Kasper tergiversa pasajes de Juan Pablo ll




https://www.lifesitenews.com/news/nicola-bux-on-kasper-vatican-insider-intercommunion-interview


Mons Bux también dijo que cree que la creciente oposición entre los obispos, como se evidenció recientemente en el debate entre el episcopado alemán, apunta a una verdad inquietante sobre el presente pontificado. 

A continuación, publicamos una traducción al inglés del artículo de Monseñor. Nicola Bux, con el permiso de La Nuova Bussola Quotidiana. 


(...) Con esta premisa, uno debe mirar el debate sobre la llamada "intercomunión", planteada por las directrices de los obispos alemanes que quieren admitir a la Santa Comunión a los esposos protestantes de los católicos, contra quienes otros siete obispos alemanes se han alineado. Incidentalmente, el término "intercomunión" parece incomprensible al menos, porque la Comunión es en sí misma la unión de personas. Para que exista esta unión, las personas deben adherirse, con respecto a la Comunión Eucarística, a la fe que profesa la Iglesia Católica. 

El cardenal Walter Kasper intervino sobre el tema en una entrevista con Vatican Insider, argumentando que la comunión con los protestantes ya está prevista en un documento del Vaticano II y en dos documentos de San Juan Pablo II. Esto es inaceptable. 

Veamos, por ejemplo, en el decreto del Consejo sobre el ecumenismo, Unitatis Redintegratio, párrafo 8. Kasper aplica a la "intercomunión", "culto común [communicatio in sacris]", que aplica el párrafo a una unión en la oración, como el mismo título sugiere. La comunicación en cosas sagradas de hecho tiene diferentes grados, y no parece que aquí el decreto sobre el ecumenismo intente referirse a los sacramentos, sino sólo a la unión en oración que, después de El Vaticano II, se extendió particularmente entre los cristianos separados. De hecho, el mismo párrafo, poco antes, menciona oraciones prescritas para la unidad de los cristianos junto con hermanos separados. Y estas son consideradas como un medio muy efectivo -dice el párrafo- de implorar la gracia de la unidad y de manifestar los lazos por los cuales los cristianos están unidos entre sí. 

Por lo tanto, el párrafo 8 no habla de los sacramentos sino de una unión en oración. Después de todo, los Hechos de los Apóstoles, en el famoso pasaje 2:42, distinguen la comunión de las oraciones de la comunión en la fracción del pan, es decir, la Eucaristía. Por lo tanto, la expresión "comunicación en cosas sagradas" no se refiere a los sacramentos, como dice el párrafo. La extensión que hace el cardenal Kasper está, por lo tanto, fuera de contexto. La razón por la cual el decreto del concilio no puede referirse a los sacramentos también está vinculada al hecho de que, en determinados casos, los católicos pueden recibir los sacramentos, particularmente la Eucaristía, solo de los ministros no católicos cuya Iglesia tiene sacramentos válidos. En esencia, esto solo involucra a los ortodoxos, y ciertamente no a los protestantes (véase el can. 804, par. 2). Es comprensible por qué la autoridad episcopal local puede tener competencia en este nivel de una comunicación en sacris, es decir, oración ecuménica, pero no a ese nivel dogmático sacramental, para el cual la Iglesia universal tiene competencia. 

Por lo tanto, la teoría del caso particular tampoco se sostiene: una teoría que, según Kasper, se guía por el principio de la salvación de las almas en la medida en que se refiere a los sacramentos. En cuanto a n. 46 - no 24, como dijo Kasper erróneamente en la entrevista - de la encíclica Ut Unum Sint, el contexto está dado por el subtítulo: "Acercándose unos a otros a través de la Palabra de Dios y mediante el culto divino." La parte citada por Kasper no hace más que repetir lo que ya se ha dicho en el párrafo antes mencionado n 8 del decreto sobre el ecumenismo. 

Aquí también, Juan Pablo II reafirma que los sacramentos de la Eucaristía, la Penitencia y la Unción de los Enfermos pueden ser administrados por ministros católicos, en ciertos casos, a aquellos cristianos que manifiestan la fe que profesa la Iglesia Católica en estos sacramentos. Es obvio que un protestante que manifiesta la fe católica en el sacramento ya no es protestante. En cuanto al párrafo 45 de la otra encíclica Ecclesia de Eucaristia, la cita completa de la parte final es: "En este caso, de hecho, la intención es satisfacer una grave necesidad espiritual de la salvación eterna de un creyente individual, no provocar una intercomunión que es imposible hasta que los lazos visibles de la comunión eclesial se restablezcan por completo ". ¿Por qué el Cardenal Kasper omitió esta última parte?


