Protestante se convierte por medio de Junípero Serra


En septiembre, traje la estatua de Nuestra Señora de Fátima a la casa del Sr. John Black y su familia en Kings City, California. John compartió conmigo la historia de su conversión del protestantismo: hace trece años visitaba una de las 21 misiones españolas en California (aunque estos son lugares sagrados, también sirven como atracciones turísticas).

"¿Quién es este Junipero Serra?", preguntó, mientras el guía turístico compartía la historia de la misión. "Bien", respondió el guía, "¡estás de pie encima de su tumba!" Sorprendido, John miró hacia abajo y leyó la inscripción en la piedra. Efectivamente, el Beato Padre Junípero Serra fue enterrado allí mismo. "Me quedé petrificado", John me dijo, "tenía que aprender más sobre este hombre y sobre las misiones". Mientras más estudiaba al Beato Serra, el fundador de las primeras nueve misiones, más se impresionaba y decidió viajar a pie a las 21 misiones.

Con la bendición de su esposa, que ahora se quedó en casa con sus dos hijos pequeños, John se fue a su expedición en solitario, llevándose consigo una mochila, la biblia y poco dinero. Me dijo que cada misión que visitaba sentía la presencia de alguien que lo recibía, incluso si la misión estaba vacía. Sintió que este ambiente en las misiones era muy sereno y edificante, y comenzó a darse cuenta de que era la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento lo que lo hacía sentir como en casa.

En un momento, John tuvo un colapso por agotamiento cerca de una misión dirigida por franciscanos, que amablemente lo recibieron para la noche. Antes de irse al día siguiente, uno de los frailes le regaló una reliquia de primera clase de Serra. Como era protestante, John no sabía qué era una reliquia, pero no quería parecer grosero, y la aceptó. Poco después de dejar a los franciscanos, John se perdió en el desierto en el medio de la noche. A través de su agotamiento y miedo oyó una voz que decía: "Ayudemos a John". Tenía la clara sensación de que el Beato Serra lo guiaba, y reunió la fuerza y el coraje para continuar. Unas seis horas más tarde, tropezó con la siguiente misión. "Fue una especie de milagro", dijo, "¡estaba realmente perdido!"

Durante su viaje, John lentamente se dio cuenta. "Sé lo que quieres de mí, Dios", pensó para sí mismo un día, "que me haga católico". ¡De eso se trata todo esto! "Sin embargo, todavía tenía muchas preguntas sobre aspectos del catolicismo que rechazados por su fe protestante, principalmente acerca de la Santísima Madre. Sin embargo, a partir de ese momento recibió respuestas a todas sus preguntas, especialmente sus reservas sobre la devoción a María: creía que una vez más el beato Serra le estaba respondiendo.

Con la ayuda del Beato Serra, un problema tras otro se resolviían en la soledad de sus viajes. Para cuando John llegó a la misión final, decidió convertirse al catolicismo. "Me di cuenta de que al tener devoción por María, amas a Nuestro Señor aún más", me dijo.

John regresó a casa, lleno de celo y entusiasmo por su nueva fe. Compartió sus experiencias asombrosas con su esposa, y ella también se convirtió. "Me siento como en casa en la iglesia católica", dijo John, "y nunca he amado a Nuestro Señor Jesucristo más de lo que lo hago ahora".

por Joseph Ferrara

Comentarios