No hagas de la maternidad un motivo de queja




Deja de quejarte y empieza a celebrar la maternidad
La maternidad nos cambia. Hace crecer nuestros corazones, avanza nuestra madurez y nos lleva a un nuevo mundo.

Patti Armstrong

La maternidad en estos días a menudo se excluye, se retrasa, se "interrumpe", se limita, se alquila, se disfruta menos y es motivo de queja. Se ve como malestar cultural, y personal.

Hasta la década de 1960, las madres y sus hijos eran un tesoro. En la década de 1970, los niños estaban ahogando los recursos del mundo y obstaculizando a las mujeres realizarse. 
Para aquellos que se quejan de la maternidad, propia o ajena, por favor, no lo hagan por dos razones: 1) La gente está escuchando. 2) Lleva a una mala actitud.


Quejarse envía un mensaje equivocado
En las mujeres que han tenido un aborto, y se duelen de su trágico error que nunca podrán deshacer, las quejas sobre los inconvenientes de la maternidad son un ácido en sus heridas. 
A las no arrepentidas sus quejas refuerzan las mentiras que se dicen a ellas mismas. 

Luego hay mujeres que sufren de infertilidad que con gusto te darían una bofetada cada vez que usted se queja. Su maternidad es una bendición más allá de toda medida. Nunca olvide eso.



Una bendición, no una maldición

Como madre de 10 hijos además de algunos que piensan que soy una subespecie sin cerebro demasiado ignorante para saber "qué causa el embarazo", he estado al tanto del horror que las familias numerosas producen en muchas mujeres. Se podría pensar que la bendición de un tesoro invaluable no disminuye de valor si se multiplica. Cosas como diamantes etc no tienen límite, pero para algunos, el valor de los niños disminuye después de tener 2. 

Sí, habrá días en los que lamentará no haberse ido a un claustro. ¿Y qué? El mundo puede volverle a uno loco, así que si usted va a enloquecer, que sea en algo que valga la pena. No siempre la maternidad es un dulce paseo  y los resultados pueden variar, pero no es poca cosa crear y hacer crecer un alma eterna.

¿Se siente estresada por la maternidad? Entonces manéjela con oración, ejercicio, alimentación saludable y ayuda cuando sea necesario. Quejarse en última instancia, no reduce el estrés. Estudios muestran que el pensamiento negativo dispone los circuitos del cerebro para un futuro negativo. Así que vea la bendición, encuentre alegría y deje de quejarse.

Cuando otras personas se quejan por usted, dígales que no necesita su negatividad. Si hacen un desagradable comentario de que usted es una egoísta por disfrutar de la maternidad mientras el mundo se está hundiendo, dígales que ha oído que el tiempo es ideal en el Cielo y nadie pasa hambre allí. Luego recuérdeles que los niños son lo único que pueden llevarse consigo al Cielo.


La perspectiva es todo

La maternidad nos cambia. Dilata nuestros corazones, avanza nuestra madurez y nos lleva a un nuevo mundo. El nuevo mundo es el cielo, el purgatorio y el infierno en diferentes momentos. 

Pero para aquellos de ustedes que comparan la maternidad con la vida de antes de tener hijos y tienen una lista de quejas, les pido que abran su mente y corazón lo suficiente para regocijarse en lo que se les ha dado. La perspectiva lo es todo.

En un avión una vez, un estudiante de enfermería con dos niños me preguntó si tenía hijos. Cuando respondí "ocho", ella prácticamente gritó y me dijo: "¡No pareces religiosa!". (Yo saba pendientes de aro y  una chaqueta de cuero).

-¿Cómo puedes soportar todo ese trabajo?

El Espíritu Santo, en ese momento, me dio la respuesta. -Los asistentes de vuelo tienen vidas glamorosas, ¿verdad? -pregunté.

-Sí -respondió ella.

-Bien, ¿qué está haciendo? "Dije señalando al encargado de la limpieza antes de nuestro aterrizaje. Está recogiendo basura.

"Y vas a ser una enfermera, ¿verdad?" Le pregunté.

-Sí -respondió ella-.

"¿Vas a cuidar y limpiar a los enfermos?"

"Sí."

-Te diré cuál es la diferencia -dije-. "Cuando cuido a mis hijos, estoy cuidando de las personas que más amo en el mundo. Entonces, ¿no es algo mejor que eso? "



Podría haberme quejado de mis hijos, pero entonces sólo habría propagado veneno en lugar de celebrar la maternidad. Parece que mi compañera de asiento se habría compadecido de mis quejas, pero en lugar  de eso.. bueno, no estoy segura de lo que sucedió en lugar de eso. Sólo creo que terminó mejor.


Comentarios