Cierre de parroquias: fracaso de los pastores




https://www.churchmilitant.com/video/archive/the-vortex
The Vortex, Michael Voris

(...)Sí, hace años la parroquia giró en torno a tu vida eterna, preparándote para ser santo, una santa fábrica por así decirlo. Incluso las escuelas a menudo adscritas a las parroquias conocían esta misión y la cumplieron con bastante habilidad. Y, por supuesto, los sermones de los sacerdotes durante la misa fueron para darle las instrucciones necesarias para mantener en primer plano que su principal responsabilidad era la salvación de su alma y siempre que pueda ayudar a otros con su deber. Dios mío, cómo ha cambiado la vida de la parroquia.


Es cierto que los sacramentos todavía tienen la misma validez y efecto, pero pocos católicos entienden eso. No ven su parroquia como el lugar donde van siendo pecadores y salen santos, preparados para el Cielo. No lo ven así porque sus sacerdotes ya no lo entienden de esa manera. Se han convertido en lugares aburridos e insignificantes en lo religioso. La misma noción de salvación está muy alejada de las mentes de las personas porque no se ve como algo en lo que se deba trabajar a diario.


El pecado es ignorado como una noción anticuada de la Edad Media, antes del Concilio Vaticano II y, por lo tanto, ya no enseñamos sobre él. Y habiendo abandonado la enseñanza del pecado, ciertamente hemos abandonado la enseñanza sobre las consecuencias eternas del pecado: la condenación.


Nunca nos atrevemos a decir una palabra sobre nuestro enemigo, el Diablo. Nos mantenemos callados hasta el punto de la atrofia en todas las cosas controvertidas y pecaminosas. Y como resultado, uno de los sacramentos que deben ser atendidos con mucha más frecuencia no lo es, y el único sacramento que nunca se debe abordar sin un gran escrutinio y cuidado, se trata con poca preocupación y conduce al sacrilegio.

Para una parroquia, y escuchen atentamente  ustedes sacerdotes, que el pastor y el clero no guarde la salvación y la condenación, el bien y el mal, la virtud y el pecado en la mente de sus feligreses es un completo abandono de sus deberes sagrados. Están allí para santificar, santificar, la vida de sus ovejas y eso no está sucediendo. Entonces, no es de extrañar que diócesis tras diócesis estén cerrando parroquias por docenas y docenas, el cierre a gran escala más recientemente anunciado es en Pittsburgh, donde las 188 parroquias actuales serán reducidas a tan solo 48, sí, un 75 por ciento. El resultado final es debido a que las parroquias no estaban cumpliendo con su deber de hacer santos, entonces realmente, ¿para qué se necesitan?


Muchos de los obispos actuales y sus predecesores fueron completamente negligentes en su deber dado por Dios de hacer a su pueblo santo, de salvaguardar y vigilar cuidadosamente cada pequeña jota y tilde para que nada pudiera entrar y amenazar su camino hacia su hogar celestial. Pero durante los últimos 30 o más años, esto no se hizo. Los homosexuales activos fueron ordenados por cientos, sino miles. Los disidentes con sus propias agendas para "cambiar a la iglesia" fueron puestos al cargo de las ovejas. Los tipos teólogos de los Smarty-pants, que se consideraban más listos que los Padres y los Doctores de la Iglesia, fueron soltados a los fieles para decirles que tenemos una esperanza razonable de que todos los hombres se salven


Los sacerdotes-guerreros de la justicia social les dijeron a las personas en un sermón interminable que todo lo que realmente importaba era luchar contra la pobreza y el privilegio blanco y el capitalismo y el cambio climático. Bueno, con toda la predicación y la destrucción de la tradición que los sacerdotes sodomitas, disidentes, excesivamente inteligentes y de justicia social hicieron durante todos estos años, la gente recibió el mensaje de que la Iglesia no era especial, de hecho, no era realmente necesaria, y hizo lo que cualquier persona razonable haría, se fue. 


Las parroquias se están cerrando porque un porcentaje increíblemente alto de católicos bautizados ya no ve ningún sentido en ser católico y, posteriormente, asistir a una parroquia. Y los pocos que quedan que tienen alguna conexión nostálgica u otra razón psicológica para querer esperar no están ciertamente inculcando la necesidad de la Iglesia en sus hijos. Sus hijos, de hecho, han renunciado no solo a asistir a la parroquia local o identificarse como católicos, sino incluso a creer en Dios. 


