Un mensaje de texto, un rosario, y un aborto que no se realizó




Ella casi abortó a su bebé. Pero un rosario rosa y un mensaje de texto inesperado la detuvieron

LONDRES, 5 de julio de 2018 (LifeSiteNews) - En un día de invierno de 2009, una joven rumana caminaba por una calle de Londres camino a un centro de abortos.

Ella estaba de ocho semanas de embarazo.

El 3 de octubre, ella descubrió que estaba embarazada. Llamó por teléfono al padre de la niña, la respuesta de su novio entonces fue inmediata: "Tienes que tener un aborto". Pero ella no quería. Instintivamente, supo que estaba mal y deseaba continuar con su embarazo.

Él la presionó aún más: "¿Vas a ser un padre para el niño?" Ella estaba confundida. Luego le dijo algo que ella no sabía: "No puedo tener otro hijo". Con esta nueva información, la mujer embarazada supo que estaba sola, en más de un sentido. Y luego, cuando se dio cuenta de que iba a continuar con el embarazo, él comenzó a reírse burlonamente

Unas semanas más tarde, el mismo novio reapareció en la vida de la mujer, esta vez con su primo. Juntos intentaron presionar a la mujer para que abortara.

Aún así, la mujer persistió en su deseo de tener el bebé.

En ese momento ella había estado trabajando como niñera en Londres. Hasta entonces, sus empleadores estaban felices con su trabajo. La habían hecho parte de su familia. Ella tenía un trabajo, dinero y alojamiento. Todo eso cambió cuando les dijo que estaba embarazada. Le pidieron que se fuera de inmediato. Además de estar embarazada, ahora estaba desempleada y sin hogar en un país extranjero.

Ella llamó a sus padres en Rumania. Su madre le dijo que abortara.

Ahora ella estaba desesperada, cada vez más. Frenéticamente, buscó ayuda, cualquier ayuda, práctica, emocional, cualquier cosa, pero solo encontró indiferencia. Estaba claro que estaba sola y que todos a su alrededor apuntaban a una sola solución. A regañadientes, ella comenzó a escuchar ese consejo. Al final, ella decidió abortar.

Entonces, ese día de invierno, fue una figura solitaria la que llegó a un centro de abortos en el centro de Londres. Cuando se acercó al lugar, comenzó a llorar. Y, sin embargo, dentro de su cabeza parecían haber dos voces que competían entre sí, una que le decía que detuviera el aborto, y otra que siguiera.

Finalmente, el nombre de la calle que había estado buscando apareció a la vista. Cuando se acercó a la entrada del centro de abortos, una mujer se le acercó. Ella le tendió un folleto con la imagen de un bebé en el útero. La mujer rumana reconoció la imagen instantáneamente porque había ido a escanearse unas semanas antes. Entonces, ella había visto con deleite las imágenes en la pantalla de su propio bebé . Se volvió hacia la extraña que tenía a su lado y que todavía sostenía la fotografía.

"¿Me puedes ayudar?"

La mujer que estaba frente a ella respondió: "Sí, puedo ayudarte". Las dos comenzaron a intercambiar cierta información, incluidos los números de teléfono.

En ese momento, la puerta del centro de abortos se abrió. Un empleado del centro se quedó mirando a las dos mujeres hablando. Al reconocer a la mujer que sostenía el folleto, el empleado se enojó.

La extraña que se había ofrecido a ayudar era una mujer mayor. Continuó mirando directamente a la mujer rumana, antes de sacar algo del bolsillo y entregárselo a la mujer. Era un rosario de plástico rosa. La mujer más joven lo tomó. Y, mientras lo hacía, se volvió hacia el abortista en la puerta y dijo: "pueden ayudarme". Y con eso, se fue agarrando el rosario recientemente recibido acompañado por una mujer que acababa de conocer.

Sin embargo, ese no fue el final del asunto. Días después, la rumana regresaría al mismo lugar.

