Encuentros con ángeles



En 1980, Deb era una madre soltera con dos bebés y vivía en el condado de San Bernardino, California. De vez en cuando necesitaba niñeras de confianza

Afortunadamente, sus padres vivían a solo 30 millas de distancia en Alta Loma. Deb solía dejar a los niños en la casa de sus padres, hacer lo que tenía que hacer y los recogía por la noche.

Una noche, Deb ya con sus bebés volvía de la casa de sus padres y se dirigía a casa. Era relativamente tarde, alrededor de las 11:30 p.m. Deb conducía su "viejo cacharro". Entre las muchas deficiencias del automóvil, el indicador de gasolina estaba roto, lo que le obligaba a adivinar cuándo necesitaba combustible. De vez en cuando, sus conjeturas eran equivocadas.

"A mitad de camino a casa, el auto comenzó a renquear", recuerda Deb, "y me di cuenta de que el depósito estaba vacío. Mi auto se detuvo y no había absolutamente nada excepto campos vacíos y luces distantes a unos cuatrocientos metros por la carretera.

Sin coches a la vista, Deb no sabía qué hacer. Los niños estaban dormidos y caminar millas mientras cargaba a dos niños en el medio de la noche no era una buena opción. Esto fue antes de los teléfonos celulares, por lo que no pudo pedir ayuda.

"Apoyé la cabeza sobre el volante llena de pánico mientras decía una oración breve ". "Ni siquiera había terminado cuando escuché unos toques en mi ventana".

Cuando levantó la vista, vio a un joven con buen pinta allí parado, que tenía unos 21 años de edad. Le hizo un gesto para que bajara la ventana. "Recuerdo que me sorprendió", dice Deb, "ni siquiera tenía un poco de miedo, aunque normalmente hubiera estado aterrorizada".

El joven estaba bien vestido y tenía un leve olor a jabón. Él no preguntó si ella necesitaba ayuda. En vez de eso, le dijo que pusiera el auto en punto muerto y que la ayudaría a pasar por la última y pequeña colina hacia un lugar donde podría obtener gasolina.

"Le di las gracias y seguí sus instrucciones. El automóvil comenzó a moverse. Lo conduje hacia las luces de una parada de camiones y me volví para gritarle 'gracias'", dice Deb.

"¡Era tan amable! Mi auto andaba, pero el joven ya no estaba a la vista. Quiero decir, esta área era completamente remota. No había absolutamente ningún lugar donde podría haberse ido y desaparecido tan rápido. Para empezar, ni siquiera sé de dónde vino".

El coche de Deb continuó rodando cuesta abajo hasta llegar a la parada de camiónes. Ella pudo obtener la gasolina que necesitaba mientras los niños permanecían profundamente dormidos.

"Siempre he confiado en Dios para que cuide de nosotros, pero al relatar esa historia muchas veces a mis hijos, que ahora tienen 30 y 32 años, saben con certeza que los ángeles existen y se nos envían si tan sólo creemos .

"Siempre pensé que era increíble que nos enviaran a alguien en quien confiar instintivamente. Desde ese incidente, he llegado a creer que probablemente nos encontremos con los ángeles todo el tiempo, pienso que vienen en todas las formas y tamaños, jóvenes y viejos ... y a veces cuando menos los esperamos ".

Comentarios