La oración impide la entrada de Satanás



Todos los Sacerdotes que Me son fieles hasta en el más mínimo detalle, padecerán tribulaciones y serán mártires de forma incruenta muchos, y de forma cruenta otros. Yo, Jesús, os hablo.

Pero, hijos, no temáis nada al sufrimiento físico, ni moral, porque cuando en el Reino de los Cielos comprobéis los frutos que han dado, llegaréis a desear haber padecido más. Esto va también por los seglares cuya santidad está asentada en cumplir sólo Mi Voluntad; porque, hijos, todos vosotros, Sacerdotes y seglares, sois otro cristo que Mi Padre Celestial ha escogido, para prolongar en vosotros Mi Pasión y los frutos de la misma. Esto no lo entendéis, pero creed que todo lo que padezcáis en un sentido o en otro, estará dando frutos de santidad en las almas. Yo, Jesús, os hablo.


Sois muchos los que estáis llamados a esto en todos los estados de vida, porque muchos son los pecadores, los pervertidos y los que caminan por sendas de perdición, y vosotros, hijos, de una forma o de otra tenéis que ayudar a vuestros hermanos que ciegos marchan por caminos de perdición eterna.
Ofrecedme todo y aceptadlo todo viendo en ello la Voluntad de Dios, unidos todos al Corazón Inmaculado de Mi Madre que os abraza y os estrecha junto a él y, no os dejará ni un solo instante. Yo, Jesús, os hablo.

No os sintáis débiles, ni pequeños ante todo esto que os anuncio, porque nadie mejor que Yo sé de qué carecéis y hasta dónde podréis alcanzar, por eso, el nivel de sufrimiento para cada uno será diferente, pero todos cumplirán lo que el Cielo ha dispuesto para ellos y Mi Gracia no os faltará ni un solo instante. Os advierto que la envidia y la rabia de satanás tampoco os 
dejarán, y tratará de haceros renegar y hasta de que perdáis la fe. No dejéis de orar, y veréis como satanás con el cerrojo de la oración que le ponéis en las puertas de vuestro corazón, no puede entrar a molestaros. Yo, Jesús os hablo.

page2image28328 page2image28488
Así pues, hijos, preparaos para el martirio y dad gracias por ser elegidos para ello, porque el que se hace un cristo en la Tierra, es una Gracia inmensa que Mi Padre Celestial le concede. Yo, Jesús, os hablo y os aviso. Paz a todo aquel que leyendo este Mensaje lo cree y lo acepta. 


http://www.adiosloqueesdedios.blogspot.com/ 

Comentarios