Los obispos ahora están convocando a los "expertos" para hablar sobre cómo manejar el declive y proponer frases inteligentes para suavizar la catástrofe [Pittsburgh llama irónicamente su plan de cierre parroquial "Iglesia viva"]. Son los obispos los que tienen la culpa de esto, de todo. Incluso ahora hacen desfilar a disidentes ante la gente, hombres homosexuales luchando con sus propios psicodramas, hermanas religiosas que son poco más que ateas, o demócratas de la justicia social  a las que no les importan nada los no nacidos y piensan que no tener trabajo durante un mes es el mayor pecado. Aún así, frente al mayor colapso del catolicismo en la historia de la Iglesia, todavía están redoblando sus tácticas que han traído la ruina a la Iglesia. Muchas de estas tácticas se oponen a la tradición ya sea en la liturgia o en la música o la enseñanza o catequesis o lo que sea y ven sus ataques mal orientados y malévolos al auténtico catolicismo, como el único medio por el cual la Iglesia puede avanzar. Están mortalmente equivocados, espiritualmente equivocados, eternamente equivocados.


La arrogancia que exhiben, el rechazo a confesar sus malas acciones y su mala administración, para renunciar al mal que han permitido inundar las parroquias y destruir las almas no tendrán excusa o perdón ante el trono de su Señor y Maestro cuando se presenten ante Él. 


La gente debe exigir de sus sacerdotes que se alimenten espiritualmente con el auténtico catolicismo, y si tienen que irrumpir en la cancillería y exigir a sus obispos que comiencen a comportarse como obispos, que así sea. Este arrugamiento y marchitamiento de la Iglesia, Su ruina masiva, tiene que llegar a su fin. Ustedes, jóvenes en el seminario, escuchen con mucho cuidado. Le corresponde a ustedes romper este ciclo de la herejía del modernismo que ha forzado a la Iglesia en Occidente a su lecho de muerte.


No deben seguir el curso establecido por sus profesores y cargos liberales y consejos de sacerdotes y obispos. Debes predicar con toda valentía las verdades de la Fe y hacer que sus parroquias sean puertas al Cielo. Si no pueden hacer esto, abandonen el seminario ahora antes de que tengan la carga de un pecado enorme en sus almas. Esto no es un juego. La parroquia es una puerta al Cielo o lleva hacia la condenación eterna.

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:


Martes 22 de octubre de 2013



Mi amadísima hija, Mis amados siervos se unirán en unión Conmigo - menos de la mitad de ellos - pero su lealtad a Mí ayudará a Mi Ejército a sobrevivir y crecer con el fin de difundir los Evangelios durante la oscuridad global que se sentirá durante esta, la apostasía más grande de todos los tiempos.



La falta de respeto por Mí, Jesucristo, se está volviendo evidente en todas las naciones, en lugares públicos y en Mis Iglesias. Mi deseo ahora es preparar a Mi Ejército apropiadamente. No dejéis, Mis amados seguidores, que estas cosas os perturben, ya que solo os distraerán cuando necesito que seáis fuertes en vuestra fe. Así como las puertas fueron cerradas de golpe en la cara de Mi Madre, mientras trataba de buscar refugio, justo antes de Mi Nacimiento, así también las puertas serán cerradas en vuestras caras. Sabed que cuando estas puertas estén siendo cerradas de golpe en vuestras caras por aquellos siervos equivocados en Mi Iglesia, debéis solo volver a Mí entonces. Sabed también que aquellos que afirman ser personas santas, expertos en Sagrada Escritura y en las Enseñanzas de Mi Iglesia, harán fila y serán los primeros en condenaros, porque estáis siguiendo la Verdad. Me refiero a todas las almas en el mundo que me aman y que conocen la Verdad y no, necesariamente, aquellos que siguen estos Mis Mensajes para el mundo entero.



El Don del Espíritu Santo caerá solo sobre aquellos dignos de recibir este precioso Don de Dios. Aquellos vacíos del Espíritu Santo gritarán insultos y tratarán de convenceros de que sigáis las herejías, las que pronto se volverán incontroladas en todas las iglesias cristianas. Cuanto más muestren ellos su temor por estos Mensajes, más os atacarán. Debéis ignorar su veneno lleno de odio y permanecer en silencio. Estos días están casi sobre vosotros. Algunos de vosotros ya habrán vislumbrado la severa oposición, que tendréis que padecer debido a Mí.



