Otro libro crítico con Bergoglio






Cambiar la iglesia: Ross Douthat enfrenta el siglo XXI

https://onepeterfive.com/author/mhickson/

Saldrá en unas semanas otro buen libro criticando al Papa Francisco por cambiar la Iglesia Católica. Este proviene de un autor aún más prominente que los anteriores que hemos discutido en OnePeterFive: Ross Douthat, columnista del New York Times. El libro de Douthat, titulado "Cambiar la Iglesia: el Papa Francisco y el futuro del catolicismo", cubre gran parte de los últimos cinco años controvertidos y contiene muchas ideas sobre los motivos más profundos de nuestra crisis actual y cómo llegamos allí.

La tesis subyacente de Douthat es que la Iglesia Católica moderna está cada vez más presionada para adaptarse a los cambios que tienen lugar en la sociedad. Mientras que el Papa Francisco podría ser el Papa que más trata de adaptar las enseñanzas de la Iglesia al mundo moderno, hubo papas anteriores -así como un concilio- que hicieron lo mismo, pero en menor grado. A la luz de esta adaptación, es el Papa Francisco quien empuja los límites de lo que un Papa puede cambiar hasta un punto de ruptura 

Es exactamente este punto de ruptura lo que Douthat teme, ya que socavará la misma autoridad de la Iglesia, que se basa en la inmutabilidad de la doctrina. En efecto, dice, si el Papa Francisco puede cambiar las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio, que se basan en las Escrituras mismas y en las palabras de nuestro Señor, ¿qué sucederá entonces?


(...). Al hablar sobre el papel de los cardenales del Grupo San Gallen y su influencia sobre el Cónclave 2013, consideremos las propias palabras de Douthat:

Era característico de la tregua efectiva de la iglesia [entre conservadores y progresistas] que el propio Juan Pablo II les diera a la mayoría de ellos [los cardenales de San Gallen] sus sombreros rojos, elevándolos a pesar de su desacuerdo con su enfoque restauracionista. (p.47)

Sólo vale la pena reflexionar sobre esta afirmación. Douthat agrega otra observación con respecto al cónclave: "algunos pensadores ilusos en la prensa secular podrían hablar de la posibilidad de un Papa liberalizador, pero este (Papa fue votado por) el Colegio de Cardenales de Juan Pablo y de Benedicto" (p.49).

Es útil considerar cuál fue el proceso de las últimas décadas dentro de la Iglesia Católica, de manera que dos papas "conservadores" podrían formar al Colegio de Cardenales que votó por el Papa Francisco. Como muestra Douthat, debido al deseo de elegir a un reformador enérgico, y debido al hecho de que no se podía encontrar ninguno en el lado más conservador, "los restos del grupo San Gallen encontraron una abertura" (p.49). Él continúa con este argumento:

En el período previo al cónclave, entonces, varios cardenales escucharon con oídos nuevos a figuras como Murphy-O'Connor y Kasper, que no pidieron el voto para uno de sus propios grupos menguantes, sino para una figura cuyas visiones teológicas parecían ubicarlo cerca del centro, cuya austeridad personal ofrecía un marcado contraste con el modo de vida común entre ciertos miembros del Vaticano ... y dirigía una iglesia post-europea. (p.50)

Como Douthat explica, también había mucho terreno común entre Bergoglio y los dos papas anteriores, por ejemplo, su deseo de "navegar entre interpretaciones tradicionalistas y radicales". Él añade:

Como él, ambos papas eran hombres del Vaticano II, liberales en el contexto de los debates del concilio, quienes trataron de frenar las interpretaciones radicales de sus reformas y enfatizaron la continuidad entre la iglesia antes y después. (p.57)

Parecía haber ayudado a Bergoglio, según este autor, que no se lo conocía como un progresista declarado (era conocido por "sus guerras con los jesuitas de izquierda" en su país) o como un conservador explícito. Los propios Sankt Gallen "vieron indicios de su propia cosmovisión en su enfoque [de Bergoglio] sobre la pobreza y la justicia social, su aparente cansancio con ciertas batallas de guerra cultural y sus instintos descentralizadores" (p. 60). Una pequeña observación interesante de Douthat sobre el papel del Cardenal Burke en ese Cónclave de 2013: "Pero sólo los electores más tradicionalistas, el flanco derecho del grupo Ratzingeriano, parecían preocuparse por su ideología y teología".

