O´Malley, Cupich, Farrell, Dolan, Tobin sabían lo de McCarrick




Francisco debe actuar ahora y tomar el control de este desastre entre  los obispos de  EE. UU. y su propio círculo interno también. Desde los primeros días de su papado, el colectivo homosexual ha hecho metástasis a su alrededor y ha tomado el control operacional de la Iglesia.

Todo su papado amenaza ahora con sumergirse completamente en un torrente de sodomía y de obispos que apoyan la sodomía y cardenales que han estado operando tras bastidores durante décadas. Varios de los cardenales en su círculo íntimo están íntimamente asociados con todo este sórdido asunto de McCarrick, tal vez no directamente, pero liderando el encubrimiento.

 Los otros cardenales, que están emitiendo negaciones de izquierda y derecha de que no sabían nada sobre McCarrick para poder conservar sus propios sombreros rojos, también deben ser despojados de ser cardenales.

Y todo el lote, McCarrick y Sodomy Inc., todos deben ser descartados por completo del estado clerical. Incluso ahora, frente a un escándalo cada vez más amplio, muchos de ellos  están diciendo increíblemente que no saben nada. O son los hombres más ingenuos, estúpidos y desinformados que alguna vez caminaron por el planeta o son mentirosos consumados.

¿Cómo podrían ellos no saberlo? En todo internet y en un montón de correos electrónicos que solo Church Militant recibió, cientos de sacerdotes y seminaristas s dicen que ya sabían todo esto sobre McCarrick en los años ochenta. Es inverosímil que personas como Donald Wuerl, Sean O'Malley, Kevin Farrell y el resto de los cardenales de Estados Unidos no supieran nada, lo sabían.

Por ejemplo, el caso del confidente papal extremadamente cercano Sean O'Malley, O'Malley recibió una carta de un sacerdote en junio de 2015, quien contó la historia de abusos sexuales por parte de McCarrick. O'Malley ha admitido que su personal recibió la carta. Tres meses después de que la carta llegara a Boston, O'Malley llevó a McCarrick a un viaje a La Habana, Cuba, uno de tantos. O'Malley, de hecho, publicó todo esto sobre el viaje en su propio blog personal, nuevamente, tres meses después de saber que McCarrick estaba siendo acusado por un sacerdote de abusos sexuales y hostigamiento.

No solo eso, sino que sabiendo que al menos un sacerdote le contó sobre McCarrick, O'Malley aún compartió el escenario con él y realizó una presentación doble durante su estadía en Cuba. Ahora O'Malley fue el primero de los cardenales de Estados Unidos en salir, en una carta cuidadosamente elaborada legalmente, lo que implica que no sabía nada, pero muy cuidadoso para evitar decir directamente que no sabía nada.

De hecho, varios cardenales en los EE. UU. sabían mucho, desde hace décadas. En un caso, un nativo de Nueva Jersey, Mark Crawford, ahora se ha presentado públicamente a contar personalmente a McCarrick sobre el abuso sexual que él y su hermano sufrieron a manos de uno de los sacerdotes de McCarrick en Newark.

McCarrick lo presionó para que no se lo dijera a nadie y prometió que se trataría al sacerdote. Por supuesto, no le pasó nada al sacerdote. Crawford se indignó por la traición y escribió a todos los cardenales de los Estados Unidos en ese momento, algunos de los cuales le respondieron.

Esos hombres eran los card. Law, Mahoney, Cook, Stafford y el Vaticano, entonces, como lo dice Crawford tambien, lo sabían. ¿Cuán plausible es creer que, durante décadas, varios clérigos de alto rango (cardenales) sabían por varias víctimas que McCarrick era un pederasta depredador y engañador que encubría a abusadores homosexuales y que la cosecha de cardenales de hoy está "conmocionada" por las noticias?

Desde el lanzamiento de #CatholicMeToo, Church Militant ha sido inundado con correos electrónicos de varios sacerdotes y ex sacerdotes y ex seminaristas desde 1986 diciendo que lo sabían. Todos lo sabían: los seminaristas humildes, los profesores de varios seminarios hablaban en voz baja, pero abiertamente sobre todo esto, todo el mundo lo sabía.

Y es por eso que todas las fotos de cardenales como Dolan y Cupich que se divierten y posan y se hacen pasar por amistosos con McCarrick son tan irritantes para los fieles católicos. Hombres como éste que han pasado toda su carrera eclesiástica destruyendo la Fe de decenas de millones no están dispuestos a ser sinceros y enfrentar sus juicios por todo lo que han hecho.

