Francisco desafía la catolicidad de la Iglesia (P Weinandy)




Extracto de la charla de Thomas G. Weinandy, OFM., Cap. * Capuchin College, Washington DC, miembro de la Comisión Teológica Internacional.


Sydney, Universidad de Notre Dame (Australia), 22 de febrero de 2018



Desafío a la catolicidad de la Iglesia

(...). Esta marca de unidad católica también se desafía actualmente.

La adhesión del Papa Francisco a la sinodalidad ha sido muy promocionada: la concesión a las iglesias geográficas locales de una libertad más autodeterminada. En un nivel, esta descentralización es bienvenida, ya que alienta a las conferencias episcopales nacionales y a los ordinarios locales a asumir más responsabilidad de gobierno. Sin embargo, tal como lo concibió el Papa Francisco y abogó por otros, esta noción de sinodalidad, en lugar de asegurar la unidad universal de la Iglesia Católica, una comunión eclesial compuesta de múltiples iglesias particulares, ahora se emplea para socavar y sancionar las divisiones dentro de la Iglesia. . Esta ruptura no se trata simplemente de asuntos de importancia local y nacional, sino de cuestiones que tienen que ver con la integridad doctrinal y moral de la única Iglesia de Cristo. Actualmente estamos presenciando la desintegración de la catolicidad de la Iglesia, ya que las iglesias locales, tanto a nivel diocesano como nacional, a menudo interpretan las normas doctrinales y los preceptos morales de varias maneras distintas y contradictorias. Por lo tanto, lo que los fieles reciben como instrucciones a creer y practicar en una diócesis o país no está en conformidad con lo que los fieles deben creer y practicar en otra diócesis o país. La marca de unidad de la Iglesia, una unidad que el Papa tiene el mandato divino de proteger y engendrar, está perdiendo su integridad porque sus signos de catolicidad y apostolicidad han caído en desorden doctrinal y moral, una anarquía teológica que el Papa mismo, quizás inconscientemente, iniciado abogando por una concepción errónea de la sinodalidad. Poner esta noción errónea en práctica, entonces, es violar la catolicidad de la Iglesia misma. (...)

Comentarios