La Iglesia en peligro: (P. T. Weinandy)


por Thomas G. Weinandy, OFM., Cap.  * Capuchin College, Washington DC, miembro de la Comisión Teológica Internacional.


Sydney, Universidad de Notre Dame (Australia), 22 de febrero de 2018. (Extracto del texto.)


El Credo Constantinopolitano de Nicea (381 dC) declara que creemos en la Iglesia Única, Santa, Católica y Apostólica. (...) 

En esta charla, defenderé lo anterior de la siguiente manera. (...) Finalmente, con la ayuda de la encíclica Ecclesia de Eucharistia de San Juan Pablo II, sostendré que estas cuatro marcas eclesiales definitorias están actualmente en peligro. Esta amenaza proviene no solo de la comunidad teológica católica, sino también, lamentablemente, desde dentro del liderazgo de la Iglesia.

(...)

Desafío a la Unidad de la Iglesia


Gran parte del pontificado del Papa Francisco es admirable y loable. Uno solo necesita observar, para mencionar algunos, su defensa de la santidad de la vida, su preocupación por los pobres y marginados, y su aliento a los jóvenes. A veces, sin embargo, parece que el Papa Francisco se identifica a sí mismo no como el promotor de la unidad sino como el agente de la división. Su filosofía práctica, si se trata de una filosofía intencional, parece consistir en la creencia de que un gran bienestar unificador surgirá del actual caos de opiniones divergentes y la agitación de las divisiones resultantes. Mi preocupación aquí es que ese enfoque, aunque sea involuntario, afecta la esencia misma del ministerio petrino como lo concibió Jesús y la Iglesia lo entiende continuamente. El sucesor de San Pedro, por la naturaleza del oficio, debe ser, literalmente, la encarnación personal y, por lo tanto, el signo consumado de la comunión eclesial de la Iglesia, y por lo tanto el principal defensor y promotor de la comunión eclesial de la Iglesia. Por lo tanto, una forma de proceder que permite e incluso fomenta las divergencias doctrinales y morales socava toda la enseñanza del Vaticano II sobre la comunión eclesial, así como la de toda la tradición magisterial y teológica que se remonta a Ignacio de Antioquía. Al parecer alentar la división doctrinal y la discordia moral dentro de la Iglesia, el presente pontificado ha transgredido la marca fundamental de la Iglesia: su unidad. ¿Cómo, sin embargo, se manifiesta esta ofensa contra la unidad de la Iglesia? Lo hace desestabilizando las otras tres marcas de la Iglesia.


Desafío a la apostolicidad de la Iglesia


En primer lugar, la naturaleza apostólica de la Iglesia está siendo socavada. Como ha sido notado a menudo por teólogos y obispos, y con mayor frecuencia por los laicos (aquellos que poseen el sensus fidelium), la enseñanza del presente pontífice no se destaca por su claridad (12). Como el más responsable de la unidad de la Iglesia, el Papa es el más responsable de garantizar el vínculo de fe. Para estar en plena comunión eclesial con la Iglesia apostólica, ya sea el Papa o el más nuevo converso, es necesario creer lo que los Apóstoles transmitieron y lo que la Iglesia apostólica ha enseñado consistentemente. Para el Papa Francisco, como se vio en Amoris Laetitia, reconceptualizar y expresar nuevamente la fe apostólica y la tradición magisterial previamente claras de una manera aparentemente ambigua, a fin de dejar la confusión y la perplejidad dentro de la comunidad eclesial, es contradecir su su propio. deber como sucesor de Pedro y transgredir la confianza de sus -compañeros- obispos, así como la de los sacerdotes y de todos los fieles. Ignacio se sentiría consternado ante tal situación. Si, para él, la enseñanza herética defendida por aquellos que están vagamente asociados con la Iglesia es destructiva para la unidad de la Iglesia, cuánto más devastadora es la enseñanza ambigua cuando es escrita por un obispo que está divinamente encargado de asegurar la unidad eclesial. Al menos la herejía es una clara negación de la fe apostólica y, por lo tanto, puede identificarse claramente y, como tal, abordarse adecuadamente. La enseñanza ambigua, precisamente por su turbidez, no puede identificarse con claridad, y es aún más problemática ya que fomenta la incertidumbre acerca de cómo se debe entender y, por lo tanto, cómo se debe aclarar.


