Una carta de lo alto



Jane era una joven tan dulce como encantadora. Siendo la hija de un príncipe, todo el mundo se rendía ante ella.

A una edad temprana, Jane eligió el camino menos transitado, el de darle la vida a su Salvador. Con la bendición de sus padres entró en un monasterio, no muy lejos de su hogar ancestral. Tristemente, la disciplina de este monasterio fue tan relajada que, aunque era una joven de buenas intenciones, avanzó poco en virtud.

Pero su Esposo Divino cuidó de Jane y le envió una bendición en forma de un santo confesor. Este devoto hombre de Dios reconoció la difícil situación de Jane -aunque ella misma no lo hizo- y con toda serieidad imploró que rezara un rosario todos los días. Con un entusiasmo juvenil, Jane tomó en serio el consejo de su confesor y comenzó a rezar el Rosario, pensando todos los días sobre los misterios mientras rezaba. Esta simple devoción la hizo cambiar tanto que ella fue un ejemplo para todas.

Desafortunadamente, su fervor pellizcó las conciencias de aquellas que disfrutaban de la laxitud permitida en el monasterio. La otra religiosa, la atacó por todos lados, para inducirla a abandonar su recién comenzado modo de vida.

Un día, mientras ella estaba repitiendo el Rosario, y rezando a la Madre María para que la ayudara en esta persecución, ella vio caer una carta desde arriba. El papel era de un blanco puro, casi sedoso al tacto. La escritura fluía a lo largo de la página como si estuviera bailando la danza más elegante. En el exterior aparecían estas palabras: "María, madre de Dios, a su hija Jane, te saluda"; y dentro de:

"Mi querida niña, sigue diciendo mi Rosario, retírate de la conversación con aquellas que no te ayudan a vivir bien, ten cuidado con la holgazanería y la vanidad, saca de tu celda dos cosas superfluas, y seré tu protectora con Dios".

La joven monja mantuvo su carta cerca y la leyó a menudo. Más importante aún, ella siguió el amable consejo de su madre al pie de la letra y siguió resistiendo la persecución. No es poca cosa permanecer cerca de Nuestra Señora mientras se está privado del compañerismo humano, pero Jane hizo todo lo que estuvo a su alcance para complacer a su "protectora".

No pasó mucho tiempo antes de que el abad de ese monasterio hiciera una visita. Al ver la falta de disciplina y virtud entre la mayoría de las monjas, intentó reformarlo, pero no tuvo éxito. Un día, para su horror, vio a un gran número de demonios entrar en las celdas de todas las monjas, excepto el de Jane. Acercándose a la celda el abad se encontró con Jane arrodillada frente a una imagen de Nuestra Señora. De un vistazo, el abad pudo ver a la misma madre celestial desterrando a los demonios de la celda de Jane.

Silenciosamente se retiró y entró a los jardines para orar para recibir guía. Después de un tiempo, llamó a la joven monja a su lado y le hizo las preguntas más generales sobre su vida en el monasterio y sus prácticas religiosas. Cuando supo de ella acerca de la devoción del Rosario que practicaba, y la carta que recibió de arriba, todo quedó claro. ¡Ahora tenía un medio seguro de reforma para todo el monasterio! Él ordenó a todos los demás que lo repitieran, y se relata que este monasterio pronto se convirtió en un paraíso bajo la dulce mirada de su protectora.


De las Glorias de María, por San Alfonso María de Ligorio.

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Santísima Virgen María:


Sábado 25 de junio de 2011

Mi niña, siempre mantente concentrada en mi Hijo porque Él necesita tu atención. Debes poner toda tu confianza en Él y nunca dejar que nadie aparte tus ojos de Él.

Él, mi niña, te ha elegido como una de los importantes mensajeros para estos tiempos, para que las almas perdidas sean salvadas. Di a la gente que rece mi Santo Rosario, aún los no católicos, ya que este es el arma más grande contra la influencia del engañador, que gime de dolor cuando Este es dicho. Su poder es debilitado cuando mis hijos dicen esta oración. Entre más recen mis niños el Santo Rosario, más almas pueden ser salvadas.

Tú, mi niña, tienes una misión muy difícil, mucho más ardua que la de cualquiera de los profetas en la historia. Esto es debido a la oscuridad del espíritu en el mundo. Nunca antes ha descendido tal oscuridad, en donde mis hijos le dan la espalda a mi Hijo. Aquel Quien sufrió una terrible muerte para salvarlos. Sin embargo, no solo han olvidado esto, sino que eligen negar Su propia Existencia.

La oración a mí, su Bendita Madre, hiere al maligno que se encoge y pierde su poder cuando mi Rosario es recitado. Esta es el arma que se me ha dado, para así yo poder ayudar a salvar a las almas perdidas, antes de que aplaste la cabeza de la serpiente, por fin. Nunca subestimen el poder del Rosario, porque incluso un solo grupo de personas dedicadas a la devoción regular de mi Santo Rosario, puede salvar a su nación.

Di a mis hijos que tengan cuidado cuando dan la espalda a la oración, porque cuando lo hacen, se están dejando a sí mismos abiertos de par en par para que el engañador los atrape por medio de su encantador, pero peligroso sendero hacia la oscuridad. Traigan a mis hijos a la Luz propagando la devoción a mi Santísimo Rosario.

Su amada Madre

María Reina de la Paz



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/jun-025-2011-la-virgen-maria-satanas-pierde-su-poder-cuando-se-recita-mi-rosario/