Bergoglio contra la santidad de la Iglesia (P Weinandy)



Extracto de la charla del sacerdote Thomas G. Weinandy, OFM., Cap.  * Capuchin College, Washington DC, miembro de la Comisión Teológica Internacional.

Sydney, Universidad de Notre Dame (Australia), 22 de febrero de 2018


(...)

Desafío a la Santidad de la Iglesia

En tercer lugar, esto nos lleva a la cuarta marca de la Iglesia: su santidad. Esta marca también está bajo asedio, muy especialmente, pero no sorprendentemente, en relación con la Eucaristía.

Para Juan Pablo, la comunión eucarística "confirma a la Iglesia en su unidad como el cuerpo de Cristo" (ibid., 23; ver 24). Porque "la Eucaristía construye la Iglesia y la Iglesia hace la Eucaristía, se sigue que hay una relación profunda entre los dos, tanto que podemos aplicar al misterio eucarístico las mismas palabras con las cuales, en el Credo de Nicea-Constantinopla, profesamos que la Iglesia es 'una, santa, católica y apostólica' "(ibid., 26). De todos los sacramentos, por lo tanto, es "el Santísimo Sacramento" (ibid.). Asimismo, es apostólico porque Jesús lo confió a los Apóstoles y a sus sucesores (véase ibid., 27). "La Eucaristía aparece así como la culminación de todos los sacramentos en el perfeccionamiento de nuestra comunión con Dios el Padre mediante la identificación con su Hijo unigénito a través de la obra del Espíritu Santo" (ibid., 34). Dado que la Eucaristía transmite y nutre más plenamente las cuatro marcas de la Iglesia, Juan Pablo II



Dado que la Eucaristía transmite y nutre más plenamente las cuatro marcas de la Iglesia, Juan Pablo insiste:

"La celebración de la Eucaristía, sin embargo, no puede ser el punto de partida para la comunión, presupone que ya existe la comunión, una comunión que busca consolidar y llevar a la perfección. El sacramento es una expresión de este vínculo de comunión tanto en su Dimensión invisible que, en Cristo y por obra del Espíritu Santo, nos une al Padre y entre nosotros, y en su dimensión visible, que implica la comunión en la enseñanza de los Apóstoles, en los sacramentos y en el orden jerárquico de la Iglesia. La profunda relación entre los elementos invisibles y visibles de la comunión eclesial es constitutiva de la Iglesia como sacramento de la salvación "(ibid., 35) (13).

En esta proclamación, Juan Pablo confirma, como se vio anteriormente, la enseñanza del Vaticano II, y también evoca, inadvertidamente, la eclesiología eucarística de Ignacio. Para participar plenamente en la Eucaristía de la Iglesia, una liturgia que encarna y cultiva las cuatro marcas de la Iglesia, uno también tiene que encarnar las cuatro marcas de la Iglesia, ya que solo así se está en plena comunión con la Iglesia para recibir la comunión. - el cuerpo resucitado y la sangre de Jesús, la fuente y culminación de la unión de uno con el Padre en el Espíritu Santo. Citando un documento promulgado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, Juan Pablo insiste: "De hecho, la comunidad, al recibir la presencia eucarística del Señor, recibe todo el don de la salvación y muestra, incluso en su forma duradera y visible , esa es la imagen y la presencia verdadera de la única, santa, católica y apostólica Iglesia "(ibid., 39) (14). A la luz de esto, Juan Pablo procede a abordar aquellos asuntos que contravienen esta comprensión doctrinal de la Eucaristía y la recepción de la Sagrada Comunión.

La primera cuestión a la que se dirige Juan Pablo, y la que nos concierne aquí, pertenece específicamente a la santidad (15). Si bien uno debe profesar la única fe apostólica de la Iglesia, la fe misma es insuficiente para recibir a Cristo en la Eucaristía. Al referirse al Concilio Vaticano II, Juan Pablo afirma que "debemos perseverar en la gracia y el amor santificadores, permanecer dentro de la Iglesia 'corporalmente' y 'en nuestro corazón'" (ibid., 36) (16). A comienzos del siglo II, Ignacio, como vimos, hizo este mismo punto: que uno solo puede recibir la comunión "en estado de gracia" (Ad Eph 20). 


