Las almas del Purgatorio pueden acortar nuestro Purgatorio






Otra gran gracia que obtenemos por orar por ellas es un corto y fácil Purgatorio, o su completa remisión. 

San Juan Massias, sacerdote dominicano, tenía una maravillosa devoción a las Almas del Purgatorio. El obtuvo por sus oraciones (principalmente por la recitación del Santo Rosario) la liberación de un millón cuatrocientas mil almas!!! En retribución, el obtuvo para sí mismo las más abundantes y extraordinarias gracias y esas almas vinieron a consolarlo en su lecho de muerte, y a acompañarlo hasta el Cielo. 

Este hecho es tan cierto que fue insertado por la Iglesia en la bula de decretaba su beatificación. 

El Cardenal Baronio recuerda un evento similar. 

Fue llamado a asistir a un moribundo. De repente, un ejército de espíritus benditos apareció en el lecho de muerte, consolaron al moribundo, y disiparon a los demonios que gemían, en un desesperado intento por lograr su ruina. Cuando el cardenal les preguntó quiénes eran, le respondieron que eran ocho mil almas que este hombre había liberado del Purgatorio gracias a sus oraciones y buenas obras. Fueron enviadas por Dios, según explicaron, para llevarlo al Cielo sin pasar un solo momento en el Purgatorio. 

Santa Gertrudis fue ferozmente tentada por el demonio cuando estaba por morir. El espíritu demoníaco nos reserva una peligrosa y sutil tentación para nuestros últimos minutos. Como no pudo encontrar un asalto lo suficientemente inteligente para esta Santa, el pensó en molestarla su beatífica paz sugiriéndole que iba a pasar larguísimo tiempo en el Purgatorio puesto que ella desperdició sus propias indulgencias y sufragios en favor de otras almas. Pero Nuestro Señor, no contento con enviar Sus Angeles y las miles de almas que ella había liberado, fue en Persona para alejar a Satanás y confortar a su querida Santa. El le dijo a Santa Gertrudis que a cambio de lo que ella había hecho por las ánimas benditas, le llevaría directo al Cielo y multiplicaría cientos de veces todos sus méritos.

De libro: Léeme o laméntalo

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:


Jueves 9 de octubre de 2014

Cuánta sed tengo por el amor del hombre y cuánta sed tienen ellos de Mí. Pero, la división que separa al hombre de Mí, El Dador de la Vida, es el mayor enemigo de la raza humana.

Satanás, con sus astutas maneras engañosas, significa que genera grandes divisiones en el mundo. Que él esté oculto, le da un gran poder sobre las almas de los hombres. Su influencia maligna crea dudas acerca de Mi Existencia en aquellos con poca fe. Él convence a otros, que no creen en Mí, de que el hombre es responsable de cualquiera de las decisiones que haga. Su influencia tranquilizante, mientras seduce al hombre, convence a los que él tiene acceso, de que el mal es lo correcto y de que lo bueno es malo. El presenta el amor como lujuria; el odio como una forma de deseo; y la envidia y celos como un medio por el cual se justifica la destrucción de la vida de otra persona.

Cada idea, cada deseo, cada anhelo y apetencia que siembra en el alma de los hombres, los lleva al pecado. Así que tanta infestación entre la humanidad, en este tiempo, indica que el amor puro, que viene de Dios, ha sido reemplazado por la lujuria. Todo lo que proviene de la serpiente, será presentado dentro de los corazones de los pecadores como siendo una cosa buena. El pecado, es siempre justificado por los pecadores que sucumben al diablo. El pecado, una vez justificado, es entonces glorificado hasta que se asemeja a un gran acto - digno de reconocimiento.

¡Ay del hombre que se atreve a desafiar a los que glorifican el pecado! El pecador que acepta el pecado, con gran regocijo, influirá en los demás para que hagan lo mismo. Hoy en día, la influencia del maligno se puede ver en todas partes. Mientras que antes, los actos pecaminosos fueron cuidadosamente ocultados, ahora no tienen vergüenza en presentarlos para que el mundo sea testigo. Todo lo que es aborrecible para Mí está siendo aceptado con gran entusiasmo. El mal se presenta como bien y todo lo que es correcto, de acuerdo con las Leyes de Dios, se considera que es malo. Cuando el diablo está trabajando, todo se presentará al revés y en exacta oposición a aquello que viene de Mí. Sabed que cuando Mi Palabra sea declarada como equivocada, la influencia del maligno ha alcanzado su punto máximo.

Recordad que después de la Segunda Venida, no existirá el Purgatorio. El cielo y la tierra se convertirán en uno y el Infierno se convertirá en el lugar de morada para aquellos que idolatran al demonio, y todo lo que viene de él. Los humos de sus malignos y siniestros caminos han infestado tanto a los que creen en Mí, como a los que me rechazan. Nadie está a salvo.

La oración, Mis amados seguidores, es vuestro refugio. Defended Mi Palabra y orad, no por vosotros mismos, sino por aquellos que han entrado en un pacto con el maligno. Ellos necesitan vuestras oraciones, mañana, tarde y noche.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a9-oct-2014-recordad-que-despues-de-la-segunda-venida-no-existira-el-purgatorio/