Fátima: un mensaje de luz


La devoción a los santos ángeles estaba muy viva en Portugal en tiempos de Nuestra Señora de Fátima.

Un día de primavera, mientras atendían a sus ovejas en una propiedad que se conocía como Chousa, Lucía y sus primos, Jacinta y Francisco, habían conducido su rebaño hacia el lado este del afloramiento rocoso conocido como el Cabeço. Aquí está el relato de la hermana Lucía de los eventos que tuvieron lugar:

Alrededor de la mitad de la mañana, una fina lluvia comenzó a caer, tan fina que parecía niebla. Subimos la ladera, seguidos por nuestros rebaños, buscando una roca sobresaliente donde pudiéramos refugiarnos. Por lo tanto, fue la primera vez que entramos en este bendito hueco entre las rocas. Estaba en medio de un olivar que pertenecía a mi padrino Anastacio. Desde allí, se podía ver el pequeño pueblo donde nací, la casa de mis padres y las aldeas de Casa Velha y Eira da Pedra.

Pasamos el día allí entre las rocas, a pesar del hecho de que la lluvia había terminado y el sol brillaba con claridad. Comimos nuestro almuerzo y dijimos nuestro Rosario ... Un fuerte viento comenzó a sacudir los árboles. Levantamos la vista, sorprendidos, para ver qué sucedía, porque el día estaba inusualmente calmado. Entonces vimos, viniendo hacia nosotros, por encima de los olivos ... un joven, de unos catorce o quince años, más blanco que la nieve, transparente como el cristal cuando el sol brilla a través de él, y de gran belleza.

Estábamos sorprendidos, absortos y asombrados. Al llegar a nosotros, dijo: "¡No tengáis miedo! Yo soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo ".

Arrodillándose en el suelo, se inclinó hasta que su frente tocó el suelo. Dirigidos por un impulso sobrenatural, hicimos lo mismo y repetimos las palabras que lo escuchamos decir: "Dios mío, creo, adoro, espero y te amo". ¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman! "

Habiendo repetido estas palabras tres veces, se levantó y dijo: "Orad así". Los Corazones de Jesús y María están atentos a la voz de vuestras súplicas ".

Luego desapareció. 

Mientras, a menudo olvidamos y descuidamos a los buenos ángeles que están aquí para ayudarnos en nuestro camino hacia la eternidad, la devoción a los santos ángeles estaba muy viva en Portugal en ese momento. Mañana y tarde, a los niños se les enseñó a invocar a sus ángeles guardianes. Entonces, esta aparición no fue del todo sorprendente para los pequeños pastores. Y lo que podría estar más en armonía con la gran tradición de las apariciones de los ángeles que las primeras palabras del ángel de Fátima: "¡No temáis! Yo soy el Ángel de la Paz ". Más tarde, cuando le preguntaron a la Hermana Lucía cómo era el ángel, ella respondió simplemente:" Él era Luz ".

A lo largo de la Escritura, la luz acompaña a Dios, a Sus ángeles y a todos los seres santos. El ángel que anunció la resurrección de Cristo tenía una apariencia de relámpago, y su vestidura era blanca como la nieve (véase Mateo 28: 3). Al describir a Nuestro Señor transfigurado en el Monte Tabor, San Mateo nos dice: "Su rostro resplandeció como el sol" (Mateo 17:12), y "Sus ropas se volvieron blancas deslumbrantes, como ningún otro en la tierra podría blanquearlas". Marcos 9: 3). San Juan dice: "Dios es luz, y en Él no hay tinieblas en absoluto" (1 Juan 1: 5). Cada vez que Dios viene a manifestarse a nosotros por el ministerio de los ángeles o la mediación de María o cualquiera de los santos, aparece revestido de gran esplendor, como en este hermoso versículo de los salmos: "Señor, Dios mío, tú eres grande ¡en efecto! Estás vestido de majestad y esplendor, vestido de luz como un manto "(Salmo 104: 1b-2).

Después de cada una de las apariciones en Fátima (que siempre tuvo lugar al mediodía), esta palabra "luz" siempre estuvo en los labios de los jóvenes videntes. Esta luz brillante indica la presencia abrumadora de Dios, lo que deja los sentidos naturales casi paralizados.



John C. Preiss es presidente de Fatima Family Apostolate International.

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:


Domingo 30 de noviembre de 2014

Mis queridos niños, no debéis jamás rezar a los ángeles de Dios, porque ellos son Sus servidores y se esfuerzan sólo para dar gloria a Dios y para hacer su Santísima Voluntad. La oración es un acto de adoración y cuando vosotros recurrís a los ángeles de Dios, dentro de Su Jerarquía Celestial, debe ser siempre con la intención de pedirles que oren por vosotros. Si intentáis comunicaros con la Jerarquía Celestial de Ángeles, entonces, sólo tiene que ser para solicitar su ayuda y orientación para que podáis hacer la Santísima Voluntad de Dios.

Para aquellos de vosotros que creéis que recibiréis poderes de los ángeles de Dios, entonces estáis equivocados. El poder dado a los ángeles unicamente puede venir de Dios y nunca debéis utilizarlos como un sustituto para orar a Él. De ésta manera muchas almas intentan comunicarse con los ángeles actualmente por razones egoístas y para obtener poderes que no tienen nada que ver con Dios. La obsesión por los ángeles puede conducir a un terrible descontento porque esto puede atraer al espíritu del mal, si no sois cuidadosos.

Cuando llamáis a los ángeles de Dios para que os ayuden, debéis siempre bendeciros primero con Agua Bendita y luego pedirles asistencia, en el nombre de Jesucristo. Si no hacéis esto y utilizáis cualquier objeto, que no esté asociado con el Cristianismo, cuando llaméis a los ángeles por ayuda, entonces esto podría invitar al espíritu del mal en vuestra vida. Una vez que esto sucede, vosotros encontraréis que es casi imposible erradicarlo.

Una obsesión con comunicarse con los ángeles puede llevar a incursionarse en el ocultismo. Una vez que esto sucede, vosotros atraeréis a aquellos ángeles que fueron expulsados ​​del Cielo por Mi Padre Celestial. Ellos ahora vagan por la Tierra en cientos de miles, buscando un hogar. Las almas que se exponen a su influencia pueden rápidamente enredarse en un mundo espiritual que no es de Dios. Una vez que vosotros aceptáis el inframundo no tendréis paz. Estos ángeles caídos os van a motivar para que entréis a una red de engaños. En primer lugar sentiréis una sensación de esperanza y luego la creencia de que podéis controlar todos los aspectos de vuestra vida, con la ayuda de ese tipo de ángeles. Con el tiempo, por error, creereis que vosotros estáis en control total de vuestro propio destino. Cada falsa sensación de paz llenará vuestras mentes, pero, poco después, sentiréis una terrible miseria.

Incursionarse con tales espíritus que vosotros creéis ser ángeles de Dios, pero quienes no pertenecen a Su Reino, os llevará a involucraros con el ocultismo, que os cegará a la Verdad y destruirá vuestra alma.

Dios no concede a Sus Ángeles permiso para daros regalos porque éstos sólo pueden provenir de Él. A los ángeles de Dios se les puede pedir que oren por vosotros, pero nunca que os otorguen bienes terrenales o poderes espirituales. Cuando idolatráis los ángeles y buscaís estas cosas vosotros sois culpables de romper el Primer Mandamiento de Dios.

Vuestra amada Madre

Madre de la Salvación



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a030-nov-2014-madre-de-la-salvacion-a-los-angeles-de-dios-se-les-puede-pedir-que-oren-por-vosotros-pero-nunca-que-os-otorguen-poderes/