Burke, "un apóstol de la misa en latín, aparentemente hizo algún esfuerzo para reunir un frente anti-bergogliano. Pero fue aislado por la derecha del cónclave ". (P. 62)

Un último aspecto sobre la elección del Papa Francisco: "Terminó con más de noventa y cinco de los ciento quince votos" (p.63). Por lo tanto, casi todo el Colegio de Cardenales, que fue organizado por el Papa Juan Pablo II y Benedicto XVI, votó por el Papa Francisco. Este es un hecho en el que vale la pena reflexionar.

Al hablar sobre el papado de Francisco, Douthat hace una observación interesante sobre los medios, seculares y católicos por igual. Él describe su reacción ante el nuevo Papa, diciendo que algunos de los conservadores "se reunieron para una continuidad total entre Francisco y sus predecesores" (p.69). Los medios seculares parecían en ese momento ser más realistas que los medios católicos: "Pero en general los medios [seculares] no se engañaron al pensar que el nuevo pontífice difería de sus predecesores en sustancia y estilo". Douthat ve aquí "una Un caso raro en el que los periodistas seculares captaron el significado de algo que estaba sucediendo en Roma más plenamente que muchos católicos piadosos ".

Douthat también toca el controvertido discurso de 2014 del Cardenal Walter Kasper ante el Consistorio, que abrió el debate sobre divorciados "recasados":

El Papa pretendía que fuera el primer paso en una progresión dramática, que pronto se convertiría en el frente más importante en su cruzada para cambiar la iglesia. (p 83)

Demos un paso atrás y observemos el Concilio Vaticano II y lo que Ross Douthat tiene que decir sobre las raíces más profundas de por qué estamos donde estamos: para incluir al Colegio de Cardenales que eligió al Papa Francisco; el Grupo Sankt Gallen, cuyos miembros prominentes todos habían recibido el sombrero rojo de Juan Pablo II (curiosamente, muchos de ellos en 2001); y algunas persistentes ambigüedades doctrinales que se remontan al concilio.

En la primera parte del libro, más de 30 páginas, Douthat analiza las líneas principales de la historia de la Iglesia desde el Concilio Vaticano Segundo y su estado general antes de que el Papa Francisco asumiera el cargo. Él llama al Vaticano II "una reconciliación parcial con la modernidad" (p.2) y muestra cómo la cuestión de responder a los cambios urgentes en los tiempos modernos -para incluir la revolución sexual- ha sacudido a todas las diferentes denominaciones cristianas (como los anglicanos) , que a menudo se dividen sobre hasta dónde debe llegar esa adaptación (por ejemplo, si bendecir o no a las parejas que participan en la sodomía). Tal enfoque es útil, ya que pone nuestra lucha actual dentro de la Iglesia en un contexto más amplio, lo que hace posible las comparaciones.

En general, Douthat ve que, en los tiempos modernos, "la Iglesia Católica se ha vuelto mucho más grande y más débil, más o menos al mismo tiempo" (p.6). El autor explica:

Hay muchos más católicos que nunca, pero la influencia de la iglesia sobre la política secular ha disminuido en casi todos lados desde la década de 1960, y el capitalismo de consumo, en lugar de la iglesia, establece la agenda cultural y da forma al paisaje moral para muchos de los millones bautizados. (p.6)

Esta declaración vale la pena reflexionarla. ¿Qué hizo mal la Iglesia que, a pesar de su crecimiento en número, perdía en lugar de ganar influencia? La Iglesia una vez se propuso transformar el mundo en un mundo cristiano, transformar a los paganos en cristianos y así humanizar a la humanidad. Así es como nacieron los grandes santos misioneros. Sin embargo, desde hace décadas, la sal parece haber perdido su sabor. Es una pena que la Iglesia no haya sido capaz de mantener entre sus fieles la suficiente sensación de desapego del mundo como para no caer fácilmente en el vacío del consumismo.

