La falacia de la sobrepoblación y la llamada urgente a tener más hijos



http://www.lifenews.com/

Los líderes europeos están pidiendo a sus conciudadanos que tengan hijos. 
Un tema recurrente aquí en BreakPoint es el desafío demográfico: -"crisis" no es una palabra suficientemente fuerte-. De Tokio a Londres, la gente está teniendo cada vez menos hijos: en algunos casos, apenas tienen la mitad de niños que se necesitan para mantener una población estable sin depender de la inmigración masiva.

Esta "escasez de nacimientos", como se le llama, plantea desafíos económicos y sociales a gran parte de Europa, así como a Japón, Corea del Sur e incluso a China.

El año pasado, apareció la campaña publicitaria para promover la natalidad: "Do it for Denmark" del gobierno danés. Rusia ofreció a las mujeres que tenían un segundo hijo no sólo dinero, sino también "automóviles, refrigeradores y otros premios".

Singapur llegó incluso a establecer un servicio de citas administrado por el gobierno en un intento de aumentar una de las tasas de fecundidad más bajas del mundo desarrollado.

No es sorprendente que pocas de estas medidas hayan tenido mucho éxito. No podría ser de otra manera, ya que, especialmente en Europa, el mensaje de los líderes parece ser, "hagan lo que decimos, no como nosotros".

Como señaló George Weigel en la revista First Things, los líderes de cuatro de las cinco economías más grandes de Europa no tienen hijos: la alemana Angela Merkel, la británica Theresa May, Emmanuel Macron y Paolo Gentiloni. La única excepción es el primer ministro español, Mariano Rajoy, que tiene dos niños no europeos.

Esta ausencia de hijos no se limita al "Big 5." de Europa. Los líderes de los Países Bajos, Suecia y Luxemburgo tampoco tienen hijos, al igual que el Presidente de la Unión Europea.

Aunque no es inaudito que un líder político no tenga hijos -por ejemplo, George Washington- cuando toda una generación de líderes no tiene hijos, posiblemente algo más esté sucediendo.

Como dice Weigel, "la falta de hijos en esta cohorte de élite tiene ciertamente diferentes causas, dadas las diversas personalidades involucradas". Para algunos de ellos, su "falta de hijos es una pena", aunque ninguno parece haber tomado la opción de adoptar niños . "

Pero para los otros líderes, su falta de hijos es una "clara ilustración" de lo que Weigel llama "el suicidio demográfico de Europa". Según el historiador Niall Ferguson, las bajas tasas de natalidad de Europa la han puesto en marcha para "la mayor reducción sostenida de la población europea desde La Muerte Negra en el siglo XIV ".

Sin embargo, ni siquiera los líderes de Europa parecen preocuparse por la catástrofe que se avecina.

Weigel, tomando su señal del Papa Juan Pablo II, traza una línea entre la "esterilidad auto-escogida" de Europa y su "aceleración de la eutanasia". Ambas manifestaciones de lo que Juan Pablo II llamó la "cultura de la muerte" representan lo que Weigel llama un "colosal fracaso evangélico".

Por "fracaso evangélico", Weigel que es católico, entiende fracasar en predicar el Evangelio y proclamar sin disculpas lo que el cristianismo tiene que decir acerca de lo que los seres humanos deben aspirar a: darse a sí mismos, no vivir para el auto-engrandecimiento.

Sólo esta proclamación tiene la posibilidad de inspirar a los europeos "a rechazar el suicidio demográfico y redescubrir la alegría de crear el futuro teniendo hijos". 

La abnegación es una virtud que se desvanece, no sólo en Europa, sino también en América, y un menor número de niños es el resultado. 

Este artículo apareció originalmente en Breakpoint.

Comentarios