Virgen María: sustituirán la sta Misa por una cena protestante





http://movimientosacerdotalmarianomensajes.blogspot.com/

RUBBIO (VICENZA) 31 DE DICIEMBRE DE 1992. 
Mensajes de la Stma Virgen María al P. Gobbi:

(...)

El cuarto signo es el horrible sacrilegio cumplido por aquel que se opone a Cristo, es decir el anticristo. 
Entrará al templo santo de Dios y se sentará en su trono y se hará adorar él mismo como Dios. "Este vendrá a oponerse a todo lo que los hombres adoran y llaman de los falsos milagros y falsos prodigios. Usará toda clase de engaño maléfico para hacer daño" (Tes. 2,4-9)."Un día verán en el lugar santo aquel que comete el horrible sacrilegio" El profeta Daniel ha hablado de él. El que lea trate de entender. (Mateo. 24-15 )
"Hijos predilectos para entender en que consiste este horrible sacrilegio, lean lo que predijo el profeta Daniel. "Anda Daniel, porque estas palabras están cerradas y selladas hasta el fin del tiempo fijado. Muchos serán purificados , blanqueados y probados; los ímpios seguirán haciendo el mal;ninguno de ellos comprenderá nada, sólo los entendidos comprenderán". 
>Contando desde el momento en que sea suprimido el sacrificio perpetuo e instalado el abominable ídolo desvastador,mil doscientos noventa días. Dichoso el que sepa esperar y alcance miltrescientos treinta y cinco días. (Daniel,12,9-12) 
"La Santa Misa es el sacrificio cotidiano, la oblación pura que es ofrecida al Señor en todas partes, desde el amanecer hasta la puesta del sol. El sacrificio de la Misa renueva el sacrificio de Jesús en el Calvario. Acogiendo la doctrina protestante, dirán que la Misa no es un sacrificio; sino solamente la sagrada cena, es decir el recuerdo de lo que Jesús hizo en la última cena. Y así será suprimida la celebración de la Santa Misa. En esta abolición del sacrificio cotidiano consiste el horrible sacrilegio cumplido por el anticristo, que durará aproximadamente tres años y medio, es decir, mil doscientos noventa días". 


"El quinto signo es constituido por fenómenos extraordinarios , que se realizarán en el firmamento del cielo."El sol se oscurecerá, la luna perderá su brillo, las estrellas caerán del cielo,y las potencias del cielo se conmoverán" ( Mateo,24,29). El milagro del sol, sucedido en Fátima durante mi última aparición, quiere indicarles que ya han entrado en los últimos tiempos en los cuales se realizarán estos acontecimientos, que los preparan para el regreso de Jesús en la gloria."Entonces verán en el cielo el signo del Hijo del Hombre.Todos los pueblos de la tierra llorarán y los hombres verán al Hijo del Hombre en las nubes del cielo con gran poder y esplendor". 
(Mateo, 24,30)"
>Hijos míos predilectos consagrados a mi Corazón Inmaculado, he querido instruirlos sobre estos signos que Jesús les indico en el Evangelio, para prepararlos para el fin de los tiempos porque ellos se están cumpliendo en sus días. "El año que se cierra y el que se abre hacen parte del tiempo de la gran tribulación, durante la cual se difunde la apostasía, se multiplican las guerras, suceden en muchas partes unas catástrofes naturales, se intensifican las persecuciones, el anuncio del Evangelio es llevado a todos los pueblos, unos fenómenos extraordinarios se dan en el cielo y se acerca cada vez más el momento de la plena manifestación del anticristo. 
"Entonces, los invito a permanecer fieles en la fe, seguros en la esperanza y ardientes en la caridad."Dejénse llevar por Mí y reúnanse todos en el refugio seguro de mi Corazón Inmaculado que Yo les he preparado para estos últimos tiempos.Lean conmigo los signos del tiempo de ustedes y vivan en la paz del corazón y en la confianza. 
"Yo estoy siempre con ustedes, para decirles que la realización de estos signos indican con seguridad que se acerca el fin de los tiempos, con el regreso de Jesús en la gloria."Aprendan del árbol, hijos esta parábola: cuando sus ramas se vuelven tiernas y brotan las primeras hojas, ustedes entienden que el verano está cerca. De la misma manera, cuando ustedes vean estas cosas, sepan que su liberación está cerca." ( Mateo 24, 32-33 )

Comentarios