Ivereigh ataca a los católicos conversos no bergoglianos


Maike Hickson 10 de agosto de 2017 OnePeterFive

Desde hace algún tiempo, los partidarios y defensores del Papa Francisco dicen que los críticos papales a menudo son conversos al catolicismo. Por alguna razón, eso les parece un defecto. Austen Ivereigh, (escritor del libro sobre Francisco: "El Gran Reformador") entre otros, ha puesto este argumento en forma de un artículo para Crux: "El Papa Francisco y el problema de los conversos".


Aunque Ivereigh primero insiste en que él "ama" a los conversos, afirma :


"Ahora bien, es posible que los comentaristas elegantes como Ross Douthat y el jefe de Matthew Schuster, Rusty Reno (ambos ex episcopalianos), o, al final, escritores como Carl Orlson (ex-protestante fundamentalista) y John Henry Westen (Ex-ateo), o incluso ex-anglicanos como Daniel Hitchens del Catholic Herald y Edward Pentin del National Catholic Register en Roma, sean correctos en sus análisis. Pero es mucho más probable que su equipaje haya distorsionado su hermenéutica, y están sufriendo de la neurosis de la conversión.


Como explica Ivereigh, "la neurosis es una reacción patológica o extrema a algo que simplemente no corresponde a la realidad". Al seguir esta línea de argumentación, el autor afirma que muchos conversos tienden a carecer de humildad al no aceptar cambios dentro de la realidad. Iglesia y en aferrarse a la Iglesia de antes del Concilio Vaticano II. También cita a una de sus fuentes diciendo que muchos conversos "se han convertido principalmente porque la Iglesia enseña cosas que coinciden con su visión ideológica". Para resumir su descripción de esos "conversos problemáticos": se convirtieron para que la Iglesia se adaptara a su sus propias visiones "fijas" y para asegurarse de que la Iglesia actúe según sus propias ideas.


Puesto que yo mismo soy una conversa, y dado que conozco a algunos de los periodistas aquí nombrados, me gustaría dar una breve respuesta a este tipo de argumento.


Uno podría darle la vuelta al argumento. Desde que los conversos (y no es correcto llamar así a John-Henry Westen que, se crió como católico aunque se extravió por un tiempo) han vivido fuera del Cuerpo Místico de Cristo durante gran parte de su vida, pronto vieron lo oscuro que se está fuera de la Gracia de Dios.  Ellos no toman la fe católica por supuesto, pero están profundamente agradecidos por el regalo que han recibido. Muy probablemente, algunos de ellos han vivido una vida que no está de acuerdo con los Diez Mandamientos y ahora han dado la vuelta a sus vidas y han llegado a ver cuán buenas son las leyes de Dios para nosotros, incluso viendo que las Leyes de Dios son actos de amor que nos hacen verdaderamente libres. Estos conversos han visto (y experimentado) el desorden moral en el mundo y han reconocido la belleza y la bondad de una vida de acuerdo con las leyes de Dios - sus "instrucciones del fabricante", por así decirlo.


Esta es parte de la fuerza mostrada por estos conversos ahora. En este sentido, podemos incluir a aquellos católicos que se han alejado de la fe por parte de sus vidas y han regresado. Sé que John-Henry Westen, así como Steve Jalsevac, su colega y co-fundador de LifeSiteNews, ambos han hablado públicamente y con gratitud de su reversión. Ellos también saben cómo debe ser, por su propia elección, estar fuera del Cuerpo Místico de Cristo - fuera de los cuales, como dijo Hilaire Belloc, sólo hay oscuridad.

Nosotros, que hemos visto la diferencia entre la luz y oscuridad, ahora estamos dispuestos a luchar plenamente con nuestras vidas por la Verdad de Cristo, porque somos, en cierto sentido, buenos testigos de ello. Es de nuestra profunda gratitud que deseamos devolver algo a Cristo por Su perdón y amor y gracia.


Así, son los que han pecado y convertido quienes ahora son a veces los testigos más fuertes de la Fe, especialmente porque el Papa Francisco le gusta estar tan atento al pecador y a los marginados o "en las periferias". Yo misma viví dos tercios de mi vida "en las afueras".


Consideremos ahora lo que sucedería si no fuéramos convertidos a la fe católica, sino catedráticos católicos. ¿Esto nos salvaría de la reprensión de Ivereigh (y de otros) por nuestra crítica al papa Francisco?


¿No caeríamos entonces en la categoría -a menudo utilizada por el mismo Papa- de aquellos católicos "autojustificados" y "farisaicos" que siempre "iban a la Iglesia el domingo" y que "siempre guardaban los mandamientos" y así miran por encima del hombro al pecador con ese "ojo crítico"? ¿Seríamos más convincentes o más dignos de confianza si fuéramos católicos desde la cuna?


Como ahora hablamos de los católicos de cuna, nos damos cuenta de que incluso este argumento sobre la hipocresía no se cumple. Puesto que Steve Skojec mismo es "uno de esos" (católicos de cuna), permítanme recordar a nuestros lectores que es uno de los autores más francos cuando se trata de reconocer (modestamente) sus propios defectos y pecados, ciertamente no cae en la categoría de esos católicos "pedantes y "altivos" que, con despreciativa condescendencia, miran hacia abajo a un pecador. 

Pero, ¿quién se comporta así? Los católicos de cuna con los que trabajo en la defensa de las enseñanzas de Cristo -aquí y en el extranjero- están llenos del amor de Cristo y siempre con espíritu de caridad. 


Arnaud de Lassus, padre de siete hijos y uno de los grandes partidarios de la peregrinación de Chartres, que era amigo de mi esposo durante décadas, era conocido por su claridad intelectual y su caridad humana entre sus oponentes. Yo misma puedo dar testimonio de esa actitud y disposición de corazón, porque cuando lo conocí, yo era una "agnóstica practicante". 

Me trató muy amablemente y luego me dio un Escapulario Verde. Cuántas gracias recibí a través de sus actos de bondad y veracidad. Otros de esos colegas católicos de cuna han sufrido tragedias en la vida. Han sufrido pérdidas, han sufrido injusticias, y también a veces caen. Eso es lo que nos hace a todos humanos. Somos seres débiles que necesitan la abundante ayuda de Dios, Su verdad y Su gracia sobrenatural. 


Él nos ayuda a cada uno de nosotros a trabajar nuestra salvación individual, y nos pide que ayudemos a otros a desarrollar su propia salvación. Como el Padre John Hardon, SJ, solía decirle a mi esposo, "seremos finalmente juzgados por nuestros actos de caridad práctica , por cuántas personas ayudamos a llegar al cielo ". Es este espíritu el que nos guía. Y en este sentido, las injurias que nos lanzan injustamente, aparentemente en un intento desesperado de encontrar algún argumento para socavar nuestro sincero trabajo, sólo nos ayudarán a adelantar en nuestro camino. Proponemos entonces estas humillaciones para la conversión de los pecadores, para el bien de la Iglesia y para la mayor gloria de Dios.

Comentarios