Ex musulmán: Jesús salvó el avión de Aeroméxico


Curiosamente, uno de los pasajeros a bordo de ese nefasto avión de Aeroméxico que se estrelló después del despegue fue un ex musulmán chiita de Irán. Ahora es cristiano y atribuye a Jesús el haber salvado a las 103 personas en ese vuelo.

Ramin Parsa también resultó ser el único en grabar un video del despegue desde su ventana cuando el avión cayó del cielo en medio de fuertes lluvias y granizo y se estrelló contra un campo en Durango, México.

Mientras el avión caía, Parsa comenzó a orar en voz alta a Jesús.

"La gente estaba gritando, y yo estaba orando: estaba orando por el nombre de Jesús, el nombre de Jesús, por lo que Jesús nos salvó la vida", dijo Parsa a NBC News.

Publicó esto en Twitter: "Jesucristo está vivo. Él me salvó de un accidente aéreo. Siempre le estaré agradecido ".

Milagrosamente, nadie murió, y muchos salieron sin heridas del avión antes de que estallara en llamas.

Parsa nació en una gran familia musulmana chiíta poco después de la revolución iraní. "Mi familia se vio muy afectada por la revolución", señala en su sitio web. "Uno de mis hermanos fue asesinado, y la mayoría de las posesiones de nuestra familia fueron tomadas".

Al igual que muchos otros jóvenes en Irán, fue criado bajo las estrictas tradiciones religiosas del Islam.

Pero su familia se enfrentó a los revolucionarios que tomaron el poder. "Tal vez debido a la historia y notoriedad de mi familia, fui torturado varias veces bajo la sospecha de violar estas estrictas leyes y tradiciones religiosas", señala.

Después de que su padre murió repentinamente de un ataque al corazón cuando tenía 19 años, Parsa comenzó a cuestionar su fe en el Islam. Él descendió a un agujero negro de dolor y desesperación.

"No tenía ninguna esperanza o propósito en la vida, así que quería suicidarme", señala.

Mientras caminaba por el valle de las sombras de la muerte, escuchó el mensaje del evangelio por primera vez en una Tv de satélite. Al principio, él rechazó lo que estaba escuchando, pero Dios continuó trabajando su corazón.

Inseguro de qué creer, rezó una sencilla oración: "JESÚS, SI ERES EL HIJO DE DIOS, ENTRA EN MI CORAZÓN, AYÚDAME, Y SALVAME".

Entonces algo extraordinario sucedió. "Inmediatamente después de que las palabras salieron de mi boca, sentí un calor en la mano y comencé a llorar. Al mismo tiempo, una gran alegría y paz vino sobre mí. Toda mi desesperanza, culpa y vergüenza desaparecieron de repente.

Parsa aceptó el cristianismo


Su madre estaba enferma en ese momento y decidió que iría a su casa y le contaría lo sucedido. "Puse mi mano aún caliente sobre ella mientras ella estaba en la cama y ¡se curó al instante!

Desde ese día en adelante, sintió el llamado a llevar el mensaje del Evangelio a sus hermanos y hermanas no salvos en el Medio Oriente y el resto del mundo. "Creo que la única esperanza para cualquier individuo o nación es el Evangelio del Señor Jesucristo", dice.

Ocho meses después, un atacante desconocido lo apuñaló. Después de una dolorosa recuperación, huyó de Irán y comenzó a servir a Dios en un país vecino.

http://blog.godreports.com/

Comentarios