Así, de acuerdo con el Catecismo de la Iglesia Católica y el Concilio de Trento, Juan Pablo confirma: "Por lo tanto, deseo reafirmar que en la Iglesia sigue vigente, ahora y en el futuro, la regla según la cual el Concilio de Trento dio una expresión concreta a la severa advertencia del apóstol Pablo cuando afirmó que para recibir la Eucaristía dignamente, 'uno primero debe confesar sus pecados, cuando uno es consciente del pecado mortal' "(Ecclesia de Eucharistia 36) (17) . De acuerdo con la tradición doctrinal de la Iglesia, Juan Pablo, por lo tanto, insiste en que el sacramento de la Penitencia es "necesario para la plena participación en el Sacrificio eucarístico" cuando el pecado mortal está presente (ibid., 37). Aunque reconoce que solo la persona puede juzgar su estado de gracia, afirma que "en los casos de conducta externa que es seria, clara y firmemente contraria a la norma moral, la Iglesia, en su preocupación pastoral por el buen orden de la comunidad y por respeto al sacramento, no puede dejar de sentirse directamente involucrada "(ibid.). Juan Pablo intensifica su admonición citando la Ley Canónica. Donde hay "una falta manifiesta de disposición moral apropiada", es decir, de acuerdo con el Derecho Canónico, cuando las personas "obstinadamente persisten en manifiesto pecado grave", "no se les permite la comunión eucarística" (ibid.) (18) .



Aquí percibimos el presente desafío a la santidad de la Iglesia y específicamente a la santidad de la Eucaristía. La cuestión de si las parejas católicas divorciadas y vueltas a casar, que participan en actos maritales, pueden recibir comunión gira en torno a la cuestión de "conducta externa que es seria, clara y firmemente contraria a la norma moral" y, por lo tanto, si poseen " una falta manifiesta de disposición moral adecuada "para recibir la comunión. El Papa Francisco insiste con razón en que se debe acompañar a esas parejas y ayudarlas a formar adecuadamente sus conciencias. Concediendo que hay casos matrimoniales extraordinarios donde se puede discernir legítimamente que un matrimonio anterior fue sacramentalmente inválido, aunque no se puede obtener evidencia de una anulación, lo que permite que una pareja reciba la comunión. Sin embargo, la manera ambigua en que el Papa Francisco propone este acompañamiento pastoral permite que se desarrolle una situación pastoral por la cual la práctica común rápidamente resultará en que casi cada pareja divorciada y casada se juzgue a sí misma libre de recibir la Sagrada Comunión



Esta situación pastoral se dará debido a que órdenes morales negativas, tales como "uno no debe cometer adulterio, "ya no se reconocen como normas morales absolutas que nunca se pueden traspasar, sino como ideales morales, metas que se pueden lograr durante un período de tiempo, o que nunca se realizarán en la vida de uno (19). En este tiempo indefinido las personas pueden continuar, con la bendición de la Iglesia, esforzarse, lo mejor que puedan, para vivir vidas "santas", y así recibir la comunión. (según Amoris L)

Tal práctica pastoral tiene múltiples consecuencias doctrinales y morales perjudiciales. En primer lugar, permitir que aquellos que objetivamente están en pecado manifiesto reciban la comunión es un abierto ataque público contra la santidad de lo que Juan Pablo llama "el Santísimo Sacramento". El pecado grave, por su misma naturaleza, como lo atestiguan Ignacio, el Vaticano II y Juan Pablo, priva a uno de santidad, ya que el Espíritu Santo ya no mora dentro de tal persona, haciendo así que la persona no sea apta para recibir la sagrada comunión. Permitir que uno reciba la comunión en, literalmente, un estado de desgracia, promulga una mentira, porque al recibir el sacramento se está afirmando que uno está en comunión con Cristo, cuando en realidad no lo está. De manera similar, tal práctica también es una ofensa contra la santidad de la Iglesia. Sí, la Iglesia está compuesta de santos y pecadores, sin embargo, aquellos que pecan, que son todos, deben ser pecadores-arrepentidos-, específicamente del pecado grave, si deben participar plenamente en la liturgia Eucarística y así recibir el más santo cuerpo resucitado y la sangre de Jesús.

