Teólogo: Francisco nos ha llevado a situación extremadamente grave


 http://catholicherald.co.uk/news/2017/08/18/leading-theologian-change-canon-law-to-correct-papal-errors/

El P. Aidan Nichols (imagen) dijo que la enseñanza del Papa Francisco nos ha llevado a una situación "extremadamente grave"

Un prominente teólogo ha propuesto reformar el derecho canónico para permitir que los errores doctrinales de un papa se puedan definir (y corregir).

El padre Aidan Nichols, un autor prolífico que ha dado conferencias en Oxford y Cambridge, así como el Angelicum en Roma, dijo que la exhortación del Papa Francisco Amoris Laetitia había llevado a una situación "extremadamente grave".

El P. Nichols propuso que, dadas las declaraciones del Papa sobre cuestiones como el matrimonio y la ley moral, la Iglesia necesite "un procedimiento para llamar al orden a un Papa que enseña el  error".

El teólogo dominico dijo que este procedimiento podría ser menos "conflictivo" si tuviera lugar durante un futuro pontificado, bien como el Papa Honorio sólo fue condenado por error después de haber dejado de ocupar la cátedra de Pedro.

El P. Nichols estaba hablando en la conferencia anual en Cuddesdon de una sociedad ecuménica, la Comunidad de San Alban y San Sergio, a una audiencia en gran medida no católica.

Dijo que el proceso judicial "disuadiría a los papas de cualquier tendencia a la obstinación doctrinal o negligencia simple", y respondería a algunas "ansiedades ecuménicas" de anglicanos, ortodoxos y otros que temen que el Papa tenga carta blanca para imponer cualquier enseñanza. "De hecho, puede ser que la actual crisis del magisterio romano esté providencialmente destinada a llamar la atención sobre los límites de la primacía en este sentido".

El P. Nichols ha escrito más de 40 libros de filosofía, teología, apologética y crítica. En 2006 fue nombrado primer profesor de la Universidad de Oxford desde la Reforma en teología católica.

No ha hecho comentarios públicos sobre Amoris Laetitia hasta ahora, pero fue signatario de una carta filtrada de 45 sacerdotes y teólogos al Colegio de Cardenales. La carta pidió a los cardenales que solicitaran una aclaración del Papa para descartar interpretaciones heréticas y erróneas de la exhortación.

En su artículo, el padre Nichols mencionó algunas de las mismas preocupaciones que la carta: notó, por ejemplo, que Amoris Laetitia parecía sugerir que la vida monástica no era un estado más alto que el matrimonio - una opinión condenada como herejía por el Concilio de Trento .

La exhortación también ha sido interpretada como argumentando que los divorciados y vueltos a casar pueden recibir la Comunión sin esforzarse por vivir "como hermano y hermana". Esto contradice la enseñanza perenne de la Iglesia, reafirmada por los Papas San Juan Pablo II y Benedicto XVI.

El P. Nichols dijo que esta interpretación, que el Papa Francisco ha aprobado, introducirá en la Iglesia "un estado de vida sin precedentes. Dicho sin rodeos, este estado de vida es del "concubinato tolerado. "

Pero el P. Nichols dijo que la forma en que Amoris Laetitia defendía el "concubinato tolerado" (sin usar la frase) era potencialmente aún más perjudicial. Citó la descripción de la exhortación de una conciencia que "reconoce que una situación dada no corresponde objetivamente con las exigencias del Evangelio", pero ve "con cierta seguridad moral ... lo que por ahora es la respuesta más generosa". Nichols dice que parece que se afirma  "que las acciones condenadas por la ley de Cristo pueden a veces ser moralmente correctas o incluso, de hecho, solicitadas por Dios".

Esto contradice la enseñanza de la Iglesia de que algunos actos son siempre moralmente erróneos, dijo el P. Nichols.

También llamó la atención sobre la declaración de A L- presumiblemente refiriéndose a los intentos de vivir continentemente - de que alguien "pueda saber muy bien la regla .. y estar en una situación concreta que no le permite actuar de manera diferente". El P. Nichols señaló que el Concilio de Trento había condenado solemnemente la idea de que "los mandamientos de Dios son imposibles de observar". Amoris Laetitia parecía decir que no siempre es posible o incluso recomendable seguir la ley moral.

Si tales afirmaciones generales sobre los actos morales fueran correctas, dijo Nichols, "entonces ningún área de la moral cristiana puede permanecer ilesa".

Dijo que sería preferible pensar que el Papa había sido meramente "negligente" en su lenguaje, en lugar de  enseñar activamente (conscientemente) el error. Pero esto parecía dudoso, dados los informes de que la Congregación para la Doctrina de la Fe había sugerido correcciones a Amoris Laetitia, y fue ignorada.

El cardenal Raymond Burke ha hablado públicamente de una corrección formal del Papa. Sin embargo, el P. Nichols dijo que ni los Códigos de Derecho Canónico Occidental ni Oriental contienen un procedimiento "para investigar el caso de un papa que se cree que ha enseñado error doctrinal, y mucho menos hay provisión para un juicio".


El P. Nichols observó que la tradición del derecho canónico es que "la primera sede no es juzgada por nadie". Pero él dijo que el Concilio Vaticano I había restringido la doctrina de la infalibilidad papal, de modo que "no es la posición de la Iglesia Católica que un papa sea incapaz de conducir a la gente al error por una enseñanza falsa .

"Él (papa) puede ser el juez de apelación supremo de la Cristiandad ... pero eso no lo hace inmune a perpetrar meteduras de pata doctrinales. Sorprendentemente, o tal vez no tan sorprendentemente dada la piedad que ha rodeado las figuras de los papas desde el pontificado de Pío IX, este hecho parece ser desconocido para muchos que deberían conocer esto mejor ". Dados los límites de la infalibilidad papal, el derecho canónico podría ser capaz de acomodar un procedimiento formal para indagar si un papa había enseñado error.

El P. Nichols dijo que las conferencias episcopales habían sido lentas en apoyar al Papa Francisco, probablemente porque estaban divididas entre sí; Pero dijo que el programa del Papa no habría llegado tan lejos si no fuera porque liberales teológicos, fueron nombrados en un pasado relativamente reciente,  como altos cargos tanto en el episcopado mundial como en las filas de la Curia Romana ".

El P. Nichols dijo que existía "un peligro de posible cisma", pero que no era un peligro tan inmediato como "la propagación de una herejía moral". La visión que aparentemente contiene Amoris Laetitia, si pasa sin corrección, "sería considerada cada vez más como una opinión teológica aceptable. Y eso hará mucho daño sin que fácilmente puede ser reparado. "

Él concluyó que la ley de la Iglesia seguirá viva, en aquellos que "dan la vida de la ley por fidelidad en el amor".




Comentarios

nazareusrex ha dicho que…
El código de derecho canónico no contempla esa posibilidad porque un hereje no puede ser papa, Bergoglio ya era un hereje en Argentina lo que se tiene que hacer es aplicar el Magisterio de la Iglesia y deponer a Bergoglio excomulgarlo públicamente porque ya esta excomulgado latae Sentenciae.
http://www.mercaba.org/MAGISTERIO/cum_ex_apostolatus_officio.htm