Estrategia para salvar a las familias


Basta mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta de que la familia y el matrimonio están en una grave crisis. El divorcio, la infidelidad, la ruptura y la desintegración familiar – una pandemia – están produciendo efectos devastadores en nuestros niños. Siendo este el caso, ¿qué podemos hacer cada uno de nosotros? Somos discípulos de Cristo y por lo tanto, defensores de la Iglesia doméstica – la familia. 
Lancemos una estrategia y un esfuerzo decido para salvar a nuestros hijos, a nuestros jóvenes y mediante esto, salvar nuestras familias. El pesimismo, el cinismo y el escepticismo no deben arraigar de nuestros corazones, más bien permitamos que florezca abundantemente la confianza y la esperanza en Jesús.  Para Dios no hay imposibles, sí podemos salvar nuestras familias.
 Con frecuencia damos por sentado que nuestra familia está unida y así se mantendrá por siempre. Y confiarse en esta actitud es uno de los grandes errores: si la planta no se riega se muere; lo mismo ocurre con las relaciones familiares, cualquiera que sea (esposos, padres e hijos o familia extendida). Si no trabajamos por nuestro hogar, es probable que llegue la frialdad, la falta de comunicación, el aislamiento y por último la separación.
Por eso caen tan bien estas “vitaminas” para reforzar la familia.  Presento, a continuación, diez sugerencias concretas para ayudar a todos a fortalecer y proteger la célula básica de la sociedad – la familia.  
1. ORACION EN FAMILIA.  Una de las principales causas de peleas, lucha, amargura, frialdad y, finalmente de las separaciones es la falta de oración en la familia. Lo que el oxígeno es para los pulmones, la oración es para el alma. Por ello, la oración debe estar en el centro y en el corazón de la vida familiar. Como dijo el sacerdote Patrick Peyton: “La familia que reza unida permanece unida”.
2. EL PADRE COMO CABEZA DE FAMILIA.  Cuando sea posible el padre debe ser la cabeza de la familia y la madre el corazón mismo. Una familia sin cabeza es un Frankestein; una familia sin corazón está muerta. De este modo, el padre debe ser el “líder espiritual” de la familia, el ‘sacerdote’. Esto significa que el padre debe amar a su mujer e hijos. El mejor ejemplo es San José.
3. PERDON Y MISERICORDIA. En muchas familias, la frialdad, la indiferencia y hasta la amargura impregnan todo el tejido familiar. Una de las razones de esto es la falta de perdón. Los miembros de la familia deben ser misericordiosos y perdonar, no sólo siete veces, sino setenta veces siete, es decir, siempre. Por ello, si uno quiere ser perdonado tiene que perdonar desde su corazón.
 4. PALABRAS GANADORAS Y VICTORIOSA: “LO SIENTO”, “TE PERDONO”. El poeta británico Alexander Pope escribió: “Errar es humano, perdonar es divino”. Los miembros de la familia, cultivando una verdadera humildad de corazón, tienen que aprender a decir estas palabras: “Lo siento”. Y otra igualmente importante: “Te perdono”. Estas palabras dichas a menudo y desde la humildad pueden salvar familias.
 5. ACTITUD DE SERVICIO. Todos y cada uno de los miembros de la familia no tienen que esperar ser servidos sino estar siempre listos para servir al resto de sus familiares. Amor y servicio son realmente sinónimos.
6. DAR LAS GRACIAS.  Es una sola palabra, a veces considerada insignificante, pero es una receta para la familia. Se trata de la palabra “gracias”. San Ignacio de Loyola afirmaba que “la esencia del pecado es la ingratitud”. Cultiva en tu familia una “actitud de gratitud”. 

