San Miguel: los malvados tienen sus días contados



2 de marzo de 2018 
Iglesia de San Ambrosio, West Hollywood, California

http://www.endtimesdaily.com/messages-1/march-2-2018

San Miguel Arcángel

¡Traigo una advertencia especial al pueblo de los Estados Unidos de América!
Como todos saben, su país está atravesando grandes cambios, pero pocos de ustedes saben que estos grandes cambios están siendo provocados por el Padre Celestial mediante la intervención de su Hijo, Jesucristo, el Redentor del mundo. La mayoría de ustedes sabe que el Señor, Jesucristo es en verdad el único Redentor, a quien el Padre ha encargado la salvación del mundo en estos Tiempos del Fin; y el viaje del Redentor aquí a la Tierra en estos tiempos es sentido por muchos de ustedes que son los poderosos guerreros en oración que han respondido al llamado a ver a la humanidad a través de estos Últimos Tiempos.

Muchos de los cambios que se están llevando a cabo en su país tienen como objetivo acercar nuevamente a los hijos de Dios al Padre Celestial y al Redentor. Poco sabían que los eventos políticos que dieron lugar a cambios en la legislación  están transformando a vuestro país de manera lenta pero segura en el seno del Padre Celestial, su Hijo, la Madre celestial y todos los ángeles y santos en el cielo, quienes también están orando poderosamente ahora por el país.



La naturaleza de mi advertencia es que todos ustedes deben ser conscientes de que los súbditos de Satanás están asustados por los eventos que están sucediendo en perjuicio de ellos, así como en detrimento del Maligno, el amo de los súbditos del nuevo el orden mundial, y de las sociedades secretas y ocultas que han estado secreta y sigilosamente conduciendo a su país por un mal camino hacia la dominación mundial, alimentadas por las fuerzas de satanás.
Más poderosamente ahora están a punto de reaccionar violenta y salvajemente, porque por primera vez desde que controlan la humanidad están reconociendo los vientos de cambio que están soplando contra sus modos malignos, y ahora están reaccionando con temor de que sus viejos planes seculares de dominación mundial, estén comenzando a desmoronarse.

No tomarán esta inevitable derrota a la ligera. Entre sus siniestros planes, piden los asesinatos de los líderes que se interponen en su camino; están fomentando la ira y el odio entre la gente de vuestro país, muchos de los cuales están ciegos a lo que realmente está sucediendo; están fomentando guerras, lo que lleva a guerras mundiales que han estado planeando durante décadas, particularmente una tercera guerra mundial que utilizarán como una distracción y un engaño que tiene como objetivo que sus líderes centren sus energías en enfocarse en las guerras territoriales, para evitar la guerra espiritual que el Maligno y sus secuaces saben que perderán.


El pensamiento de que deberían perder poder y control sobre la gente de vuestro país,  -lo que resultaría en paz y prosperidad para la gente a expensas de las elites poderosas que lo han estado controlando durante décadas-, les aterroriza. 

Deben dar los pasos necesarios ahora para proteger a sus hijos de los eventos que planean el Maligno y sus secuaces. Ustedes pueden haber reconocido que las fuerzas oscuras se están enfocando en adultos jóvenes y niños, tratando de alejar sus corazones y sus mentes del Padre Celestial y lejos de su Hijo como su Redentor, prometiendo a los jóvenes soluciones que pueden parecer beneficiosas al principio , pero que en última instancia van en detrimento tanto de los jóvenes como de los ciudadanos adultos. El maligno es astuto en su habilidad para atraer las mentes jóvenes e impresionables, por lo que él y sus secuaces intentan lavar el cerebro y controlar la mente de los jóvenes hasta el punto de volver a los jóvenes contra sus padres y abuelos, al igual que han fomentado el odio entre la gente por el color de su piel, su religión o sus creencias fundamentales.

Las creencias y los valores que debeis inculcar a vuestros hijos son los mismos que les fueron enseñados tradicionalmente a la mayoría de vosotros, pero el Maligno ha introducido formas nuevas y ocultas para que vuestros hijos lo sigan y se esclavicen a los caminos de su nuevo orden mundial. No dejéis que esto suceda!

Durante estos tiempos finales, todos deben fijarse en los miembros de la familia y amigos, particularmente los niños, y es vuestra responsabilidad enseñarles los valores de vuestra juventud, ya que el Malvado os atacará a vosotros y a vuestras hijos sin misericordia en estos tiempos para alejarlos de vosotros y dividir aún más a las familias y las generaciones.
Haced un esfuerzo concertado ahora, individual y colectivamente a través de vuestra familia y amigos, a través de los grupos de oración, a través de las iglesias, lugares de aprendizaje e instituciones para vencer los intentos de control mental del malvado y para llevar el poder del Espíritu Santo a todos los que conocéis y a todo lo que alcanzáis.


Este plan es crucial ahora: que sigais la influencia del Espíritu Santo y ahora más que nunca reunais a toda la familia y reconozcais que la lucha no está entre los puntos de vista opuestos que podais tener entre vosotros 
e incluso puntos de vista frívolos, sino que la lucha ahora es entre el Padre Celestial y su Hijo el Redentor contra las fuerzas del Maligno y us secuaces que intentan imponer un nuevo orden mundial, un plan draconiano de esclavización sobre todos vosotros, con el Maligno y sus secuaces a través de las élites globales, que creen que deben estar por encima y a cargo de todos vosotros. Tened cuidado a medida que avanzais, porque los tiempos ahora serán cada vez más peligrosos para vuestros líderes que ahora se interponen en el camino del Malvado que no se detendrá ante nada para afirmar su poder y control sobre todos vosotros. 

Pero sus esfuerzos son en vano, pues el Padre en el Cielo a través de Su Hijo, el Señor y Salvador Jesucristo vencerá y forzará el Malvado y sus secuaces al eterno pozo de la condenación. Porque así está escrito en la Palabra de Dios, así como está escrito que habrá un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva. 

¡Gracias a Dios!

Comentarios