Imperdible artículo: ¿Cuál es la complicidad de Bergoglio en la red sodomítica?



¿Pueden los cristianos fieles salvar el Encuentro mundial de las familias del lobby de los sodomitas?

Riccardo Cascioli

8 de agosto de 2018 (La Nuova Bussola Quotidiana) - El escándalo de los obispos involucrados en actividades homosexuales o responsables del abuso de niños y adultos ha sacudido a la Iglesia. La gravedad severa de los hechos que han surgido hasta ahora exige nada menos que una investigación exhaustiva para comprender el alcance y las causas de este fenómeno. Sobre todo, es obvio que la ola homosexual ha alcanzado niveles tan elevados en el Vaticano que incluso está influyendo en el próximo Encuentro Mundial de las Familias que tendrá lugar en Irlanda del 21 al 26 de agosto y que culminará en una reunión con el Papa Francisco durante los últimos dos días.

Si se deben tomar algunas decisiones drásticas, la primera debe centrarse en la reunión en Dublín: el programa debe ser revisado, así como la posición del cardenal Kevin Farrell como el presidente del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, cuya misma presencia en este papel de responsabilidad, es embarazoso como mínimo

Pero procedamos con un cierto orden de los hechos. En primer lugar, lo que ha salido a la luz a través de los casos en Estados Unidos (el cardenal McCarrick y otros), Chile y Honduras -que involucran a cardenales muy cercanos al papa Francisco- debería haber llevado a la convicción de que el verdadero problema en el clero es la homosexualidad. En la abrumadora mayoría de los casos, incluidos los reconocidos en las últimas décadas, el abuso infantil es una consecuencia, o la extensión de la actividad homosexual. Este es el nodo fundamental, como venimos diciendo desde hace años; hablar simplemente de pedofilia es una manera de desviar la atención del problema real: la homosexualidad.

Esto nos lleva al segundo punto, que es el escenario que debemos tener en cuenta para comprender no solo los casos que han surgido en los últimos años sino, sobre todo, lo que está surgiendo de los casos más recientes que cuestionan a obispos y cardenales. Para esto, una vez más tenemos que mirar hacia atrás a la "Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre la pastoral de las personas homosexuales" (1 de octubre de 1986), firmada por el entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. , Cardenal Joseph Ratzinger. Entre otras cosas, Ratzinger denunció, y estamos en 1986, la existencia de un lobby gay en la Iglesia en alianza con organizaciones homosexuales fuera de la Iglesia para subvertir la enseñanza católica sobre la homosexualidad. Llevaría demasiado tiempo citar todo el documento, pero los puntos 8 y 9 describen perfectamente lo que entonces podría parecer una exageración, pero que hoy es una realidad que todos pueden ver. Existe una verdadera red de clérigos homosexuales que no solo ocultan sus actividades inmorales, sino que durante estos años han llevado a cabo una agenda clara para subvertir la doctrina católica. Es lo que el sacerdote polaco Dariusz Oko llamó "Homoherejía".

Hay diferentes formas en que esto opera: desde la teología que se enseña en los seminarios y en las universidades pontificias que cuestiona "la verdad sobre la persona humana", como dice Ratzinger, a las crecientes presiones para bendecir las uniones homosexuales; desde el cuidado pastoral de las personas homosexuales que legitima su actividad sexual hasta la solicitud de reconocimiento civil de las uniones homosexuales. También citemos algunos casos más recientes: la multiplicación de las vigilias en mayo pasado contra la homofobia en las diócesis italianas; el cuidado pastoral para personas homosexuales confiado en gran parte a asociaciones y grupos que persiguen el reconocimiento de un estilo de vida homosexual; el documento preparatorio para el Sínodo de la Juventud, que por primera vez adoptó la terminología LGBT; la alineación abierta de la Conferencia Episcopal Italiana a favor del reconocimiento de las uniones civiles (aunque en una forma más moderada que la ley realmente aprobada); el importante papel que el diario de los obispos italianos Avvenire ha estado jugando durante muchos años para tratar de cambiar la mentalidad de los católicos con respecto a la homosexualidad; el nombramiento del padre jesuita James Martin, un conocido activista que promueve la agenda LGBT, como consultor de la Secretaría de Comunicaciones; y podríamos seguir y seguir añadiendo a esta lista.