Y, sin embargo, Juan Pablo II, en el párrafo anterior, n. 44, insiste precisamente en la integridad de los vínculos para que pueda haber una comunión eclesial completa. Esto es precisamente lo que manifiesta el deseo de los católicos de llegar a la verdadera comunión.

Luego, en su siguiente respuesta, el cardenal Kasper da por sentado que los luteranos creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Hasta ahora, sabíamos que no creen en la transubstanciación. Tampoco se puede dar como un factor atenuante que también haya católicos que no saben lo que es esto último, porque esto depende de la ignorancia del catecismo básico. En cambio, uno debe pedirle a un protestante lo que normalmente se le pide a un católico, de lo contrario ¿en qué base real se construiría la unión de cristianos? A este respecto, debe mencionarse que, durante su visita a Alemania en noviembre de 1980, Juan Pablo II recordó a los líderes cristianos lo que separa a católicos y protestantes: "lo que es de Cristo ...", particularmente "los sacramentos".

El cardenal admite que, en Alemania, el problema es la indiferencia religiosa, mientras que el interés por las cuestiones religiosas se ve muy disminuido. Entonces, ¿por qué la Conferencia de Obispos de Alemania le ha dado tanta importancia a la intercomunión? ¿Por qué no abordar la secularización promoviendo una nueva evangelización? De esta manera, incluso aquellos que no son católicos pero que desean participar en la Eucaristía recibirán ayuda antes que nada para conocer la fe eucarística católica. Eso eliminaría el impedimento que actualmente permanece.

En cuanto al resultado de la consulta entre los obispos alemanes y los dicasterios vaticanos, debe recordarse que la Iglesia católica no es una iglesia sinodal donde el consentimiento colegiado de los obispos es suficiente -como en las iglesias ortodoxas- porque el ejercicio del ministerio petrino , que indica el curso a toda la iglesia, es indispensable; el Papa no puede abdicar de esta tarea. Pues la Iglesia Católica es jerárquica, no sinodal. 

En conclusión, el Cardenal Kasper apela a la vida concreta, (...) prescinde del hombre que se sienta en la silla de Pedro, con la estima y el amor que subjetivamente muchos protestantes le tienen. "Sin embargo, para la fe católica," el Romano Pontífice, como sucesor de Pedro, es el principio perpetuo y visible y el fundamento de la unidad tanto de los obispos como de los fieles "(Lumen Gentium, 23).

Es precisamente la creciente oposición, primero entre los obispos y, en consecuencia, entre los fieles, lo que muestra que esta proposición, hoy, ya no es evidente.

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD revelado a MDM:


Martes, 8 de mayo del 2012

Mi muy querida y amada hija, esta tarde vengo a decirte que ahora una gran señal de Mi Amor y Misericordia se manifestará en los corazones de los creyentes en todas partes.

Ellos sentirán Mi presencia en sus corazones de una forma que no serán capaces de explicar, y unirán sus corazones con el Mío.

Este don les hará fuertes en Mi fe y estarán hambrientos de Mi presencia diariamente.

Urjo a todos los hijos de Dios que sientan las llamas de Mi amor invadir sus almas, a que reciban Mi Cuerpo y Sangre en la Sagrada Eucaristía tan a menudo como puedan.

Vosotros, Mis amados discípulos, necesitaréis el don de Mi Cuerpo, por medio de la Sagrada Eucaristía, para daros fortaleza.

Porque vosotros necesitaréis cada gramo de fortaleza en cuanto presenciéis la caída de Mi Santa y Apostólica Iglesia Católica.

Mi Sagrada Eucaristía será profanada, como Yo predije hace algún tiempo.

Se darán excusas para reducir este Sacratísimo Don a un simple gesto en conmemoración de Mi Crucifixión.

Muy pronto Mi Presencia real será negada, como parte de una nueva y moderna Iglesia Católica que incluirá a otras iglesias religiosas.

Una vez que esto suceda, el amor y la devoción a la Santísima Trinidad se irán reduciendo hasta desaparecer.

A cambio, falsos dioses tomarán su lugar. Aunque esto será duro, debéis recordar que Yo nunca renunciaré a Mi Iglesia en la tierra.

