Las moradas están preparadas para los escogidos

N SAJE DEL DÍA 8 DE SEPTIEMBRE DE 1981
(1)
EN PRAD


O NUEVO



DE EL E



SCORIAL (MADRID)
LA VIRGEN:
Hija mía, pide a todos que recen mucho por mi amado
hijo, el papa Juan
Pablo II, y por la paz de España. Como no cambie España, será castigada



25 SEPTIEMBRE  1981. El Escorial, Madrid


La Virgen:


Sigue  luchando,  tu  camino  es  el  sufrimiento.  Los  escogidos,  hija  mía,  volverán  al  Edén  del  Paraíso.  Yo  vendré  con  mi  Hijo  a  por  los  escogidos.  Coge  esa  cruz,  hija  mía, póntela sobre  la  espalda  y  sigue  a  mi  Hijo,  como  yo  le  seguí  hasta  la  Cruz  con  mi  Corazón  traspasado  de  dolor  y  con  mi  Hijo  sufriendo  para  salvar  a  la  Humanidad;  mientras  tanto,  la  mayor  parte  de  la  Humanidad,  de  fiesta.  ¡Qué  ingratos!,  en  el  abismo  del  Infierno  mi  Hijo  no  tendrá  compasión  de  ellos. Los  escogidos  se  verán  en  el  Paraíso  del  amor  y  la  felicidad.  Mis  ángeles  lucharán  contra  el  enemigo,  será  una  gran  guerra  en  el  aire.  La  lucha  está  cerca.  Mi  Corazón  estará  traspasado  de  ver  cómo  a  muchos  de  mis  hijos  se  los  llevan  al  fondo  del  abismo,  pero  ya  no  puedo  más,  no  puedo  sujetar  el  brazo  de  mi  Hijo.  

Muchos  morirán  a  manos  del  enemigo,  el  reinado  del  enemigo  no  durará  mucho. Lucharán  los  hijos  con  los  padres,  las  nueras  con  las  suegras,  y  hermanos  contra  hermanos.  Morirán  muchos  inocentes;  yo  los  esperaré  en  mi  morada.  
Las  moradas  están  preparadas  para  los  escogidos;  los  calabozos  del  Infierno  también  están  preparados.  La  lucha  os  parecerá  muy  larga;  entonces  el  enemigo  será  vencedor.  Habrá  tres  días  de  oscuridad;  el  Sol  se  oscurecerá  y  la  Luna  dará  una  luz  muy  tenue.  Los  verdaderos  hijos  de  Dios  seguirán  con  la  oración  y  no  olvidándose  de  Dios;  serán  días  terribles.  

En  esos  momentos  se  conocerán  los  verdaderos  imitadores  de  Cristo.  No  desenvainéis  vuestra  espada;  pensad  que  Dios  dice:  “Quien  a  hierro  mata,  a  hierro  muere”.  Oración  es  lo  que  pido,  con  la  oración  os  salvaréis.La  cuarta  morada  está  preparada  para  la  lucha;  en  esos  momentos,  Elías  yHenocharán  su  presencia  y  harán  grandes  prodigios,  para  que  los  enemigos  de  mi  Hijo  se  arrepientan  y  vuelvan  a  Dios.Hija  mía,  hay  que  sembrar  para  recoger;  cuando  te  presentes  ante  mi  Hijo  no  vayas  con  las  manos  vacías,  alarga  los  brazos,  que  yo  estaré  allí  para  recogerte.  Las  almas  necesitan  mucho;  no  os  dejéis  vencer  por  el  enemigo,  que  lo  tenéis  muy  cerca.  A  mi  Hijo  se  le  conocerá  por  la  cruz  que  llevan  las  naves  celestiales.  Cuando  esto  vaya  a  suceder,  los  niños  verán  y  los  ancianos  soñarán.

Os  hago  un  llamamiento,  hijos  míos:  coged  la  cruz  y  seguid  a  mi  Hijo,  que  mi  Hijo  está  muy  cansado,  ayudadle  a  descargarse  la  Cruz.  Sed  constantes  en  la  oración  y  haced  sacrificios.  Elías  yHenoc,  testigos  de  Jesús,  serán  muy  eficaces  para  la  conversión  de  la  Humanidad,  serán  dados  a  muerte  y  después  deacontecida  esta  muerte,  habrá  un  gran  milagro,  hija  mía;  eso  está  escrito:  el  que  tenga  ojos  que  vea  y  el  que  tenga  oídos  que  oiga.  El  que  tenga  sed  que  acuda  a  mi  Hijo,  que  Él  es  la  fuente  de  la  vida.  El  que  esté  cargado  que  acuda  a  mi  Hijo,  que  Él  lo  descargará.  Venid  a  mi  Hijo,  que  Él  os  llevará  a  la  morada  de  la  vida.  En  esa  morada  está  escrito:  “El  que  come  mi  Carne  y  bebe  mi  Sangre  será  salvado”.  Esa  vida  será  eterna.Hay  muchos  sacerdotes  que  están  constantemente  ofendiendo  a  mi  Hijo.  Hija  mía,coge  esta  cruz  y  sigue  a  mi  Hijo.  

Con  la  cruz  alcanzaréis  el  Cielo,  hijos  míos.  Tú,  hija  mía,  estás  sembrando  el  camino  de  mi  Hijo  de  rosas.  Tú  has  vuelto  a  muchas  ovejas  a  su  rebaño,  estaban  perdidas.El  Castigo  será  el  día...  Las  moradas  de  mi  Hijoestán  casi  vacías,  las  del  enemigo  están  llenas.Avisa  a  todos  que  mi  Hijo  está  sediento  de  almas  que  vayan  a  Él,  que  allí  estará  esperando,  como  esperó  en  el  pozo  de  Jacob,  para  convertirlos  a  todos.Procurad  estar  todos  a  la  derecha  del  Padre;todo  el  que  esté  a  la  izquierda  irá  al  fondo  del  abismo.  No  hagas  caso  de  los  avisos  terrenos  —que  no  te  confundan—,  haz  caso  de  los  avisos  del  Cielo.  ¡Qué  tristeza  siente  el  Padre  de  ver  que  se  condenan  tantas  almas!  Pero  tú,  hija  mía,  estás  haciendo  unamisión  muy  importante.  ¡Cuántas  ovejas  descarriadas  han  vuelto  al  rebaño  de  Jesús!  Sigue  sembrando  rosas  en  el  camino  de  mi  Hijo;  mi  Hijo  está  muy  contento  porque  le  estás  quitando  muchas  espinas,  estás  uniendo  su  rebaño  disperso

Comentarios