Pero solo la historia del Padre Martin nos lleva directamente al Encuentro Mundial de las Familias. De hecho, el padre Martin fue invitado como orador oficial a la cita de Dublín en un intento muy claro de hacer que se aceptara la actividad homosexual dentro del contexto familiar. Es un intento sutil de atacar el corazón del significado de la familia, una elección que ya ha creado una considerable controversia, pero sin ningún signo de arrepentimiento de Roma. Lejos de eso: a nuestro leal saber y entender, se están realizando preparativos para incluir una situación en la que diferentes "tipos" de familias tendrán espacio durante la reunión con el Papa.



Obviamente, todo se deslizará bajo la apariencia de lo que significa "dar la bienvenida" en referencia a situaciones difíciles, pero solo una persona realmente ingenua no se daría cuenta de que en realidad es una estrategia para pasar diferentes tipos de unión como algo normal y por lo tanto aceptable . En la práctica, esto es exactamente lo opuesto a lo que San Juan Pablo II tenía en mente cuando estableció el Primer Encuentro Mundial de las Familias en 1994. Claramente, los obispos irlandeses tienen que asumir su justa parte de la responsabilidad de la toma de decisiones, pero lo que  hace aún más inquietante es la situación en la que el cardenal Kevin Farrelll se encuentra con la explosión del escándalo McCarrick. Durante seis años, Farrell fue el vicario general de McCarrick en Washington y vivió codo a codo con él cuando los seminaristas fueron activamente engañados por el cardenal y fue McCarrick quien personalmente lanzó a Farrell en su carrera eclesiástica.

Hoy, Farrell dice que nunca sospechó nada, y que nadie le refirió ninguna queja o chisme acerca del arzobispo en absoluto. Dada la escala de las fechorías de McCarrick y los rumores que han estado circulando durante años, la versión del Cardenal Farrell es increíble. Solo hay dos posibilidades: o está mintiendo descaradamente como cómplice de McCarrick o está tan desconectado de lo que sucede a su alrededor que no puede ver más allá de su nariz. Ambas hipótesis son muy serias y bastan para pedir su renuncia inmediata del Vaticano, pero el momento del escándalo con el Encuentro Mundial de las Familias más el giro gay que quieren darle, hace que la posición de Farrell sea prácticamente insostenible. Además, podemos apostar que se tomarán todas las medidas para mantener al cardenal Farrell en su lugar y el programa del Encuentro Mundial de las Familias se mantendrá sin cambios, incluida la presencia del Padre Martín.

La razón es desafortunadamente simple: el lobby gay nunca ha sido tan poderoso en el Vaticano. Ya era poderoso en la década de 1990, teniendo en cuenta que McCarrick pudo convertirse en arzobispo de Washington y, por lo tanto, cardenal a pesar de que las quejas sobre su conducta llegaron a Roma. No podemos dejar de notar que, en los últimos años, ha habido un tremendo crecimiento del poder en manos de los prelados involucrados (directa o indirectamente) en casos de homosexualidad y abuso sexual o de lo que se ha hablado ampliamente. Sin volver al caso de Monseñor Battista Ricca, quien inauguró el papado del Papa Francisco y fue el origen de la famosa frase "¿Quién soy yo para juzgar?". Basta con considerarlo que solo en el C9 (el consejo de nueve cardenales convocado por el Papa Francisco para ayudarlo en la reforma de la Curia) el cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz y el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga están ambos fuertemente involucrados en los escándalos del episcopado en sus países, mientras que, aunque en una situación muy diferente, el cardenal australiano George Pell ha tenido que volver a Australia para defenderse de las acusaciones de proporcionar cobertura a los sacerdotes acusados de pedofilia.

