Caritas y los clientes de las prostitutas




María Ferraz

Caritas diocesana de Toledo (España) ha comenzado la campaña: “Sin clientes no hay prostitución”, con otros eslóganes como: "No permitas que te prostituyan". Y asegura que “la prostitución es una de las expresiones  (?) donde más derechos de las mujeres se vulneran"



Ya está bien de exculpar a las mujeres por el hecho de ser mujeres, hagan lo que hagan, por grave y peligroso que esto sea para los individuos y la sociedad. 


La Caritas de la era bergogliana se sube al carro del feminismo irracional y quiere lidiar con la prostitución, no enfrentándose, en primer lugar, al oficio más antiguo del mundo, fuente de adulterios, de enfermedades venéreas, incluso mortales, ruptura de matrimonios etc..  ni llamando al pecado por su nombre, sino desmotivando a los clientes de las prostitutas. (Aunque también es verdad que, sin mucho éxito, en tres años y medio ha logrado apartar de esta plaga a  13 mujeres.)


Pues es como querer eliminar el consumo de droga persiguiendo, no a los traficantes que, no por casualidad son los delincuentes según la ley, sino a los consumidores.  


Drogarse es una transgresión contra el quinto mandamiento, la prostitución contra el sexto, pero para combatirlas efectivamente hay que ir, sobre todo, al origen físico que las causa, erradicando la fuente: muerto el perro se acabó la rabia, dicen. Pues hoy en día las organizaciones de la Iglesia, como sería de esperar, ya no hablan de pecado mortal, ni de Infierno, ni de conversión.


Yo no he entendido nunca eso de ser prostituta. Pienso que existe demanda de otros trabajos para los que no se necesita mucha preparación aunque quizá, para algunas, sean más humillantes que ofrecerse como mercancía a cambio de dinero. 


Los trabajos de limpieza y cocina para los que siempre hay empleadores, por ejemplo, son no sólo dignos, sino imprescindibles, aunque se los haya desprestigiado tildando a las amas de casa de `marujas´. 

Benefician la convivencia y el bienestar de la familia: una casa cuidada y ordenada comunica paz, serenidad y orden mental, y demuestra el grado de preocupación de la madre por los suyos. Además de que, un trabajo santifica en proporción al amor de Dios con que se haga. 

Lo digo porque recuerdo a dos chicas portuguesas que sirvieron en casa de mis padres. Al cabo de unos años me las encontré como prostitutas en un barro bajo de la ciudad. ¿No tenían experiencia como empleadas del hogar? ¿Era sólo una cuestión dinero? No lo sé. Pero lo que está claro es que nadie las obligó a prostituirse, ni tampoco estaban en una situación desesperada.


Los lemas de Caritas son incoherentes y se desvían de la realidad: todos somos libres y elegimos, bien o mal, lo que creemos que nos conviene, incluidas las prostitutas.



Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD revelado a MDM:


Jueves 9 de febrero del 2012

Mi amadísima hija, el hombre debe alejarse del pecado y pronto. Muchísimos pecados hoy día no son más vistos como tales.

Demasiados agravios en contra de Mi Padre son cometidos sin ninguna culpa.

Hijos, deben detenerse. Están destruyendo sus vidas. Satanás me provoca mientras se jacta de aquellas almas que me roba a cada segundo.

Si ustedes vieran las almas, millones de ellas, cayendo dentro del fuego de la eternidad, morirían del impacto.

Cómo Me rompe el corazón presenciar el terror que estas almas, que vivieron en terrible pecado cuando estaban en la Tierra, tienen que sufrir.

Los pecados de los que fueron culpables, no son siempre aquellos que ustedes suponen que son pecado mortal.

Yo hablo de la fornicación, tan fácilmente aceptada en el mundo hoy día, participando y viendo pornografía, prostitución y abuso sexual.

Me refiero al odio por otros, así como quien causa dolor y miseria a los menos afortunados que ellos mismos.

Así, también, es el pecado de la idolatría en donde adoran los bienes materiales sobre todas las cosas, no obstante ellas no son nada más que cenizas.

¿No comprenden que una vez que pecan de esta manera son alejados de Mí cada día? Después se hace muy difícil liberarse de las garras, puestas sobre ustedes por el rey de la oscuridad.

¡Despierten hijos! Estén consientes de la existencia del Infierno y sean muy temerosos de entrar por las puertas de la eterna condenación.

Les digo esto no para asustarlos, sino para asegurar que comprendan que el pecado mortal, les lleva ahí, a menos que regresen a Mí ahora.

La oración y mucha de ella, será necesaria para regresar a Mí, pero escuchen esto: Para aquellos de ustedes que están desesperados, afligidos y se sienten impotentes por el abismo de pecado en el que están, solo pidan y Yo les perdonaré.

Deben mostrar verdadero remordimiento e ir a confesarse ahora. Si no pueden ir a confesarse entonces digan Mi Cruzada de Oración (24) por un período de 7 días consecutivos, para una Indulgencia Plenaria para la absolución:

“Oh Jesús mío, Tú eres la Luz de la Tierra. Eres la Llama que toca todas las almas. Tu Misericordia y Amor no conocen límites. No somos dignos del Sacrificio que hiciste con Tu muerte en la Cruz, sin embargo sabemos que Tu Amor por nosotros es mayor que el amor que tenemos por Ti.

Concédenos, Oh Señor, el don de la humildad, para que así seamos merecedores de Tu Nuevo Reino. Llénanos con el Espíritu Santo, para que así podamos marchar hacia adelante y guiar a Tu ejército para proclamar la Verdad de Tu Santa Palabra y preparar a nuestros hermanos y hermanas para la Gloria de Tu Segunda Venida a la Tierra.

Te honramos.

Te alabamos.

Nos ofrecemos nosotros mismos, nuestras penas, nuestros sufrimientos, como una ofrenda a Ti para la salvación de las almas.

Te amamos Jesús.

Ten Misericordia de todos Tus hijos donde sea que estén. Amén.”



Nunca Me doy por vencido con los pecadores y siento un particular afecto por ellos.

Los amo de una manera muy especial, pero detesto sus pecados.

Ayúdenme a salvarles, hijos. No lo dejen hasta que sea demasiado tarde.

Vuestro amado Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a09-feb-2012-fornicacion-pornografia-y-prostitucion-todos-son-pecados-mortales/