Mi compromiso es hacia la Iglesia fundada por Mí antes de ascender al Cielo.

La Iglesia, fundada sobre la roca que constituyó Mi amado Pedro, no puede morir ni morirá.

Porque ahora Yo guiaré a Mi Iglesia en los últimos tiempos y renovaré las profecías predichas hace tanto tiempo.

Mis Evangelios serán predicados por Mi Iglesia remanente en cada rincón de la tierra.

Mi Iglesia remanente será inspirada por el profeta Enoc y será causa de odio allí donde Mi Palabra sea escuchada.

El Espíritu Santo encenderá la fe de Mi Iglesia remanente, que nunca se rendirá, proclamando la verdad de los Evangelios hasta su último aliento.

Id ahora y preparad a Mi Iglesia remanente siguiendo Mis instrucciones.

Confiad siempre en Mí, porque todo irá bien.

Vuestro amado Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a08-may-2012-mi-iglesia-remanente-inspirada-por-el-profeta-enoc-sera-causa-de-odio-alli-donde-mi-palabra-sea-escuchada/
Cristina Villarroya ha dicho que…
APOCALIPSIS 11

1 Después recibí una vara para medir, semejante a un bastón, mientras me decían: «Levántate y mide el Templo de Dios, el altar y a los adoradores que encuentres allí.

2 No tengas en cuenta el atrio exterior del templo ni lo midas, porque ha sido entregado a los paganos, y ellos pisotearán la Ciudad santa durante cuarenta y dos meses.

3 Pero yo encargaré a mis dos testigos que profeticen durante mil doscientos sesenta días, vestidos con hábitos de penitencia.

4 Estos dos testigos son los dos olivos y los dos candelabros que están delante del Señor de la tierra.

5 Si alguien quiere hacerles daño, saldrá un fuego de su boca que consumirá a sus enemigos: así perecerá el que se atreva a dañarlos.

6 Ellos tienen el poder de cerrar el cielo para impedir que llueva durante los días de su misión profética; y también, tienen poder para cambiar las aguas en sangre y para herir la tierra con toda clase de plagas, todas las veces que quieran.

7 Y cuando hayan acabado de dar testimonio, la Bestia que surge del Abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará.

8 Sus cadáveres yacerán en la plaza de la gran Ciudad –llamada simbólicamente Sodoma y también Egipto– allí mismo donde el Señor fue crucificado.

9 Estarán expuestos durante tres días y medio, a la vista de gente de todos los pueblos, familias, lenguas y naciones, y no se permitirá enterrarlos.

10 Los habitantes de la tierra se alegrarán y harán fiesta, y se intercambiarán regalos, porque estos dos profetas los habían atormentado».

11 Pero después de estos tres días y medio, un soplo de vida de Dios entró en ellos y los hizo poner de pie, y un gran temor se apoderó de los espectadores.

12 Entonces escucharon una voz potente que les decía desde el cielo: «Suban aquí». Y ellos subieron al cielo en la nube, a la vista de sus enemigos.

13 En ese momento se produjo un violento temblor de tierra que derrumbó la décima parte de la Ciudad, y el terremoto ocasionó la muerte de siete mil personas: los sobrevivientes quedaron atemorizados y alabaron al Dios del cielo.

14 La segunda calamidad ha pasado, pero sepan que la tercera está por llegar.

15 Cuando el séptimo Angel tocó la trompeta, resonaron en el cielo unas voces potentes que decían: «El dominio del mundo ha pasado a manos de nuestro Señor y de su Mesías, y él reinará por los siglos de los siglos».

16 Y los veinticuatro Ancianos que estaban sentados en sus tronos, delante de Dios, se postraron para adorarlo, diciendo:

17 «Te damos gracias, Señor, Dios todopoderoso –el que es y el que era– porque has ejercido tu inmenso poder y has establecido tu Reino.

18 Los paganos se habían enfurecido, pero llegó el tiempo de tu ira, así como también el momento de juzgar a los muertos y de recompensar a tus servidores, los profetas, y a los santos y a todos aquellos que temen tu Nombre –pequeños y grandes– y el momento de exterminar a los que corrompían la tierra».

19 En ese momento se abrió el Templo de Dios que está en el cielo y quedó a la vista el Arca de la Alianza, y hubo rayos, voces, truenos y un temblor de tierra, y cayó una fuerte granizada.