Un obispo problemático


McElroy, elevado al episcopado por Bergoglio, es una voz liberal líder en la Iglesia estadounidense conocida por impulsar la narrativa LGBT mientras condena a los fieles católicos como un "cáncer" en la Iglesia.

Imagen: McElroy participa en un mitin a favor de la inmigración en 2016 en la frontera con México 

Él ha defendido vigorosamente al jesuita homosexualista James Martin, y ha propuesto que el término "males intrínsecos" sea eliminado del vocabulario de la Iglesia, alegando que la noción de males intrínsecos es una guía ineficaz para los votantes católicos.

El padre Richard Perozich, un sacerdote de San Diego que publicó un boletín que deja claro a los católicos que no podía votar con buena conciencia en línea con el Partido Demócrata, fue rápidamente marginado por McElroy, quien le prohibió al sacerdote publicar más columnas en el boletín de la parroquia.

"Había puesto otras opiniones teológicas sobre el Islam, la sexualidad", explicó Perozich a Church Militant en ese momento. "Él [el obispo] dijo que éstas eran anti-gays, antimusulmanes".

Perozich ahora está retirado y ya no está en ministerio activo. (Aunque el obispo no lo obligó a retirarse, el sacerdote deja en claro que McElroy fue rápido en aceptar su renuncia).

McElroy fue uno de los primeros obispos de la nación en abrir oficialmente la Sagrada Comunión a los divorciados recasados, implicando también que los homosexuales activos también eran bienvenidos, siguiendo un sínodo diocesano sobre cómo implementar Amoris Laetitia

Durante su homilía dominical cerrando el sínodo, el obispo llegó a decir que a veces "Dios me está pidiendo que haga lo opuesto" a las enseñanzas de la Iglesia. También hizo hincapié en la primacía de la conciencia como el factor principal en la toma de decisiones morales.

"Muchos católicos tienden a pensar que nuestra vida moral está orientada a las reglas", dijo McElroy. "Las reglas son importantes principalmente como un control sobre la racionalización. El verdadero núcleo de la enseñanza católica es, y siempre fue, una decisión de conciencia".

Los católicos disgustados con la red de obispos silenciosos y cómplices están exigiendo el fin de la hipocresía y el encubrimiento de la depredación homosexual. Se espera que miles de personas asistan a Baltimore, Maryland, en la reunión anual de los obispos de Estados Unidos del 12 al 15 de noviembre para exigir reformas serias, incluidas las dimisiones masivas de obispos que sabían sobre McCarrick y permanecieron en silencio.

Church Militant

Comentarios