Burke y Brandmüller: ¡Hagan lo que han prometido hacer!




http://www.fatima.org/

Ya han pasado 456 días desde que los Cardenales Burke, Brandmüller, Caffarra y Meisner presentaron al Papa Francisco sus cinco dubia respecto al desastroso Amoris Laetita (AL). El Papa se ha negado a responder a la dubia e incluso ha negado la cortesía de una audiencia a los cardenales dubia, ahora dos en total (Caffarra y Meisner han abandonado este valle de lágrimas).

Durante los últimos 456 días, el cardenal Burke, el vocero percibido de la iniciativa-dubia, ha afirmado en repetidas ocasiones que, faltando la respuesta del Papa Francisco, los cardenales dubia no tendrán más remedio que asumir que sus respuestas a la dubia serían contrarias a la enseñanza constante de la Iglesia y que sería necesario publicar una corrección formal de los errores de AL. En septiembre, el cardenal Burke explicó la naturaleza de la corrección prometida así: "Dado que una corrección formal trataría una enseñanza fundamental o enseñanzas fundamentales de la fe católica, requeriría que el Papa cumpla su solemne deber de enseñar lo que la Iglesia Católica siempre ha enseñado y practicado ".

Pero ahora la dubia ha sido reemplazada por la maniobra de Francis en junio, no saliendo a la luz hasta este mes: publicando en la AAS (Actas de la Sede Apostólica) su carta a los obispos de Buenos Aires aprobando precisamente esa interpretación de AL, en la categoría ambigua de " ciertos casos en "circunstancias complejas", admiten a los adúlteros públicos en "segundos matrimonios" a la Sagrada Comunión sin abandonar sus relaciones adúlteras. El Papa ha declarado además que su aprobación de este ultraje es "auténtico Magisterio". La intención obvia era evitar la corrección formal que parecía inminente.

Así, el Papa Francisco ahora multiplica los errores de AL respecto: a la indisolubilidad del matrimonio, el carácter sin excepciones del precepto negativo de la ley natural que prohíbe el adulterio, la imposibilidad de absolución sin arrepentimiento verdadero y un firme propósito de enmienda, y la infinita santidad del Santísimo Sacramento. De los cardenales Burke y Brandmüller, sin embargo, desde entonces sólo hemos obtenido silencio. Un silencio que, con cada día que pasa, amenaza con exponer su iniciativa como nada más que un farol vacío 

Y aquí está el problema del que los dos cardenales dubia restantes no pueden escapar: han prometido, por el bien de la Iglesia y el bienestar de las almas, corregir públicamente los mismos errores que un Romano Pontífice ahora intenta hacer pasar como "auténtico Magisterio" "A pesar de que contradicen rotundamente las enseñanzas de cada uno de sus predecesores, incluidos Juan Pablo II y Benedicto XVI".

En este punto, por lo tanto, el continuo silencio de los cardenales se interpretará inevitablemente como el consentimiento a la proposición, con todas sus implicaciones morales y doctrinales, de que la tolerancia del adulterio público en la vida sacramental de la Iglesia en "ciertos casos" ahora es ser considerado "auténtico Magisterio". Esto significa que el silencio de los cardenales tendrá un resultado peor que si nunca hubieran hablado. Porque si los mismos Príncipes de la Iglesia que plantearon correctamente su objeción a los aparentes errores de AL ahora callan cuando el Papa Francisco intenta pasar esos errores como auténticas enseñanzas de la Iglesia, su propio silencio se convierte en un arma para ser ejercida contra aquellos miembros de los fieles , tanto clérigos como laicos, que todavía están dispuestos a defender la verdadera enseñanza de la Iglesia en el discurso público.

Por supuesto, cada cardenal está obligado a resistir al sucesor de Pedro "en su cara" (Gálatas 2:11) al oponerse a los errores de AL, tal como lo hizo San Pablo cuando el error de San Pedro amenazó la mismísima misión de la Iglesia con los gentiles. Pero los Cardenales Burke y Brandmüller han afirmado y asumido ese deber de una manera particular y muy pública. Su silencio continuo es, por lo tanto, en realidad peor que el mero consentimiento. En caso de que continúe, será una aprobación positiva de los mismos errores que primero se propusieron corregir.

La historia de la Iglesia y, de hecho, del mundo bien pueden volverse hacia lo que hagan ahora los Cardenales Burke y Brandmüller. Sin duda, ellos lo saben. Y seguramente, como Príncipes de la Iglesia, conocen las consecuencias del juramento que tomaron cuando fueron elevados a sus altos cargos eclesiales.

Que Nuestra Señora de Fátima interceda para obtener para ellos la gracia de la fortaleza de hacer lo que se debe hacer por el bienestar de las almas y la integridad de la Santa Madre Iglesia.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
PAPA SAN FÉLIX III:

“No oponerse al error es aprobarlo, y no defender la verdad es suprimirla; efectivamente, dejar de denunciar el error de los malvados, cuando podemos hacerlo, no es un pecado menor que el de incentivarlos”.
Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:


Martes 2 de Octubre, 2012 a las 15:30 hrs.



Hija mía, las acciones para insultar el Nombre de Mi amado Hijo, Jesucristo, están aumentando.



No les es suficiente con negarlo, muchos quieren insultar Su imagen en las mentes de aquéllos que creen en Él.



La Crucifixión del Cuerpo de Mi Hijo, la Crucifixión de su Iglesia, está aumentando.


Muchos líderes de la Iglesia de Mi Hijo no dicen nada. Ya no defienden, públicamente, el Santo Nombre de Mi Hijo. Les falta la valentía para defender el Cuerpo de Mi Hijo, Su Iglesia en la tierra.


Muchos no quieren llamar la atención, debido a los pecados de los sacerdotes en el pasado. Muchos, simplemente, no tienen la Fe fuerte requerida para ser un verdadero testigo de la Verdad de las enseñanzas de Mi Hijo.


Tantos en el mundo, no creen en la Existencia de Mi Hijo, y esto le hace a Él (Jesús) llorar.



Tantos, no conocen la Verdad, y piensan que es aceptable mostrar su falta de respeto al escuchar las blasfemias y, aun así, permanecer en silencio.



Hijos, debéis reconocer la Verdad de la Crucifixión de Mi Hijo abiertamente y sin temor. La gente os escuchará. Seréis oídos. Si todos los que sirven a Mi Hijo, permanecieran en silencio, entonces ¿quién hablaría de Mi Hijo?



¿Quién difundiría Su Santa Palabra en este tiempo, cuando tantos hijos de Dios niegan la Existencia de Dios?



Muy pronto no tendrán ninguna excusa. Cuando vean el estado de sus almas, comprenderán por primera vez, que tienen un alma.



Rezad para que ellos se vuelvan fuertes después de esto y para que se conviertan en verdaderos soldados de Cristo.



Vuestra querida Madre

Madre de Salvación



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a02-oct-2012/