Magnífico trabajo de Littlejohn en la trágica situación china



                 Littlejohn, fundadora de Women's Rights Without Frontiers 



WASHINGTON, DC (CNA / EWTN News) - Aunque China amplió su antigua política de un niño hasta los dos niños por familia en 2015, décadas de control de la población impuesto por el gobierno han dejado a China con importantes desequilibrios de sexo y edad que tienen un gran alcance consecuencias sociales, incluido un aumento en el tráfico sexual y el suicidio de ancianos, de acuerdo con una defensora pro-vida en China.

"Se estima que hay 37 millones más de hombres que mujeres viviendo en China. Lo que ha hecho es crear una situación que ha generado el tráfico sexual dentro de China y también en los países vecinos, donde las mujeres y las niñas se convierten en esposas forzadas o prostitutas debido a la falta de mujeres en el país ", la presidenta de `Derechos de la mujer sin fronteras´, Reggie Littlejohn, dijo a la Agencia Católica de Noticias.

Littlejohn, quien fundó Women's Rights Without Frontiers como una organización de ayuda y defensa en respuesta al "aborto forzado, esterilización forzada, aborto selectivo de niñas bajo la política de un solo hijo", ahora busca abordar las consecuencias imprevistas del control de la población.

"En este momento, el problema en China no es que tengan demasiadas personas sino que tienen muy pocos jóvenes para apoyar a su población que envejece rápidamente y, incluso bajo la política de los dos niños, no están recibiendo el baby boom que necesitan para paliar el hecho de que su fuerza de trabajo está ahora en declive ", según Littlejohn.


La defensora de los derechos humanos ha visto el impacto en el terreno de este dramático cambio demográfico, y le preocupa el efecto social en la dignidad humana de los ancianos.
"Hay un fuerte aumento en el suicidio de personas mayores en China", explicó Littlejohn. 

"Históricamente, las personas mayores dependían de una gran familia que los apoyaba en su vejez y ahora muchos de ellos no tienen a nadie que los ayude y  se están suicidando en grandes tasas".
En China, la tasa de suicidios para el grupo de edad de más de 65 años es de cuatro a cinco veces más alta que la población general, según un estudio en la revista estadounidense Aging and Disease.


"Algo que aún no hemos anunciado formalmente es que comenzamos a servir a las viudas en China. Tenemos viudas ancianas que no tienen a nadie que las respalde y que están llevando una vida de pobreza extrema y desesperanza ", dijo Littlejohn.


En su trabajo con los ancianos, el equipo de Littlejohn se encontró con una mujer que ejemplificó el grave problema. La mujer le dijo a Littlejohn que "algunos días ella solo comía sal y había comprado una soga para colgarse cuando la vida se pusiera demasiado dura".

"Estas mujeres están inmensamente agradecidas por la ayuda que les estamos dando. Y no cuesta tanto apoyar a una viuda anciana en China. Les damos el equivalente estadounidense de $ 20 al mes y hace la diferencia entre comer sal o tener comida real ", según Littlejohn.

"El Partido Comunista Chino esperaba un baby boom con el aflojamiento del límite de natalidad pero no ha sido así", explicó Littlejohn, "y entonces mi pregunta es ¿'por qué están manteniendo el control coactivo de la población?'
"Deberían estar dando incentivos a las personas para tener hijos y no limitar los nacimientos en absoluto".

Además de la expansión del grupo pro-vida para ayudar a las viudas ancianas, Women's Rights Without Frontiers está centrada en los embarazos en crisis en China.

"[La] política de dos hijos no es un abandono del control coactivo de la población en China", según Littlejohn. "Las madres solteras todavía están sujetas al aborto forzado y los terceros niños todavía están sujetos al aborto forzado".

"Tenemos una red en la que podemos conectarnos con mujeres que están siendo presionadas para abortar o abandonar de forma selectiva a sus bebés porque son niñas", dijo Littlejohn.

Littlejohn dijo a Catholic News Agency que este es el mensaje que su equipo extiende a las mujeres embarazadas chinas que encuentran: "Por favor, no aborten ni abandonen a su bebé porque sea una niña. Las chicas son tan buenas como los chicos. Le daremos un estipendio mensual durante un año para que pueda quedarse con su hija ". Littlejohn dice que este mensaje y los estipendios mensuales le han permitido a su organización salvar a cientos de bebés.

Los esfuerzos de Littlejohn en China se inspiraron, en parte, en su trabajo con Santa Teresa de Calcuta.


"Trabajé con ella durante seis semanas en Calcuta", recordó Littlejohn, quien asistió a las Misioneras de la Caridad en un hogar para los moribundos y en el cuidado de bebés abandonados.

"La forma en que ella se preocupó por cada vida, incluidas las de las personas más discapacitadas, fue una gran inspiración para mí para salvar niñas-bebés en China y también esperamos salvar bebés en la India".

Comentarios

Juanito ha dicho que…

¡Bravo, tocaya!
Anónimo ha dicho que…
https://secretummeummihi.blogspot.com.es/2018/03/los-chinos-estan-siguiendo-mas-que.html
Anónimo ha dicho que…
mas noticias muy importanes
https://secretummeummihi.blogspot.com.es/
Maria ha dicho que…
http://catapulta.com.ar/?p=5021