me siento inmensamente agradecido por la experiencia y, en gran medida, me ha tranquilizado al darme cuenta de que el carácter sobrenatural de la Iglesia no se entiende sin la revelación de su carácter humano con sus virtudes y defectos. El amor del sacerdote por la Iglesia está arraigado en el sacrificio y no en el romanticismo, para que sus arrugas y cicatrices, a medida que los años progresan, no desalienten el vínculo del sacerdote con la Esposa de Cristo. Me he aprovechado mucho de las palabras y la sabiduría de Ronald Knox, y así he llegado a comprender más profundamente su recomendación de visitar poco Roma: "El que viaja en la barca de Pedro mejor que no mire demasiado de cerca la sala de máquinas."

No hay adulación en la elección de Dios de un hombre para actuar en su nombre. "Pero la necedad del mundo ha sido escogida por Dios, para confundir a los sabios; Y las cosas débiles del mundo son escogidas por Dios, para confundir a los fuertes "(1 Corintios 1:27). El párroco es enviado por el Señor para pescar almas.


A medida que un sacerdote envejece, puede ser tentado como o son los pescadores exagerando el tamaño de su captura, o lamentándose cuando la red está vacía. En el último día no puede mentir al Juez Justo que pregunta: "Hijos, ¿habéis cogido algo?" Nuestra respuesta puede ser estéril, pero notaremos con asombro que él nos llama Hijos, a pesar de que el mundo nos ha llamado Padre. Entonces, como una ráfaga de luz, se hará patente que él es el Sumo Sacerdote y nosotros éramos padres sólo por su elegante condescendencia y delegación. Él hace mucho más que contar lo que era nuestra muy escasa captura, porque si hemos salvado un alma durante todos esos años, será para él como si le hubiéramos traído el mundo entero.

Comentarios