El consejo y las promesas de ayuda parecían demasiado buenas para ser verdad para la embarazada rumana. Las voces en su cabeza seguían diciéndole esto, y más ahora que "el tiempo corría", si no seguía adelante con el aborto pronto tendría que quedarse con el bebé. Entonces, días más tarde, regresó al centro de abortos.

La misma mujer que le había dado el rosario estaba nuevamente afuera. Esta vez, la rumana pasó directamente al centro

Dentro del centro de aborto, ahora solo recuerda dos emociones: miedo y tensión. 


También recordó una sensación de desasosiego desde el momento en que se encontró allí. Era como si las paredes del centro se estuvieran cerrando sobre ella, asfixiándola, aplastando la vida dentro de ella.

Una recepcionista del centro desinteresada le dio un formulario para llenar, y luego la envió a una sucia sala de espera.

Mientras estaba sentada allí, su teléfono se iluminó inesperadamente. Había un mensaje:

"Te podemos ayudar. Te podemos ayudar hoy. Podemos ayudarte ahora ".

La mujer rumana sabía de dónde había venido este mensaje. En ese momento, supo que la mujer mayor aún estaba afuera. Ella estaba esperando para ayudarla, y a su hijo por nacer. Inmediatamente, la mujer embarazada se levantó para irse. Sin embargo, un empleado del centro la había estado mirando. Cuando la rumana se iba a ir, la abortista la agarró del brazo. Con una mirada extraña en sus ojos, la empleada del centro comenzó a contarle todas las razones por las que debía abortar, una y otra vez, con insistencia y persistencia.

Este momento cambió todo para ella. Se quedó allí mirando al rostro de la mujer, que la insistía a matar a su bebé; en cambio, pensó en la mujer que estaba afuera deseando cuidar de ella y del niño que llevaba en su vientre.
Y sintió una ola de repugnancia cuando volvió a mirar el rostro contorsionado que tenía ante ella. Sintiendo solo disgusto, lentamente retiró la mano que la agarraba, y luego, tan rápido como pudo, huyó del centro y de toda la oscuridad sin esperanza envuelta allí.

A la rumana se le buscó un lugar para vivir; ella fue asistida financieramente; se le brindó apoyo para asistir a varias citas médicas; la ayudaron emocional y prácticamente durante todo el embarazo hasta que, algunos meses después, en un hospital de Londres, nació su hija 
***


Lo que acabas de leer es la historia de Alina Dulgheriu. La organización que la ayudó y por la que siempre estará agradecida es la organización benéfica pro-vida Good Counsel Network.

(...)
Pero el Tribunal Superior de Londres decidió sobre el desafío legal que Alina había presentado. Ella y otras personas como ella no podrán continuar ofreciendo ayuda a las madres embarazadas. Toda la fuerza de la ley debe ser usada para evitar que lo hagan. De todos modos, Alina está decidida a continuar en su lucha por el bienestar de esas mujeres embarazadas y los niños que llevan en sus vientres.

Alina ahora es una defensora apasionada y defensora del niño por nacer. Sus experiencias personales la han hecho así. Lo que la hace única es que sabe exactamente cómo se sienten las mujeres al ingresar a esos lugares. Ella conoce la oscuridad que impregna sus vidas, la presión del exterior y el odio a sí mismas . 

Y, mientras lo hace, lleva un objeto con ella, que se ha vuelto más precioso a medida que pasan los años desde que se lo regalaron en un sombrío día de invierno fuera de un centro de abortos, a saber, un rosario de plástico rosa.

Nota del editor: Alina Dulgheriu ha lanzado una campaña de crowdfunding para recaudar £ 50,000  https://www.gofundme.com/alinalegalfund

para financiar un desafío legal en curso contra las "zonas de amortiguación" que impide que gente pro vida ayude o convenza a las mujeres que van a abortar que desistan, en las proximidades de abortorios.

