La limosna más agradable a Dios: ayudar a las almas del Purgatorio



I: Nunca llegaremos a comprender lo suficientemente claro que una limosna, pequeña o grande, dada en favor de las almas sufrientes, se la damos directamente a Dios. El acepta y recuerda como si se la hubieran dado directamente a Él mismo. Así, todo lo que hagamos por ellas, Dios lo acepta hecho para El. Es como si lo aliviáramos o liberáramos a Él mismo del Purgatorio. En qué manera nos pagará! La mayor ayuda es asistir frecuentemente a la sta misa y ofrecerla por su liberación

II. No hay mayor sed, pobreza, necesidad, pena, dolor, sufrimiento que se compare a los de las Almas del Purgatorio, por lo tanto no hay limosnas más merecidas, ni más placenteras a Dios, ni mérito más alto para nosotros, que rezar, pedir celebraciones de Misas, y dar limosnas en favor de las pobres Santas Almas.

III. Es muy posible que algunos de nuestros más cercanos y queridos parientes estén todavía sufriendo las purificantes penas del Purgatorio y llamándonos entre lastimosos gemidos para que los ayudemos y aliviemos.

IV. ¿No es terrible que seamos tan duros que no podamos pensar en ellos, ni tampoco podemos ser tan crueles que deliberadamente los olvidemos?

Por el amor de Cristo, hagamos todo, pero todo, lo que podamos por ellas.



Del prefacio del libro "Léelo o laméntalo"

LAS BENDITAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO NOS DEVUELVEN EL MIL POR UNO:
Pero qué podremos decir de los sentimientos de las Santas Almas? Sería prácticamente imposible de describir su ilimitada gratitud con para aquellos que las ayudan! Llenas de un inmenso deseo de pagar los favores hechos por ellas, ruegan por sus benefactores con un fervor tan grande, tan intenso, tan constante, que Dios no les puede negar nada. Santa Catalina de Bologna dice:"He recibido muchos y grandes favores de los Santos, pero mucho mas grandes de las Santas Almas (del Purgatorio)". 

Cuando finalmente son liberadas de sus penas y disfrutan de la beatitud del Cielo, lejos de olvidar a sus amigos de la Tierra, su gratitud no conoce límites. Postradas frente al Trono de Dios, no cesan de orar por aquellos que los ayudaron. Por sus oraciones ellas protegen a sus amigos de los peligros y los protegen de los demonios que los asechan. 

No cesan de orar hasta ver a sus benefactores seguros en el Cielo, y serán por siempre sus más queridos, sinceros y mejores amigos. 

Si los católicos solamente supieran cuan poderosos protectores se aseguran con sólo ayudar a las Animas benditas, no serían tan remisos de orar por ellos.
.LAS ÁNIMAS BENDITAS DEL PURGATORIO PUEDEN ACORTAR NUESTRO PROPIO PURGATORIO:

Otra gran gracia que obtenemos por orar por ellas es un corto y fácil Purgatorio, o su completa remisión. 

San Juan Massias, sacerdote dominicano, tenía una maravillosa devoción a las Almas del Purgatorio. El obtuvo por sus oraciones (principalmente por la recitación del Santo Rosario) la liberación de un millón cuatrocientas mil almas!!! En retribución, el obtuvo para sí mismo las más abundantes y extraordinarias gracias y esas almas vinieron a consolarlo en su lecho de muerte, y a acompañarlo hasta el Cielo.

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:


Domingo 11 de Noviembre, 2012 a las 18:00 hrs.



Siempre es importante recordar que cuando sufrís no sólo es vuestro dolor el que sentís. Es Mi dolor el que sufrís. El dolor del que estoy hablando, no es el que sufrí durante Mi Crucifixión, sino al que me enfrento hoy cuando veo y siento el dolor de la humanidad.

La gente está sufriendo en el mundo a causa de la oscuridad de su alma. Incluso aquéllos que viven una vida sencilla y que tratan de seguir Mis Enseñanzas están sufriendo. Ellos pueden sentirse deprimidos cuando se esfuerzan para amarse mutuamente. También sufren por las dudas, que experimentan en su Fe.

Muchos no entienden el significado de la vida eterna o el hecho de que la vida no termina cuando una persona muere en este mundo. Es por eso que muchos no se preparan para la próxima vida.

Mucha gente en el pasado no se preparó adecuadamente y se encuentran en el Infierno o en el Purgatorio.

A esta generación se está obsequiando un Regalo, del cual ninguna otra generación se ha visto beneficiada. Muchos simplemente efectuarán la transición de esta vida instantáneamente, sin tener que experimentar la muerte, así como vosotros la conocéis.

Mi Segunda Venida traerá consigo este Regalo extraordinario. Así que no temáis. Regocijáos, porque vengo a vosotros a traeros un futuro próspero.

Pensad en ello de esta manera: Mientras vosotros soportáis algunas dificultades, y tendréis que atestiguar la manera en que Mi Existencia será revelada, esto no durará mucho tiempo.

Me doy cuenta de que muchos de vosotros os preocupáis, pero Yo os prometo solemnemente que la transición será rápida. Después, cuando vosotros seáis testigos de la Nueva Jerusalén, que desciende sobre la Nueva Tierra, el Nuevo Paraíso, seréis colmados de éxtasis.

No hay palabras que puedan describir esta hermosa Creación. Mi Corazón estalla de Amor cuando pienso en cómo vosotros y vuestros seres queridos reaccionaréis con asombro. Eso será cuando el misterio de la alianza definitiva se os manifieste.

La claridad de Mi promesa de volver, verdaderamente será al fin comprendida.

El mundo se convertirá en una familia santa, y vivirá una existencia de acuerdo con, y en unión con, la Divina Voluntad de Mi Padre.

Este va a ser un tiempo de re-unión, cuando la primera resurrección de los muertos se lleve a cabo. Aquéllos que han quedado limpios en este mundo, a través de la purificación, se unirán a los que también han sido purificados en el Purgatorio, para vivir en el Nuevo Paraíso.

Mucho va a cambiar, pero todos los que me siguen y se unen Conmigo en Mi nueva Era de Paz, sobre la cual voy a reinar con Mi dirección espiritual, encontrarán la paz del alma.

Por fin, el sufrimiento experimentado, bajo el reinado de Satanás en esta tierra, no existirá más.

Cada dolor, cada sufrimiento, cada oración, cada esfuerzo soportado por vosotros para reunir a las almas que se quedan atrás languidenciendo, y quien se rebela y lucha todo el tiempo, habrá valido la pena.

El Nuevo Paraíso está listo. Todo lo que necesitáis hacer es preparar vuestras almas y caminar hacia las puertas. A aquéllos que os redimís vosotros mismos ante Mis Ojos, se os darán las llaves para abrir las puertas.

Perseverad en esta tribulación que viene porque es algo que debe suceder, así como ha sido predicho en el Libro de Mi Padre.

Vuestras oraciones mitigarán gran parte de ella y Mi Padre intervendrá en todas las etapas posibles para evitar que se inflijan las malvadas acciones a Sus hijos preciosos.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a11-nov-2012/