Visión de sta Teresa: condenados por confesarse mal




CATOLICIDAD Estaba la Santa en oración y he aquí que al punto ve abrirse ante sus ojos un abismo profundísimo, todo repleto de fuego, encendido en vivas llamas y precipitarse numerosísimas, como los copos de nieve en invierno, las infelices almas. Espantada la santa alza los ojos al cielo y exclama:

—“Dios mío, Dios mío”, “Qué es lo que veo— ¿Quiénes son tantas almas pobrecitas? —Seguramente son de pobres infelices, de idólatras, de turcos, de judíos. . .”

—No, Teresa, le responde Dios. Sepas que las almas que ves ahora precipitarse en el infierno, por permisión mía, son todas ellas almas de cristianos como tú.

—Pero serán almas de gente que ni creían ni practicaban la religión, ni frecuentaban los sacramentos.

—No, Teresa, no. —Sepas que todas estas almas son de cristianos, bautizados como tú, que como tú creían y practicaban...

—Más no se habrán confesado nunca, ni en la hora de la muerte...

—Son almas que se confesaban y que se confesaron en el trance de la muerte... 

––¿Cómo, pues, Dios mío, se condenan?

–– ¡Se condenan porque se confesaron mal!... Vé, Teresa, cuenta a todos esta visión y conjura a todos los obispos y sacerdotes a no cansarse nunca de predicar sobre la importancia de la confesión y contra las confesiones mal hechas, a fin de que mis amados cristianos no vengan a convertir la medicina en veneno y a servir para su daño de este Sacramento, que es el Sacramento de la misericordia y del perdón.

***********

Las confesiones deben incluir el número exacto de pecados mortales -si no se conoce, un nº aproximado- y las circunstancias que pueden agravar o disminuir su gravedad (consultar el catecismo); y también las ocasiones de pecado mortal. 

Ejemplo: No se puede confesar de haber visto pornografía en general, pues cada vez que se ha buscado la excitación con una o varias imágenes debe constar como un pecado  mortal diferente.

Comentarios

Cristina x ha dicho que…
Mensaje de Jesus del " Libro de La Verdad":

Muy pronto, el Infierno será formalmente declarado como un lugar, que no existe

Domingo 12 de enero de 2014 a las 20:28 hrs.



Mi queridísima bienamada hija, sino fuera por Mí, Jesucristo, desde donde hablo al mundo en este momento, muchas almas nunca entrarían en las Puertas del Paraíso.



Muchísimas almas ingratas no obedecen ya más Mis Leyes, y por lo tanto, crean en su lugar sus propias interpretaciones, las cuales encuentro repulsivas. Las Normas concernientes a la Verdad fueron dadas - como un Regalo a la humanidad – como un medio para permitir al hombre ganarse el derecho para la salvación. ¿No sabéis que no podéis vivir con vuestra versión de las Leyes de Dios y luego esperar entrar en el Paraíso?



La arrogancia del hombre ha sobrepasado el Espíritu de humildad. El hombre ya no sirve a Dios de la forma que se le ordenó hacer. En vez de hacerlo, ha creado, de su propia imaginación, una visión de lo que él cree que es el Cielo. Hoy, ningún siervo Mío – esos designados para estar a Mi servicio – ni siquiera menciona la existencia del Infierno. La mera mención de la palabra “Infierno”, incomoda a Mis sagrados siervos, porque temen al ridículo que tendrían que afrontar de una sociedad secular que ha sido engañada. El infierno es la casa de tantísimas pobres almas y cuanto me duele ver almas desprevenidas, sumergirse en el abismo del terror, en el momento que ellos toman su última exhalación.



Los hijos de Dios deben ser prevenidos ahora de la urgencia, para rezar por las almas que están ciegas a la Verdad. Muy pronto, el Infierno será declarado formalmente como un lugar, que no existe. A las almas se les dirá que todos los hijos de Dios, siempre que vivan razonablemente y lleven vidas decorosas – sin importar si creen en Dios, o no – se les dará la Vida Eterna. Pero esto será una mentira. No hay retorno del Infierno. Es para la Eternidad.



Muchas almas que externamente me rechazan, ambas privada y públicamente, se pudrirán en el Infierno. Su amargo remordimiento se hará peor por el terrible y doloroso sufrimiento y por el odio de Satanás. Una vez en el Infierno, Satanás se les revelará en todas sus perversas y viles formas, y su odio los llenará cada segundo. La repugnancia por él, en sí misma – la misma bestia a la que rindieron honores durante sus vidas en la Tierra – será la causa de muchos de sus sufrimientos. Pero, será su separación de Mí y el dolor de la oscuridad que experimentarán, lo que les causará la mayor angustia.



Cualquier hombre que os diga, en Mi Nombre, que el Infierno no existe, no tiene ningún interés en ayudaros a salvar vuestra alma. Cuando estéis convencidos de que el Infierno no existe, entonces aceptáis equivocadamente que el pecado es irrelevante.



No Me podéis servir si creéis que el pecado no existe. No podréis vivir una vida Gloriosa por la Eternidad en Mi Reino, si no me pedís perdón por vuestros pecados. Éste es el grano de la nueva – pronto a ser introducida – doctrina, que seréis forzados a tragar. Aquí es cuando seréis engañados para desatender la preparación de vuestras almas para el Gran Día del Señor, cuando Yo venga a reclamaros como Míos.



Os digo esto para advertiros – no para asustaros. Os ruego que aceptéis el pecado como parte de vuestras vidas, pero os insto que continuéis evitando los siete pecados capitales, porque cuando lo hacéis, estaréis a Mi Favor. Debéis siempre confesar vuestros pecados. Hacerlo diariamente. Hablar Conmigo y pedirme que os perdone. Para aquellos de vosotros que no recibís el Sacramento de la Confesión – aquellos que seguís otras creencias y religiones – entonces tenéis que aceptar el Regalo que os dí de la Indulgencia Plenaria. (Cruzada de Oración 24)



Cuidad de vuestra alma, porque es vuestra alma la que vivirá por siempre. Viviréis en uno de dos lugares, por la eternidad – en el Infierno o en Mi Reino.



Vuestro Jesus

Leer más: http://www.elgranaviso-mensajes.com/news/a12-ene-2014-muy-pronto-el-infierno-sera-formalmente-declarado-como-un-lugar-que-no-existe/