Como explica Douthat, mientras que los papas anteriores se habían enfrentado a la modernidad y la habían criticado:

... en los años 60 y 70, durante el Concilio Vaticano II y después, los papas cambiaron a una estrategia de acomodación y adaptación, que abarcaba ciertos aspectos del consenso liberal moderno y alentaba o aceptaba -por un tiempo, al menos- varios experimentos de base que buscaban impulsar la reconciliación con el liberalismo. (p.10)

¿Qué pasó bajo Juan Pablo II y Benedicto XVI? "Lograron mantener unida a la Iglesia, aun cuando muchos otros cuerpos religiosos se separaron, sin resolver de ninguna manera las tensiones profundas entre sus facciones" (pp. 10-11).

Douthat explica algunos asuntos fundamentales relacionados con los papas modernos durante y después del Vaticano II al decir que, durante el concilio:

... los papas fueron muy cuidadosos en construir un consenso abrumador para las reformas más controvertidas, las que yacían en áreas grises entre semper idem y la autocontradicción: los pronunciamientos conciliares que parecen más desarrollos en doctrina, respecto a la libertad religiosa y el judaísmo, se aprobaron con menos de un centenar de votos disidentes, de más de 2.300. (p.13) 

Douthat muestra cómo se incluyeron deliberadamente ambigüedades en sus documentos: "porque el Concilio tenía muchos autores y muchos de esos autores no estaban seguros de lo que podría cambiarse" (p.23), de esta manera, dos lecturas diferentes, tanto las liberales como las conservadoras, fueron "en cierto sentido concebidas por el Vaticano II". Con respecto al tema de la libertad religiosa, por ejemplo, "parecía haber una enseñanza claramente revisada, pero apareció un nuevo lenguaje, hubo una aparente retirada de frases, retórica y de las formas más antiguas" Y este cambio lingüístico inevitablemente sugirió una nueva enseñanza, para aquellos que la deseaban ". 

Más adelante en su libro, Douthat vuelve al tema del Concilio Vaticano II. 

Al reflexionar sobre la cuestión de cómo uno podría "cambiar una iglesia oficialmente inmutable", dice: Esa es la respuesta sugerida por la experiencia del Concilio Vaticano II, que en sus ambigüedades no tocó oficialmente la doctrina católica, pero a veces lo hizo de puntillas. En ninguna parte fue más difícil andar de puntillas que en la cuestión de la libertad religiosa, donde los reformadores querían aceptar y bendecir las relaciones iglesia-estado al estilo estadounidense, aunque la iglesia había insistido durante mucho tiempo en que los gobiernos deberían otorgar privilegios especiales al catolicismo, con religiones no católicas toleradas pero no otorgándoles el mismo estatus. (p.101) 


(...) Unas páginas más tarde, Douthat señala otro paralelismo entre el Vaticano II y la reforma de Francisco al decir que, en el sínodo de la familia, existía la idea de un "ecumenismo del estilo de vida" (John Allen), en el cual: "Del mismo modo que la iglesia post-Vaticano II había tratado de reconocer las virtudes de las iglesias no católicas [sic] y denominaciones, la iglesia del siglo XXI reconocería y celebraría" los elementos virtuosos contenidos en "los segundos matrimonios y segundas uniones y cohabitación "(p.108) .