Una persona que está en pecado grave todavía puede ser un miembro de la Iglesia, pero como un pecador grave, esa persona ya no participa en la santidad de la Iglesia como uno de los fieles santos. Recibir la comunión en un estado tan impío es, una vez más, representar una mentira en tal recepción, uno intenta públicamente testificar que es un miembro -que está en gracia y vivo- de la comunidad eclesial cuando no lo es. Segundo, y tal vez más importante , permitir que aquellos que persisten en el pecado grave manifiesto puedan recibir la comunión, aparentemente como un acto de misericordia, es menospreciar el mal condenatorio del pecado grave y tratar injustamente la magnitud y el poder del Espíritu Santo. Tal práctica pastoral está reconociendo implícitamente que el pecado continúa gobernando a la humanidad a pesar de la obra redentora de Jesús y su unción del Espíritu Santo sobre todos los que creen y son bautizados.


Jesús, entonces, no sería realmente Salvador y Señor, sino que Satanás continúa reinando. Además, sancionar a las personas en pecado grave no es de ninguna manera un acto benévolo o amoroso, ya que uno está respaldando un estado en el que podrían ser eternamente condenados, poniendo así en peligro su salvación. Del mismo modo, a su vez, uno también está insultando a tales pecadores graves, ya que uno está sutilmente diciéndoles que son tan pecadores que ni siquiera el Espíritu Santo es lo suficientemente poderoso como para ayudarlos a cambiar sus caminos pecaminosos y hacerlos santos. Ellos serían intrínsecamente no salvables. En realidad, sin embargo, lo que finalmente se ofrece es la admisión de que la Iglesia de Jesucristo no es realmente santa y por lo tanto incapaz de santificar verdaderamente a sus miembros. Por último, el escándalo como la consecuencia pastoral pública de permitir que las personas en pecado grave manifiesto reciban la Sagrada comunión. 


No es simplemente que los miembros fieles de la comunidad eucarística estarán consternados y probablemente descontentos, sino, lo que es más importante, sentirán la tentación de pensar que ellos también pueden pecar gravemente y continuar en buena relación con la Iglesia. ¿Por qué intentar vivir una vida santa, incluso una vida virtuosa heroica, cuando la Iglesia misma parece no exigir ni una vida así, ni siquiera alentar esa vida? Aquí la Iglesia se convierte en una burla de sí misma y esa farsa no engendra nada más que desprecio y desdén en el mundo, y burla y cinismo entre los fieles, o en el mejor de los casos, una esperanza contra esperanza entre los más pequeños.





Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Madre de la Salvación:


Jueves 5 de septiembre de 2013



Mi niña, cuando colocaron la Corona de Espinas sobre la Sagrada Cabeza de mi Hijo, no fue solo para infligir terrible tortura física, fue para hacer una declaración. Se hizo como un gesto simbólico. Ellos estaban diciendo mientras se burlaban de Él que este Hombre, Quien dice que es la Cabeza de la Iglesia y Quien se llama a Sí Mismo el Mesías, no será tolerado. Ellos deshonraron la Cabeza de la Iglesia cuando lo Coronaron y ellos lo deshonrarán de nuevo durante estos tiempos.



No será suficiente el que ellos, los enemigos de Cristo, se apoderen de la Iglesia de mi Hijo desde dentro – ellos lo profanarán de muchas otras maneras. Cambiarán las hostias para la Sagrada Comunión y el significado de lo que la Sagrada Eucaristía es. Dirán que Ella, la Sagrada Eucaristía, representa la humanidad y que es un signo de una nueva comunión - una reunión de todas las personas como una a los Ojos de Dios. A vosotros, hijos míos, se os dirá que estáis todos en comunión unos con otros y que esto es un motivo de celebración.



La Sagrada Comunión es el Cuerpo de Cristo y es Su Verdadera Presencia. No puede ser dos cosas diferentes. Sin embargo, ellos torcerán el significado - todo con lo que os quedaréis, eventualmente, será un trozo de pan, ya que cuando ellos profanen los altares y la Sacratísima Hostia, la Presencia de mi Hijo cesará.



Cada uno de los Sacramentos será cambiado hasta ser irreconocible. Tan astutos los enemigos de mi Hijo serán, que las santas ceremonias se verán haber cambiado solo un poco. El Sacramento de la Confesión será abolido, ya que la bestia no quiere que las almas sean redimidas, porque esto sería una victoria para mi Hijo.



Hijos, debéis seguir pidiéndome que interceda, para que el dolor de estos eventos futuros pueda ser aliviado y el tiempo acortado.



Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a05-sep-2013-madre-de-la-salvacion-cada-uno-de-los-sacramentos-sera-cambiado-hasta-ser-irreconocibles/