Mensajes de El Escorial




LUZ  AMPARO:

Veo  al  Señor;  ya  no  lleva  la  Cruz,  va  entre  mucha  gente,  hay  muchísima  gente,  va  tropezando,  le  van  empujando.  Veo  cómo  una  mujer  sale  de  entre  toda  la  gente,coge  un  paño,  se  lo  da  al  Señor,  que  tiene  la  cara  toda  ensangrentada;  el  Señor  se  limpia  toda  la  cara  con  ese  paño;  se  ha  secado  toda  la  cara,  se  lo  devuelve  otra  vez  a  esa  señora.  Ella  lo  coge  y  se  lo  guarda.

Todos  lanzan  muchos  gritos:  «¡Vaya  un  Rey  cobarde!  Pídele  a  tu  Padre  que  te  salve».  Le  insultan,  le  dicen  palabras  muy  feas.  Hay  muchas  mujeres  que  sacan  a  niños  hacia  donde  va  el  Señor;  el  Señor  les  pone  la  mano  a  los  niños  por  encima  la  cabeza;  a  algunos  de  ellos  los  aprieta  contra  su...,  así  contra  un  lado.  La  gente  se  pone  en  medio  del  camino,  no  dejan  pasar  al  Señor;  entonces  los  verdugos  empujan  a  la  gente;  empiezan  a  darle  empujones  otra  vez  al  Señor.  El  Señor  las  mira  a  todas  y  les  hace  con  la  mano  la  señal  de  la  cruz;  entonces  uno  le  da  en  una  mano,  en  la  mano  con  un  palo.Al  Señor  le  vuelven  a  empujar  y  le  tiran,  le  vuelven  a  dar  patadas,  unos  por  un  lado,  otros  por  otro.  

Los  oigo  que  dicen  unas  palabras  que  no  lo  entiendo.  Señor,  dímelo  que  lo  entienda;  ¡ay,  que  yo  no  entiendo  lo  que  están  diciendo!Ahora  el  Señor  está  sentado  en  una  roca  grande,  una  piedra.  El  Señor  mira  para  arriba,  al  cielo,  y  le  implora  a  su  Padre  y  le  dice:  «¡Padre  mío,  Padre  mío!».  Luego  mira  a  toda  la  gente  que  está  allí;  mira  a  todos  con  una  mirada  de  pena.  Otra  vez  vuelve  a  mirar  para  el  cielo,  y  le  dice:  «¡Ayúdame!».Entonces  se  empiezan  a  reír  de  Él  y  le  dicen:  «Mírale,  el  de  los  milagros,  y  pide  ayuda;  haz  un  milagro  y  te  dejaremos  libre».  El  Señor  no  les  dice  nada.Van  cuatro  soldados,  los  mismos  verdugos  que  le  han  estado  dando;  le  tiran  de  la  ropa,  le  dan  unos  tirones...,  se  le  arranca  la  carne;  tiene  la  espalda  que  le  faltan  los  pedazos...Ahora  le  quitan  la  corona  de  espinas  de  un  tirón.  Le  vuelven  a  poner  otra  vez  una...  una  ropa  de  color  blanco...  

Le  ponen  la  corona  y  la  empujan  para  abajo  con  fuerza;  le  empieza  otra  vez  a  correr  la  sangre  por  toda  la  cara...  ¡Ay,  Dios  mío!  ¡Ay!  La  ropa  la  tiene  mojada  de  sangre  otra  vez.Le  han  empujado  otra  vez,  otra  vez.  El  Señor  va  fatigado,  no  puede  más;  va  cuesta  arriba,  tropezando  con  las  piedras.  Llegan  arriba,  al  monte;  allí  tienen  la  Cruz  extendida  en  el  suelo.  No  es  una  cruz  como  la  que  vemos  nosotros;  tiene  los  palos  para  arriba,  dos  palos.   Le  mandan  al  Señor  que  se  tienda  sobre  la  Cruz;  el  Señor  mira  para  el  cielo;  le  caen  lágrimas  de  los  ojos,  como  sangre.  Le  atan  con  unas  cuerdas  a  la  madera.Ahora  le  clavan  la  mano  derecha;  empiezan  a  estirarle  el  brazo  izquierdo,pero  el  palo  es  más  largo  que  el  brazo  y  no  le  llega  a  donde  han  hecho  el  agujero.  Coge  uno  de  los  verdugos  y  se  pone  encima  del  Señor,  le  aprieta,  le  aprieta,  le  tiran  del  brazo  fuertemente;  el  Señor  se  retuerce  de  dolores.  El  del  lado  izquierdo  empieza  a  tirar  otra  vez  del  brazo.  ¡Ay,  Dios  mío!  Cuando  le  están  clavando  se  oyen  los  ruidos  de  los  martillazos,  brota  

