Operación Asalto al Catecismo para aceptar la sodomía


http://www.lanuovabq.it/it/articoli-prelati-anti-trump-sui-cambiamenti-climatici-hanno-dimenticato-cristo-20084.htm

Cambiar el Catecismo

Si la doctrina no coincide con los nuevos deseos respecto a la homosexualidad, es mejor adoptar la solución de Alejandro Magno que con un golpe de espada decidió disolver el nudo gordiano a su manera: cortarlo en dos.
De la misma manera, para aceptar y definitivamente despejar la práctica homoerótica, es necesario poner los fundamentos a mano y todo será más fácil a partir de ahí. Ahora que en la práctica se está extendiendo cada vez más una actitud de la laxitud y aceptación de la homosexualidad como una variante natural de la sexualidad humana, queda sólo un pequeño gran obstáculo para la plena afirmación de los derechos LGBT en salsa cristiana: deshacerse del Catecismo de la Iglesia Católica es considerado el último obstáculo a ser demolido.

Por lo tanto, la batalla ahora se moverá a un nivel meramente doctrinal, pero todo debe prepararse con un lenguaje afectado y tranquilizador como sólo lo puede hacer cierto clericalismo. Y, sobre todo, enviar por delante a pioneros que sean intérpretes y voceros de esta deriva. Un pequeño grupo de teólogos y presbíteros, algunos obispos e incluso los llamados agentes pastorales, que lideran una batalla solitaria fuera de todo control, pero que se pueden ver bien en las diócesis, mientras que la mayoría silenciosa está adormilada.

El último disparo en orden de tiempo se confía a los laicos, según el esquema preciso del caso emotivo-lacrimógeno. Se encarga la República, de hablar de un par de padres que han aceptado a su hija lesbiana y ahora son parte del equipo preparado por el obispo de Civitavecchia monseñor Luigi Marrucci que sigue justo a los así llamados cristianos Lgbt . "Estábamos firmemente convencidos de que la homosexualidad era un pecado", dicen (los padres). Y en su lugar "Hemos orado y leído la parábola del hijo pródigo, así que hemos entendido que el Señor siempre acoge y no juzga.

El problema está en el Catecismo

"Martina está en la verdad y la amamos como ella es ". ¿De qué verdad estas hablando? No ciertamente de aquella evangélica o bíblica acerca de Sodoma y tampoco de la de aquel del Catecismo que en efecto asoma la cabeza hacia el fin de la historia : "El problema es que el Catecismo dice que la homosexualidad es una orientación intrínsecamente desordenada"
Aquí está la piedra de escándalo. Y él es el examinador especial para "finalmente" borrar la homoheresía en clave católica. De hecho, la entrevista no nace por casualidad, sino que comienza desde lejos. Sobre todo para afirmar la incompatibilidad entre el Catecismo, la Doctrina y el mundo como debería ser afrontado, que sería una concepción de la praxis inmanente y, por lo tanto, falsa sobre la ley divina. Pero ahí está.

En orden cronológico, poner en duda la verdad sobre la homosexualidad según el Catecismo, se pensó en Avvenire (periódico de la conferencia episcopal italiana), con un artículo bien colocado por Luciano Moia: "Hay quienes, reconociendo la tradición católica reiterada en el Catecismo, argumentan la necesidad de una vida afectiva realizada en castidad. Pero también hay quienes, incluidos obispos y teólogos, piden a la Iglesia una reflexión más profunda sobre el significado de la sexualidad sin excluir una revisión de la teología moral ".

Aquí estamos sentando las bases para comenzar a considerar que el Catecismo ya no es intocable, inculcando el virus de la revisión, como si la verdad sobre el hombre y el plan divino sobre él fuera meramente un hecho social y cuestionable.





Después de Avvenire se pensó un conciliábulo de alto secreto en el que se sentaron las bases, por así decirlo, del futuro desmantelamiento de los números 2357, 2358 y 2359 del texto magisterial, el enemigo público número uno, donde dice que " La Sagrada Escritura presenta las relaciones homosexuales como graves depravaciones "y" La tradición siempre ha declarado que los actos de homosexualidad son intrínsecamente desordenados ".

Una reunión organizada por el P. Pino Piva uno de los jesuitas más prominentes de la operación de despachar la homosexualidad, que es desde hace tiempo el más escuchado al menos en Italia acerca de las relaciones con aquellos homosexuales que se declaran a católicos, pero no aceptan la el camino de la castidad propuesto por el Catecismo ni luego la nota pastoral de 1986 escrita por el entonces cardenal Joseph Ratzinger.

El clérigo, recientemente en Bolonia en la casa de los jesuitas, ha reunido en su nueva residencia a los grupos de cristianos LGBT y a los operadores que en los últimos años han estado trabajando en algunas diócesis para seguir caminos específicos, teniendo cuidado, por supuesto, en asegurarse que no hubieran experiencias de oración -como sí las hay en el apostolado Courage o el grupo Lot de Luca di Tolve, que tienen visiones opuestas sobre la homosexualidad y fielmente en línea con el Magisterio-.



Con el pequeño equipo también había un obispo, que asistió a la reunión sin intervenir. La reunión, abierta a los creyentes de LGTB y a los sacerdotes que con ellos tomaron caminos específicos, no tenía ninguna pretensión de reivindicar sino de poner en línea experiencias y enfoques para abordar el tema homosex en la vida de la Iglesia. Con un único denominador común: la crítica del Catecismo, ahora considerado el principal obstáculo para un despacho aduanero amigable de la práctica homoerótica.


