Bergoglio, las mujeres y la ecología radical




María Ferraz


La obsesión izquierdista de empoderar a las mujeres, a mi modo de ver, busca romper el equilibrio varón-mujer puesto por el Creador, expresado en el Génesis bíblico, con las funciones específicas de cada sexo, trastocando la ley natural al elevar a la mujer por encima del varón.

Pues de esa complementariedad sexual surge la familia humana, base para la óptima convivencia social y el hogar adecuado para que en él crezcan los hijos de Dios.

Las metas masónicas persiguen invertir todos los términos, desde la realidad de la sexualidad a los demás aspectos humanos, sobre todo, los mandamientos de la ley de Dios sustituyéndolos por los mandamientos de los ángeles caídos, esto es, por la rebelión. Directrices que quieren seducirnos con una vida placentera y de libertinaje pero que acaba en la infelicidad y en el abismo infernal. Por eso su inverosímil interés en legalizar el divorcio, la anticoncepción, el amor libre y demás aberraciones que crean confusión de "género" con las que se nos adoctrina desde el parvulario.


Y Bergoglio, al servicio de los amos del mundo, defiende o reprime con todas sus fuerzas aunque taimadamente, haciéndolos pasar sin ruborizarse, por la voluntad de Dios, asuntos (como el ambientalismo, la inmigración, las emisiones de CO2, las políticas y economías comunistoides...) que no le son propios, sino de la profesión política y no del supuesto vicecristo, pero que solícitamente impulsa porque ellos saben que sólo el "Papa" puede dar la fuerza moral que convenza al mundo.


Y así, también destaca con frenesí el papel actual de la mujer en la Iglesia nombrando a éstas aquí y allá para cubrir esas cuotas tan de moda en el ámbito progresista, como si el hecho de nacer con dos cromosomas iguales nos constituyera en el colectivo más marginado, en unas estúpidas que no sabemos defendernos ni dar razón de nuestra valía y a quienes Bergoglio socorre con prontitud, quizá para mañana abrir la puerta, no sólo a las diaconisas sino al presbiterado femenino.


Pero cuando Bergoglio conjura con la ecología y las mujeres, es todavía más preocupante, por lo que esta alianza tiene de poder transformador. La Madre Tierra, la diosa pagana Gaia y demás parafernalia gnóstica de la Nueva Era, es el esqueleto de la futura religión mundial. ¿Recordamos a Katy Perry fotografiada en una sesión de brujería wiccana, y que fue al Vaticano a convencernos de la bondad de la meditación trascendental? ¿Y de los regalos New Age que se dieron a los participantes de la conferencia vaticana?¿De los honores a las abortistas Plumen y Bonino?






Y así de la entrevista de dos mujeres ecologistas con Francisco* surgen cosas como: la importancia de promover la paz no sólo entre grupos humanos, sino también con la naturaleza, "balance, equilibrio en los ecosistemas", la creación de "Parques de la Paz". 


Pero ya sabemos lo que quiere decir: alineándose con los defensores del cambio climático, se ha de reducir la población humana para hacer sitio y no molestar a los animalitos y demás especies, porque el CO2 antropogénico es el peor de los venenos.

Y así la inversión de la Verdad se estructura bajo un buen propósito: el hombre debe someterse a la Creación, no la Creación al hombre



                                         ***********************************

*Hasta que no exista un verdadero balance entre las especies y un equilibrio en el ecosistema, las comunidades humanas no alcanzarán una existencia pacífica y saludable 

Religión Digital. 

El Papa Francisco recibió en audiencia a la líder conservacionista Kristine McDivitt Tompkins , quien encabeza un programa de preservación de áreas terrestres y marinas en Chile y Argentina.

La presidenta de Tompkins Conservation fue invitada a una audiencia privada con Su Santidad para dialogar sobre su labor yy respecto a estrategias para generar desarrollo económico y prosperidad en comunidades locales a partir del turismo.

De acuerdo con un comunicado de prensa, la viuda del filántropo Douglas Tompkins , ambos creadores de áreas de parques naturales en Chile, intercambió con el obispo de Roma acerca de la importancia de promover la paz no solo entre grupos humanos, sino también con la naturaleza.

La fuente indicó que en el encuentro en el Vaticano, se habló del valor intrínseco de toda vida (por supuesto hay que poner a estudio la del hombre, de la superpoblación, mantra que crea metas anti natalistas)

Hasta que no exista un verdadero balance entre las especies y un equilibrio en el ecosistema, las comunidades humanas no alcanzarán una existencia pacífica y saludable, coincidieron.

Al mismo tiempo, el Santo Padre conoció los programas de Tompkins Conservation en lo terrestre y marino en Chile y Argentina, en la restauración de ecosistemas, y en la reintroducción de especies extintas localmente.

Igualmente, del fomento del desarrollo económico de las comunidades aledañas a las zonas de conservación.

En la audiencia también se discutió la importancia de la creación de Parques de la Paz , de acuerdo con los valores de la encíclica Laudato si' de 2015 sobre el cuidado de la tierra.

"Los equipos de Chile, Argentina y EE.UU. estamos agradecidos y honrados por la oportunidad de reunirnos con su Santidad y conversar sobre la importancia de la protección del medio ambiente", dijo Carolina Morgado, directora Ejecutiva de Tompkins Conservation Chile.


Comentarios