Espero que, con su libro, Ross Douthat fomente una discusión más abierta y libre entre los católicos sobre la historia reciente de la Iglesia católica, por supuesto, junto a un claro rechazo de los métodos y enseñanzas indignas y absolutamente revolucionarias del Papa Francisco. Esto podría ser especialmente efectivo, no solo porque él, como columnista del New York Times, proviene de niveles más altos, sino también porque se presenta con una actitud desapegada hacia todo el tema.(...)

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD revelado a MDM:


Sábado 5 de marzo del 2011


Mi amada hija, estamos unidos una vez más. Has estado ocupada estos pocos últimos días. ¿Has notado la fortaleza que te estoy dando a ti, ambas en la Fe y el cuerpo? Eso es porque tu trabajo es muy agradable para Mí. Mientras continúas publicando estos mensajes, por favor alienta a cuanta gente conozcas a buscar reconciliación por sus pecados ahora rápidamente. No importa a qué Fe cristiana pertenecen, deben mostrar humildad y lealtad a Mí, a través del acto de búsqueda de redención.



Este acto sencillo os hará más fuertes durante el evento al que me refiero como el GRAN AVISO. Arrepentíos todos vosotros para salvar vuestras almas. Preparaos para el GRAN AVISO inmediatamente porque aquéllos de vosotros que no estén en estado de gracia, puede ser que no sobrevivan a ello.



Mi querida hija, quiero que continúes avanzando con rapidez para correr la voz acerca de estos mensajes. Te he explicado antes de que se debe dar a tantas personas como sea posible en el menor tiempo posible. Así como este evento se avecina, también lo hará un evento en relación con el Vaticano Santo.

Pide a todos que oren por mi amado Santo Vicario el Papa Benedicto que está rodeado por los enemigos de Mi Padre Eterno. Orad por los sacerdotes que nunca han vacilado en su Fe, a Mí o a Mi Padre Eterno.



Levantamiento del Falso Profeta

Necesitáis rezar mucho ahora como consecuencia de este ataque a Mi Santo Vicario que será observado por todos vosotros. Rezad, rezad, rezad para que el Falso Profeta sea identificado por lo que es. Tened cuidado con su comportamiento. Su búsqueda de llamar la atención. La forma en que Mis equivocados siervos consagrados caerán con sobrecogimiento a sus pies. Entonces escuchad lo que tiene qué decir cuidadosamente. Su humildad será falsa. Sus intenciones maliciosas y el amor que exuda será todo acerca de él. Será visto como innovador, dinámico, un respiro "renovador"(un soplo de aire fresco*). Mientras él es impulsivo y enérgico, sus poderes no vienen de Dios, el Padre Eterno, vienen de Satanás el Maligno.



Rezad, rezad, rezad porque vosotros Mis hijos, necesitáis estar en guardia. Me necesitáis para guiaros ahora mientras estas profecías se revelan a la humanidad. Sed fuertes, leales a Mis enseñanzas, rezad en grupos. Rezad el Santo Rosario para buscar protección contra el Maligno.



Recordad una lección, Mis Enseñanzas nunca cambian. Son las mismas que han sido siempre. Como dije antes, cuando vosotros encontréis que sois manipulados, que ellos bajan el tono, o como sea el caso, distorsionan de una manera que parece extraña o dispar con Mis Enseñanzas, alejáos y rezad por Mi guía.





Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a05-mar-2011/
nazareusrex ha dicho que…
Bergoglio debe ser analizado como un cismático que ha ocasionado una ruptura entre la iglesia post concilio del vaticano II y la Iglesia fundada por Jesucristo y se ha separado de ambas como el cuerno pequeño que describe el profeta Daniel como un reino aislado. Aunque es obvio que los papas del Vaticano II le pavimentaron el terreno a Bergoglio, Bergoglio ha causado la total separación entre la iglesia del post concilio y la Iglesia católica. De tal manera que los bergoglianos como los luteranos que se han separado de la Iglesia no son católicos, no profesan la fe católica y Bergoglio va aun mas lejos que los herejes porque tampoco cree en el Dios que profesamos en el Credo los católicos.