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:


Martes 16 de diciembre del 2010



Escribe esto, hija Mía. Dar muerte a víctimas inocentes es uno de los más graves pecados que el hombre puede infligir a su hermano. Éste es el más grave pecado de la carne y me causa un profundo dolor. La falta de respeto que tiene el hombre de hoy por la vida humana es cada vez más evidente en el mundo.



La vida es un precioso don de Dios. Ningún hombre tiene el derecho de quitar la vida a otro. Ningún hombre tiene el derecho de quitar la vida a un niño que aún no ha tomado su primer aliento en el momento de nacer. Este crimen es atroz e imperdonable. Todas las almas provienen de Mi Padre Eterno y son creadas en el momento de la concepción. Los niños pequeños, almas inocentes, están siendo asesinados por las mismas personas que los deberían criar, sus propias madres, que son responsables de que se les niegue el derecho a nacer.



¿Por qué Mis hijos retroceden y no hacen nada? En el nombre de la libertad estos pequeños ángeles del Reino de Mi Padre están siendo eliminados de esta tierra antes de que haya pasado el tiempo que se les asignó como hijos de Dios. ¿Es que esas mujeres no entienden que las vidas a las que dan tan poco valor son de Dios? Esos niños sufren. Soportan un dolor agonizante durante su asesinato. Y eso es justificado por los gobiernos, la profesión médica y las familias de estas mujeres. ¿No sienten remordimiento en sus almas?



¿No se dan cuenta de que su atroz acto no es diferente a aquél en que el hombre asesina al hombre?



De hecho, es aún mayor pecado, pues esos niños están indefensos. Estas mujeres deben pedir misericordia si son culpables. O pedirme orientación si están considerando el aborto. De cualquier modo, deben ser juzgadas por su pecado. Los pecados de la carne son los más ofensivos a los ojos de Mi Padre. No hay ninguna justificación para asesinar a un semejante que sea aceptable para Mí o para Mi Padre Eterno.



Despertad, hijos Míos, y entended que quitar la vida llevará a los perpetradores al fuego eterno del Infierno. No habrá retorno de ese abismo lleno de demonios. Esos mismos demonios que por el trabajo del Seductor, Satanás, convencen al asesino o asesina ¡de que lo que está haciendo es correcto! Por ejemplo, él convencerá astutamente a las madres de que ellas están tomando la “decisión correcta”. Usando cualquier truco asociado con el razonamiento humano, él hará a la persona justificar el acto incluso si está equivocado. Él mentirá diciendo que el asesino tiene sus propios derechos. Que debe mirar primero por sus propios intereses. En nombre de los derechos humanos, se aduce la mentira de que los derechos de una madre y la libertad de escoger vivir la vida como ella quiera es algo digno de admirar. Por esta mentira, ella se convencerá de que es correcto asesinar a su hijo.



Por favor, comprended que la escalada del genocidio en el mundo fue predicha. Ésta es una de las muchas señales de las que se habla en relación al Fin de los Tiempos.



Ahora, deteneos todos. Escuchad. El asesinato es una ofensa muy seria. Cometedlo y no seréis salvados. No hay vuelta atrás. Arrepentíos aquéllos de vosotros que hayáis cometido este terrible pecado. Pedid perdón ya. Yo, mediante Mi misericordia, escucharé vuestras oraciones. Vosotros podéis ser salvados, y lo seréis, si realmente estáis arrepentidos de vuestro grave pecado. Yo escucharé. Yo perdonaré. Pero el tiempo no está de vuestro lado.



Vosotros creyentes, rezad mucho por estos hijos Míos que vagan perdidos, que han sido desorientados por el Seductor y por sus secuaces que están en posiciones de poder. Ellos necesitan ahora vuestras oraciones. Debéis, todos vosotros, defender el derecho a la vida humana, que no puede ser manipulada por manos humanas bajo ninguna circunstancia.



Rezad a Mí todos los días. Ofreced cualquier sufrimiento que podáis tener por las víctimas inocentes.



Vuestro Amado Salvador, Jesucristo



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/products/a16-dic-2010/