El secretario del C9, entonces, monseñor Marcello Semeraro, ha sido anfitrión de la reunión nacional de los grupos cristianos LGBT durante muchos años en su diócesis (Albano Laziale). Tampoco debemos olvidar la triste noticia de 2017 que presentó al secretario personal del cardenal Francesco Coccopalmerio, monseñor Luigi Capozzi, involucrado en un caso de fiestas gay con cocaína. Lo que hace que la historia sea aún más grave es el hecho de que fue el cardenal Coccopalmerio en colaboración con el Papa fue lo que permitió a Capozzi tener un apartamento "discreto" del Vaticano que de otra forma hubiera pertenecido a un funcionario de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Además, después de un período de desintoxicación, Monseñor Capozzi recuperó su posesión. Es quizás un caso pequeño, pero de todos modos es una revelación del sistema vigente en el Vaticano.

Incluso si fuera seriamente injusto lanzar una cacería de brujas basada en rumores, también es cierto, como enseña el caso McCarrick, los rumores y las quejas que persisten durante años a menudo tienen alguna base y al menos merecen una investigación seria, aunque solo sea antes de nombramientos importantes. . En cambio, somos testigos del ascenso sistemático a puestos de responsabilidad en el Vaticano de muchos personajes ensombrecidos por voces insistentes que describen sus actividades homosexuales. Si esta red no se desmantela en el corazón de la Iglesia, cualquier intento de restaurar el orden no puede ser creíble. El Encuentro Mundial de las Familias será la primera prueba.


Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Madre de la Salvación:


Lunes 25 de noviembre de 2013


Mi hija, cuando se apoderen de la Iglesia de Mi Hijo, la serie de acontecimientos que se desarrollarán, serán exactamente los mismos que los que se produjeron durante Su Crucifixión.



El ruido será ensordecedor en la medida que los enemigos de Dios se apoderen de Su Cuerpo y lo profanen. Ellos se regocijarán y gritarán grandes proclamaciones en medio de grandes aplausos por los impostores, que se escucharán en todas partes, pues esta será una ocasión en dónde ganarán a muchos enemigos obstinados y a antiguos enemigos de la Iglesia de Mi Hijo. Cada nuevo tipo de declaración sobre el significado de la Santa Palabra de mi Hijo fluirá de sus bocas. Cada mentira, astutamente camuflada, para que parezca tener sentido, se utilizará para atraer a los hijos de Dios en esta nueva iglesia renovada. Cada pecado justificado, para que más personas ajenas sean acogidas en los templos de Dios, hasta que finalmente la confusión total será presenciada dentro de sus muros.



Mientras ellos estén demoliendo la Iglesia de Mi Hijo, ladrillo a ladrillo, el remanente de mi Hijo será obligado a huir de él. Cada argumento, cada gesto y cada defensa, de los que permanecen fieles a la Iglesia presente de mi Hijo, serán despreciados. Esto será una Crucifixión en silencio, al igual que lo que mi Hijo soportó cuando padecía, con poco más que un gemido. Las voces de aquellos que van a seguir proclamando la Verd! ad no recibirán cobertura de los medios de comunicación. Ninguna atención. Incluso si se las arreglan para hacer oír sus voces, serán demonizados por hacerlo.



Insto a todos los que amáis a mi Hijo y quien comprende que estas señales fueron predichas, que debéis continuar sirviendo a mi Hijo. Muchos sacerdotes, en lugar de luchar por su fe, y de permanecer fieles a mi Hijo, se irán. Otros no cederán y ellos proporcionarán el Alimento de Vida para todos los que buscan la Presencia Verdadera de mi Hijo.



Los enemigos de Dios cometerán terribles sacrilegios, hasta que los tabernáculos se hayan profanado. Cuando hayan logrado esto, a continuación, prepararán el trono sobre el cual se sentará el Anticristo.



Orad, orad, orad para que aquellos de vosotros que conocen la Verdad sean capaces de ofrecer consuelo a aquellos que van a sufrir enormemente a causa de la mayor apostasía nunca vista, que se desarolla poco a poco ante vosotros, para devorar a la Iglesia de mi Hijo, Jesucristo.



Mi tristeza es grande y mi Corazón está pesado, a causa del engaño malvado que caerá incluso en aquellos que aman a mi Hijo muchísimo. Su sufrimiento será el más grande de todos.



Vuestra amada Madre



Madre de la Salvación



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a25-nov-2013-madre-de-la-salvacion-los-enemigos-de-dios-van-a-cometer-terribles-sacrilegios-hasta-que-los-tabernaculos-se-hayan-profanado/