¿Expresiones como pecado? Trasnochadas. ¿La acogida (NT: de la que habla el Catecismo sobre el modo de actuar con los homosexuales)? Sólo si aceptamos la homosexualidad como una variante natural de la sexualidad. ¿Amor? Un revoltijo de sentimientos y no un proyecto natural buscado por Dios.

De la reunión poco se sabe, pero algo ha salido en el blog de otro partidario de la causa homo-héretica, don Mauro Leonardi (foto) que lleva mucho tiempo en el juego, incluso viene a entrevistar al travesti  Vladimir Luxuria sin cuestionar nada de su pensamiento. Leonardi, quien tiene un blog seguido, ha dejado escapar algunas golosinas. Por ejemplo esto: "Si en cambio, como ocurre con gran parte de las personas homosexuales, la creencia es que la condición homosexual es natural y querida por Dios, ¿podrá ser que la única respuesta de la Iglesia sea: hasta que no sigas (lo que enseña) el Catecismo (además el Catecismo no es el Evangelio) no puedes recibir los sacramentos? ¿Es posible confesar pecados que en conciencia no se consideran así? ".

En resumen, eliminada cualquier información objetiva sobre la naturaleza humana y el plan de Dios, también la homosexualidad no sería más que una opinión de muchos. Y, como tal, debe ser aceptada y promovida. De hecho, también citando al obispo presente en la reunión en Bolonia, Leonardi dijo: "No les digo que se adecúen al Catecismo. Yo digo: la Iglesia todavía no tiene una respuesta ".


Sería objetivamente grave que un obispo afirme la tesis de la rebelión contra el Catecismo, que representa, no una serie de normas del código de circulación, sino la arquitectura normativa sobre la que descansa la fe, así como también sería sorprendente si (el obispo) realmente dijo que la Iglesia todavía no tiene una respuesta. Porque la respuesta está realmente allí y muestra la caridad y la verdad unidas de una manera apasionada en el respeto de la castidad, a la que son llamados incluso los homosexuales, como lo demuestra la experiencia de Courage. Pero ahora se lanza la piedra y la cruzada contra el catecismo debe continuar.

¿Cómo? En la estrategia están afilando sus armas: pretendiendo la "revisión" del Catecismo propuesta por Francisco sobre la pena de muerte y los pronunciamientos del pasado acerca de la abolición de la esclavitud. Argumentos completamente diferentes, pero utilizados aquí para justificar un método de desmantelamiento que ahora puede ser útil para la causa homo-héretica.

Andrea Zambrano

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD revelado a MDM:


Domingo 16 de noviembre de 2014



Mi muy querida bienamada hija, Satanás es el rey de la mentira, el maestro del engaño, y deambula por la Tierra libremente, devorando almas a cada segundo. Su poder es alimentado por el hecho de que la mayor parte de la gente no crree que él existe. Él toma, se adueña de los corazones y las almas de muchos, y es así como él trabaja.



Él dice mentiras a los que él infesta, para animarlos a pecar. Él quiere convencer al alma de que el pecado es inofensivo y que es aceptable cometer todo pecado, lo cual está especialmente asociado con él. Estos pecados incluyen la justificación de todo acto malvado de la carne incluyendo la promiscuidad sexual, la inmoralidad, los excesos(el desenfreno) y la decadencia. Cuando el cuerpo humano es usado como vehículo para cometer este tipo de actos, que son avergonzantes a los ojos de Dios, sabréis que esto es una señal de la influencia satánica.



Cuando el demonio ejerce influencia en las almas de los que están a cargo de la dirección espiritual de las almas, en Mi iglesia, para inducir a la aceptación del pecado, lo hace de un modo muy astuto. Vosotros seréis amonestados por juzgar al pecador, pero ni una sola palabra se va a pronunciar para condenar el pecado, a los ojos de Dios.



Cuando Satanás quiere destruir el amor, lo hará causando discordia en las relaciones; creará el odio en el corazón de los hombres llenando su cabeza con mentiras, las cuales inducirán al hombre a pelear el uno con el otro en conflictos y guerras. Él tentará al hombre, por medio de la influencia de otras almas, que ya han sucumbido a sus tentaciones.



Mentiras, blasfemias y odio son los medios por los cuales Satanás trabaja para esparcir su contaminación. Él tranquiliza a las almas en una falsa seguridad, cuando un hombre le dice a otro que el pecado no está contra las Leyes de Dios, porque es una cosa natural. Por consiguiente los hijos de Dios se verán muy confundidos, porque las Leyes establecidas por Él han sido arrancadas, y las personas están indecisas de cual es el camino que deberían seguir.



Vosotros tenéis solo una opción. Leed la Sagrada Biblia y recordad la Verdad. Está allí para que leáis en palabras claras. Si aceptáis la Verdad contenida en el Libro Sagrado de Mi Padre, y creéis que Él dictó a Moisés Sus Diez Mandamientos, entonces nunca debéis aceptar ninguna otra doctrina.



Dios nunca dictaría ninguna otra doctrina, porque Él dió Su Palabra al mundo. Nada dentro de ella puede ser cambiado. La persona que se atreva a cambiarla para adaptarse a la vida de los pecadores, será culpable de un terrible pecado y sufrirá por esta ofensa al Espíritu Santo.



Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a016-nov-2014-dios-nunca-dictaria-ninguna-otra-doctrina-porque-el-dio-su-palabra-al-mundo/