Además, que el Papa Francisco tomase partido en el debate posterior, un debate del cual él mismo es responsable, concerniente a la interpretación correcta de la enseñanza incierta, es no sincero. Ahora ha permitido que otros sean los árbitros de lo que es verdad, cuando es precisamente el mandato apostólico del Papa el que confirma a los hermanos, tanto episcopal como laicado, en la verdad. Además, parecer sancionar una interpretación de doctrina o moral que contradice lo que ha sido la enseñanza apostólica recibida y la tradición magisterial de la Iglesia, definida dogmáticamente por los concilios y doctrinalmente enseñada por los papas anteriores y los obispos en comunión con él, así como también aceptada y creída por los fieles, (interpretación que) no puede ser propuesta como enseñanza magisterial. 



El magisterio simplemente no puede contradecirse fundamentalmente con respecto a cuestiones de fe y moral. Mientras que tal enseñanza y confirmación pueden ser promulgadas por un miembro del magisterio, como el Papa, tal enseñanza y confirmación no son magisteriales precisamente porque no están de acuerdo con la enseñanza magisterial previa. Al actuar de esa manera, el pontífice, o un obispo,  están actuando de una manera que se colocan fuera de la comunión magisterial de pontífices y obispos anteriores, y por lo tanto no es un acto magisterial. Para actuar de manera magistral, uno tiene que estar, incluido el Papa, en comunión con toda la tradición magisterial viviente. En asuntos de la fe y la moral, la enseñanza del Papa  vivo no tiene ninguna prioridad apostólica y magisterial sobre la enseñanza magisterial de los pontífices anteriores 

o la tradición doctrinal magisterial establecida. La importancia magisterial y apostólica de las enseñanzas de un pontífice actual radica precisamente en su conformidad con y en la comunión viva con la permanente tradición histórica magisterial y apostólica. Que la enseñanza ambigua del Papa Francisco a veces parece quedar fuera de las enseñanzas magisteriales de la comunidad apostólica eclesial histórica es motivo de preocupación, ya que, como se dijo anteriormente, fomenta la división y desarmonía más que la unidad y la paz dentro de la única Iglesia apostólica. Parece que, como consecuencia, no hay garantía de la fe.

(...)



Comentarios

Denisovic ha dicho que…

Por razones evidentes el padre Thomas Weinandy se centra únicamente en la confusión existente en la Iglesia, pero sin analizar las razones que nos han llevado a donde estamos.

Y toda esta confusión existente, no es produzco de una casualidad sino el resultado de un largo proceso, el cual, comenzó a desarrollarse a partir del Concilio Vaticano II. Por lo que dice en su declaración, resulta evidente que esto no tiene el más mínimo síntoma de que se llegue a una solución.

Lo primero que observamos en el ambiente actual de la Iglesia, consiste en que son ellos, los jesuitas quienes controlan por completo la iglesia católica. Dicho de otra forma, no es una casualidad que sean ellos quienes están al mando de la Iglesia.

Si tuviéramos que ser coherentes con el actual “status” que se vive en la Iglesia y, para evitar que el cáncer doctrinal y magisterial se convierte en metástasis, cáncer que denuncia el padre Thomas Weinandy, esto nos llevaría a que tendríamos que cerrar la compañía de Jesús. Me refiero a clausurar a los actuales jesuitas, no a la compañía fundada por san Ignacio de Loyola.

Y llegado a este punto, se nos plantea una pregunta:

1.- ¿es casualidad que sea un jesuita quien está al mando de la Iglesia?, no, de ninguna manera es una casualidad.

2.- ¿Es una casualidad que los jesuitas en la década de los años 70 se inclinaron por mayoría hacia el marxismo teológico, a través del cual, han conseguido “infestar” el pensamiento de la iglesia con el socialismo marxista? no, de ninguna manera es una casualidad.

3.- como tampoco es una casualidad que sean los jesuitas quienes han iniciado un cambio radical de la doctrina, donde el socialismo marxista marca ya, a través de “Amoris Laeticia”, la agenda del Magisterio actual, demoliendo con ello, el propio evangelio.

Ni siquiera esto se solucionaría aun presentando la dimisión este desastroso pontífice. El problema es mucho más profundo y, consiste en que la Iglesia ha sido “contaminada” con el pensamiento socialista de tendencia marxista como queda dicho, pero matizando que esta contaminación ideológico-doctrinal, está apadrinada por los jesuitas. Por lo tanto, NO ES NINGUNA CASUALIDAD QUE AL FRENTE DE LA CABEZA DE LA IGLESIA, TENGAMOS PRECISAMENTE A UN PAPA JESUITA.

El objetivo de ellos no es otro que imponer una iglesia Moderna, Ecuménica, Globalista y Mundana. Y el problema es de tal calibre que, no hay ninguna posibilidad de solución, salvo que Dios intervenga de forma directa.