7. DESCANSAR DE LOS DISPOSITIVOS MOVILES.  Uno de los momentos claves en la vida familiar tiene que ser el tiempo de la comida o la cena. Normalmente es cuando la familia está junta, comparte experiencias, pasa tiempo junta para así crecer en amor unos con otros. Una imagen cómica que refleja la vida real de muchas familias mostraba al padre viendo la televisión, la madre conectada a su tableta, el hijo jugando a un juego de ordenador y la hija adolescente mandando un mensaje con su teléfono móvil. Por ello, a la hora de las comidas y las cenas, no es más que un pequeño rato, no debería haber teléfonos, ni tabletas, ni radio ni televisión. Cada persona tiene un valor infinito y su alma es inmortal. La televisión y los teléfonos pasarán y desaparecerán.
8. APRENDER A ESCUCHAR. Qué difícil es realmente el arte de escuchar, especialmente a los miembros de la familia. El ritmo frenético y las prisas de ir de una actividad a otra marcan a muchas familias. Y así es difícil escuchar a un miembro de la familia que lo necesita o que simplemente quiere hablar. Y otra cosa, nunca se está lo suficientemente ocupado para no poder escuchar a los hijos.
9. CELEBRACION. Jean Vanier, fundador de las comunidades católicas de El Arca, que trabajan con personas discapacitadas, dijo: “¡Las familias están llamadas a celebrar!”. Los cumpleaños, los aniversarios, fiestas como la Navidad y la Pascua y muchas más, son momentos festivos y exuberantes de celebración en el contexto de la familia. Hay que celebrar al otro en la familia”. Para inyectar una buena dosis de alegría en la familia no hay nada mejor que tener el hábito de celebrar.

10. CONSAGRACION A MARIA.  La Santísima Virgen María es un medio eficaz para llegar al Corazón de Jesús. La preparación y la consagración a la Virgen de toda la familia puede producir abundantes frutos, tales como paz, alegría, amor, felicidad, comprensión, paciencia, pureza, mansedumbre, amabilidad.
El padre Ed Broom, OMV (Oblato de la Virgen María)

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD revelado a MDM:


Domingo 21 de septiembre de 2014

Mi muy querida bienamada hija, Mi Corazón pertenece a todas las familias y es Mi Deseo el de bendecir a cada familia, pequeña, mediana o grande en este momento. Cuando el amor está presente en las familias, esto significa que el poder de Dios se mantiene, porque todos Sus hijos le pertenecen. Fue Él quien creó a cada uno de ellos.

Dios preserva Su Amor al hombre a través de la unidad de la familia, porque es dentro de tales circunstancias, que Su Amor florece de forma natural. El amor contenido dentro de las familias que están unidas, otorga grandes gracias porque el amor de los miembros de la familia por el otro es uno de los más grandes Regalos de Dios. Dios usa el amor en la familia para desplegar sus alas, de modo que cada miembro de una amorosa familia le ayudará a difundir este amor, adonde quiera que vayan. Del mismo modo, cuando la unidad de la familia se rompe, esto tendrá un impacto directo en vuestra comunidad, vuestra sociedad y en vuestras naciones.

Cuando Dios creó a Adán y Eva, Él deseó una familia Propia, sobre la cual Él prodigó todo. Él siempre se esmera en proteger a las familias, porque este es el lugar donde el amor fué descubierto al principio por el hombre mortal. Cuando el amor florece en las familias, así también florecerá en esas naciones. Debido a que el amor por el otro evoluciona desde la familia, es precisamente por esta razón, que es atacada por Satanás. Satanás usará toda influencia que pueda para infestar a las personas de manera que justifiquen cualquier razón para romper la unidad familiar. Evitará que las familias se formen y tratará de evitar que se reúnan, si esto último es la Voluntad de Dios.

La familia, nacida del amor de Dios, siempre será atacada por el maligno. Para proteger a vuestra familia del mal por favor rezad esta Cruzada de Oración.

Cruzada de Oración (167) Proteger a mi familia

Oh Dios, mi Padre Eterno, a través de la gracia de Tu Hijo amado, Jesucristo, por favor protege a mi familia contra el mal, en todo momento.

Danos la fuerza para elevarnos por encima de la intención del maligno y para permanecer unidos en nuestro amor a Ti y a los demás.

Sostennos a través de cada prueba y sufrimiento que podamos padecer y mantén vivo el amor que nos tenemos el uno al otro para que estemos en unión con Jesús.

Bendice nuestras familias y danos el Don del Amor, incluso en tiempos de conflicto.

Fortalece nuestro amor, para que podamos compartir la alegría de nuestra familia con los demás de modo que Tu Amor pueda ser compartido con todo el mundo.

Amén

Recordad que Dios creó a cada uno de vosotros a Su Semejanza para que Él pudiera crear la familia perfecta. Sed agradecidos por vuestras familias ya que es uno de los mayores Dones que Él ha derramado sobre la raza humana. Cuando el sufrimiento en esta tierra llegue a su fin, y cuando se borre el odio, Dios unirá a la humanidad como una en Él. Vosotros seréis íntegros nuevamente y Su Familia tendrá la Vida Eterna.

Vuestro Jesús


Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a021-sep-2014-dios-preserva-su-amor-al-hombre-a-traves-de-la-unidad-de-la-familia/