sangre  de  las  manos.  ¡Ay!  Se  retuerce  el  Señor  de  los  dolores;  el  Señor  dobla  las  piernas,  se  retuerce  para  un  lado  y  para  otro;  le  estiran  otra  vez  las  piernas  con  cuerdas,  yle  atan  la  cintura  yaprietan.  Los  pies  se  los  atan  con  una  cuerda  a  la  madera.  Empieza  de  nuevo  a  sentir  los  martillazos  en  los  pies.  El  Señor  mira  para  arriba,  para  el  cielo;  toda  la  cara  la  tiene  ensangrentada.  El  Señor  está  hablando  y  mira  para  el  cielo  y  pide  a  su  Padre  que  le  ayude.¡Ay,  Dios  mío,  esto  es  horrible,  esto  es  horrible!  ¡Ay...!  ¡Ay,  Señor!

EL  SEÑOR:Sí,  hija  mía,  este  tormento  que  tú  sientes  es  el  que  siento  yo  todos  los  días  por  esas  almas  que  me  ofenden  con  tantos  pecados  de  impurezas.  ¡Y  cómo  profanan  mi  Cuerpo!  Esto  lo  hacen  diariamente.  Me  clavan  todos  los  días.  Por  eso  te  pido,  hija  mía,  que  seas  víctima  de  mi  Pasión,  porque  yo  acepté  con  resignación  la  última  voluntad  de  mi  Padre,  que  era  sufrir,  sufrir  hasta  el  fin.  

Y  todo  lo  hice  para  borrar  el  pecado  de  todos  los  pecadores,  para  que  todos  pudiesen  alcanzar  mi  Reino;  pero  no  tienen  corazón,  son  crueles,  están  cometiendo  ofensas  constantemente,  agraviando  nuestros  Corazones,  el  de  mi  Madre  purísima  y  el  mío.  Date  cuenta  que  si  me  quieres  dar  gloria, hija mía, y quieres que se salven tantas almas, deja que haga de ti lo que quiera, y abandónate en mi amor.Sé humilde, no contestes nunca con soberbia, contesta con humildad a cualquier humillación; sé humilde, porque con la humildad se consigue todo; date cuenta que con humildad puedes ayudar a salvar muchas almas. Ofrece todo estos días en que tanto se ofende; quiero que seas como aquel buen hombre que me ayudó a llevar la Cruz, que era un gran pecador; pero, ¡con qué amor me ayudó a llevar esa Cruz, esa Cruz de amor!Tú me consolarás, hija mía, y los dos sufriremos con esa Cruz. 

Date cuenta cuánto ofende la Humanidad a nuestros Corazones. Sufre, ofrece todo con amor por la salvación de esas almas, porque esas almas me crucifican de nuevo; mi Corazón es un abismo de dolor; esas almas ingratas me pisotean, me desprecian, no se dan cuenta que ellas solas se van marcando el camino de su condenación. Por eso, hija mía, tu sacrificio y el de muchas almas escogidas, y la oración, es la salvación de las almas y la salvación del mundo entero. No te asombres, hija mía, hay muchos pecadores, pero también hay muchas almas buenas que aman a su Creador y Redentor.Ya sé que se pierden muchas almas, ¡qué tristeza tan grande! 

Pero por ello no disminuye mi amor hacia ellas; todas esas almas que me aman pueden reparar las ofensas de tantos y tantos pecadores que me están ofendiendo y consolar la amargura de este Corazón y del Corazón de mi purísima Madre, que está traspasado con esa espada de dolor. ¡Me pesa tanto la cruz!... 

Por eso vengo a que me ayudes, y quisiera repartir esta cruz entre tantas almas escogidas. Una parte de mi pesoy un poquito de mi agonía en cada alma querida, hasta tal punto que mi Corazón se regocije de amor hacia todos ellos. Ya que estas almas ofenden tanto, vosotros, almas escogidas, no pisoteéis a la Divina Majestad de Dios, la Sangre de su Hijo; ayudadle a descargarse esa Cruz que lleva tan pesada.Te sigo repitiendo, hija mía: sé humilde; recibe con amor todas las blasfemias, todas las calumnias.

Adiós, hija. Toma mi santa bendición



8-1-1982
[1]
Se desconoce si existe grabación en audio de este mensaje.
Cf. o. c., nº 1,
p. 41.
8
-
I
-
1982
MENSAJE DEL DÍA 8 DE ENERO DE 1982

Comentarios