Buen Dios, al menos Judas tenía la decencia común de sentir remordimiento: no se arrepintió y fue condenado como resultado, pero al menos sintió remordimiento. Como varios comentaristas notables han dicho durante la última semana, estos hombres realmente creen que toda esta homosexualidad es un bien, un bien honesto para con Dios que la gente debe celebrar y sentirse orgullosa. Permiten que los sacerdotes y las parroquias marchen en desfiles del orgullo gay lascivo, celebren misas homosexuales, siendo la más larga y continua aquí en la arquidiócesis de Detroit con la bendición de Arzob. Allen Vigneron.


Hay homosexuales llamados sacerdotes que no transmiten nada de la Fe a los homosexuales, sino todo lo contrario, de hecho. estos sacerdotes se sienten completamente libres de simplemente salir y admitir su desviación a las congregaciones de los domingos por la mañana que se ponen de pie y los aplauden y cuyos obispos apoyan, como el arzob de Milwaukee, Jerome Listecki hizo a principios de este año. Esos obispos y arzobispos están dando sus señales que ha sido cómplices de todo este mal durante décadas, y se remonta al card Francis Spellman de Nueva York y a Joseph Bernardin de Chicago.

La cosecha de los cardenales de hoy saben, y sus negativas no hacen más que enfurecer a los fieles porque si traicionar es malo, agregar el insulto a la mentira cuando sabemos que están mintiendo es enloquecedor.

Nunca será posible para ninguno de estos clérigos mayores en los EE. UU. y sus cómplices como el Padre.James Martin, Thomas Rosica y el resto de Sodomy Inc. funcionar y ser creídos de nuevo. Estos hombres de nivel inferior, los soldados de infantería, tienen el respaldo total de los cardenales que promueven la sodomía y el encubrimiento, como Joseph Tobin de Newark y Blase Cupich de Chicago, que han abrazado la agenda pro-gay de Martin disfrazada de misericordia.

¿Qué tal un poco de misericordia para las víctimas de todos estos depredadores sexuales? ¿Dónde está la misericordia para ellos?

Cuando Martin o Rosica, que siempre están hablando a los seminaristas y tergiversando sus pensamientos, cuando estos dos y otros llegan a la ciudad con su desfile gay, ¿no creen que hay víctimas de la depredación sexual clerical que se sienten victimizadas una vez más por todo esto actual ahora en el apoyo administrativo abierto y la promoción de este pecado.

Entonces, ¿cuál es el liderazgo de la Iglesia estadounidense? ¿Ignorante? ¿Estúpido?

Esa pregunta sin duda se le puede hacer a Timothy Dolan, quien la semana pasada, justo en medio de la crisis más grande que jamás haya vivido la Iglesia en Estados Unidos, tuvo el descaro de enviar un aviso a los católicos en Nueva York - entiéndanlo - pidiendo más dinero para renovar la Iglesia - ¡$ 200,000,000! Increíble, tal vez realmente sean tan estúpidos, y esa sería una forma amable de expresarlo.

Los cardenales de la Iglesia en los EE. UU., en general, han perdido su autoridad moral para volver a abrir la boca, sobre cualquier cosa, excepto para anunciar su renuncia. Incluso las pocas declaraciones que dieron a conocer no hablan del mal entre ellos, sino más bien de la necesidad de producir nuevos procedimientos y políticas y protocolos.

No necesitamos nuevas políticas, necesitamos nuevos prelados. Y si no tienen la integridad para renunciar, entonces el Papa Francisco necesita eliminarlos. Nunca ha habido un momento más crítico en la vida de la Iglesia en los EE. UU. Los líderes principales han presentado su defensa de mentiras y encubrimiento y distorsiones. Siempre ocurre lo mismo con estos hombres: engañar, engañar, cubrirse unos a otros, salirse con la suya con el asesinato, la violación, el acoso sexual, el chantaje, el asalto, hasta que los atrapen in fraganti, luego formen un comité y estudien el problema y produzcan una nueva política 

La política que debe implementarse es simple: ningún hombre gay en los seminarios, y los hombres que actualmente son líderes y que son homosexuales serán destituidos; allí, problema resuelto. Papa Francisco: todo su papado está a punto de descarrilarse, en realidad, en todo el mundo: en Chile, Honduras y los Estados Unidos.

La pelota está en su tejado. Actúe ahora y deshagase de estos hombres para siempre o pasará a la historia como el Papa que permitió que Sodomy Inc. invadiera la Iglesia. Deshágase de ellos y termine esto ahora o, como todos nosotros, responderá a Jesucristo, cuyo Vicario es usted, a diferencia de todos nosotros.


María Ferraz: El ingenuo de Michael Voris no quiere darse cuenta que Bergoglio acaba de elevar al episcopado a Tolentino, un homosexual activo expulsado de la isla de Madeira por sus escándalos sexuales. Por eso, porque es como ellos,  no ha abierto la boca con lo de McCarrick y demás perversos que pululan en la neo iglesia de los sodomitas



Comentarios