¿Someterse al mal por obediencia?



María Ferraz


Qué duda cabe que, el desorden que existe hoy en la Iglesia bajo Bergoglio y ya antes de que el modernismo se saliera con la suya catapultando a un hereje al pontificado, está causada por el silencio e inoperancia de los "buenos". Si todos los obispos y sacerdotes hubieran hecho llegar su protesta a Roma, de que Amoris L, y demás erráticos documentos o declaraciones "papales" o de sus subordinados eran un ataque al Magisterio o incluso a la ley divina, las cosas no habrían llegado tan lejos.  Ahora cada vez será más difícil retornar a la ortodoxia ya que Francisco sigue nombrando a obispos y cardenales que apoyan la comunión a adúlteros y el homosexualismo de modo abierto. La brecha entre los conservadores y los radicales se irá haciendo más profunda hasta que se haga insostenible y cada pastor y laico tenga que tomar un partido u otro. Bergoglio se verá obligado a atajar a los "disidentes" de alguna forma, y ya lo está haciendo, porque sacan a la luz sus malignos propósitos. 

Algunos sacerdotes no sabiendo muy bien qué hacer se cobijan bajo la supuesta obediencia a sus obispos infieles. Pero san Bernardo no pensaba así:  "El que, por obediencia se somete al mal, está adherido a la rebelión contra Dios y no a la sumisión debida a Él".

Y santa Teresa: "Prefiero la Verdad en soledad al error en compañía".

Esta es la hora en la que muchos deben replantearse su catolicidad: siguiendo a un "Papa" que pone en entredicho la fe, o permaneciendo fieles a la doctrina que imperaba antes de que el tsunami bergogliano llegase a Roma. Es imposible adherirse a la herejía y salvarse. 

Hoy, el 101 aniversario de las apariciones de Fátima cabe meditar el mensaje contundente de Nuestra Madre: el Infierno existe y allí van los pecadores que mueren sin arrepentimiento, un golpe a la tesitura de Francisco que "acompaña" a los maltrechos espiritualmente pero no los conduce a la conversión porque él mismo es un pozo ciego que no ve, no oye, ni entiende a Dios.

Rezar es lo que nos queda, rezar y hablar, difundir la doctrina por todos los medios en un mundo en el que los que están en el error están ávidos de sembrarlo y financiarlo, mientras que los buenos se quedan en casa lamentándose de la difícil situación por la que pasa la Iglesia.



Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:


Martes 14 de enero, 2014



Mi queridísima bienamada hija, cuando Mis siervos, Mis seguidores y todos aquellos quienes afirman ser de Mí, dicen que me aman, esto significa dos cosas. Ellos me aman porque aceptan Mi Palabra, y me honran al declarar la Verdad.



Si me amáis, debéis permanecer fieles a Mi Santa Palabra. Esto quiere decir ser obedientes a Mi Palabra en todas las cosas relacionadas a la Verdad. Si váis a declarar la Verdad de Mi Palabra, como Mis sagrados siervos, debéis permanecer obedientes a la Palabra de Dios.



Si Mi Iglesia sostiene la Palabra de Dios, debéis permanecer obedientes a Mi Iglesia. Pero cuando llegue el día en que esos con autoridad en Mi Iglesia no proclamen más la Verdad, entonces debéis seguir siendo obedientes sólo a Mí. Porque Yo Soy la Iglesia. Sin Mí, vuestro Jesús, no hay Iglesia.



Cuando Mi Palabra sea falseada y luego adaptada, ya no será más Mi Palabra. Vosotros sólo podéis ser obedientes a la Verdadera palabra de Dios. Si seguís a una nueva doctrina creada por el hombre - la cual reemplace a Mi Santa Palabra de Mis Iglesias a través del mundo - entonces, aquellos responsables de este sacrilegio Me negaréis. Solo seguid obedientes a aquellos que proclamen la Palabra de Dios, pues si no es Mi Palabra, entonces no es de Dios.



La Palabra de Dios es Sacrosanta. Nunca debe ser cambiada por nadie. La obediencia a Mi Iglesia es importante. La obediencia a la Palabra de Dios es lo que determina si sois un Cristiano. El día que reemplacéis la Palabra de Dios, por un substituto creado por el hombre, será el día que desobedeceráis la Palabra de Dios.



Podéis permanecer unicamente obedientes a Mis Ojos, en Mi Iglesia en la Tierra, si la Verdad es sostenida. Nunca debéis tener miedo de proclamar la Verdad, porque sólo la Verdad os hará libres.



Vuestro Jesús





Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a14-ene-2014-si-mi-iglesia-sostiene-la-palabra-de-dios-debeis-permanecer-obedientes-a-mi-iglesia/