Vosotros sois son la generación, que tendrá que dar testimonio de la Crucifixión final de Mi Iglesia, pero sabed esto. De las cenizas se levantará Mi Cuerpo Glorioso, la Nueva Jerusalén y vosotros seréis elegidos para reinar entre las doce naciones. Cuando permanezcáis fieles a Mí, os levantaré en gloria y Cielo y Tierra serán vuestros, en el mundo venidero. Debéis permanecer unicamente fijos en Mí, durante la desolación de la abominación, ya que será corta. Y luego, nada os separará jamás de Mí otra vez.



Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a23-oct-2013-sois-la-generacion-que-tendra-que-dar-testimonio-de-la-crucifixion-final-de-mi-iglesia/
Cristina Villarroya ha dicho que…
APOCALÍPSIS 21

1 Después vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra desaparecieron, y el mar ya no existe más.

2 Vi la Ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo y venía de Dios, embellecida como una novia preparada para recibir a su esposo.

3 Y oí una voz potente que decía desde el trono: «Esta es la morada de Dios entre los hombres: él habitará con ellos, ellos serán su pueblo, y el mismo Dios estará con ellos.

4 El secará todas sus lágrimas, y no habrá más muerte, ni pena, ni queja, ni dolor, porque todo lo de antes pasó».

5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: «Yo hago nuevas todas las cosas». Y agregó: «Escribe que estas palabras son verdaderas y dignas de crédito.

6 ¡Ya está! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. Al que tiene sed, yo le daré de beber gratuitamente de la fuente del agua de la vida.

7 El vencedor heredará estas cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo.

8 Pero los cobardes, los incrédulos, los depravados, los asesinos, los lujuriosos, los hechiceros, los idólatras y todos los falsos, tendrán su herencia en el estanque de azufre ardiente, que es la segunda muerte».

9 Luego se acercó uno de los siete Angeles que tenían las siete copas llenas de las siete últimas plagas, y me dijo: «Ven que te mostraré a la novia, a la esposa del Cordero».

10 Me llevó en espíritu a una montaña de enorme altura, y me mostró la Ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo y venía de Dios.

11 La gloria de Dios estaba en ella y resplandecía como la más preciosa de las perlas, como una piedra de jaspe cristalino.

12 Estaba rodeada por una muralla de gran altura que tenía doce puertas: sobre ellas había doce ángeles y estaban escritos los nombres de las doce tribus de Israel.

13 Tres puertas miraban al este, otras tres al norte, tres al sur, y tres al oeste.

14 La muralla de la Ciudad se asentaba sobre doce cimientos, y cada uno de ellos tenía el nombre de uno de los doce Apóstoles del Cordero.

15 El que me estaba hablando tenía una vara de oro para medir la Ciudad, sus puertos y su muralla.

16 La Ciudad era cuadrangular: tenía la misma medida de largo que de ancho. Con la vara midió la Ciudad: tenía dos mil doscientos kilómetros de largo, de ancho y de alto.

17 Luego midió la muralla: tenía setenta y dos metros, según la medida humana que utilizaba el Angel.

18 La muralla había sido construida con jaspe, y la Ciudad con oro puro, semejante al cristal purificado.

19 Los cimientos de la muralla estaban adornados con toda clase de piedras preciosas: el primer cimiento era de jaspe, el segundo de zafiro, el tercero de ágata, el cuarto de esmeralda,

20 el quinto de ónix, el sexto de cornalina, el séptimo de crisólito, el octavo de berilo, el noveno de topacio, el décimo de crisoprasa, el undécimo de jacinto y el duodécimo de amatista.

21 Las doce puertas eran doce perlas y cada puerta estaba hecha con una perla enteriza. La plaza de la Ciudad era de oro puro, transparente como el cristal.

22 No vi ningún templo en la Ciudad, porque su Templo es el Señor Dios todopoderoso y el Cordero.

23 Y la Ciudad no necesita la luz del sol ni de la luna, ya que la gloria de Dios la ilumina, y su lámpara es el Cordero.

24 Las naciones caminarán a su luz y los reyes de la tierra le ofrecerán sus tesoros.

25 Sus puertas no se cerrarán durante el día y no existirá la noche en ella.

26 Se le entregará la riqueza y el esplendor de las naciones.

27 Nada impuro podrá entrar en ella, ni tampoco entrarán los que haya practicado la abominación y el engaño. Unicamente podrán entrar los que estén inscritos en el Libro de la Vida del Cordero.