Rosica define a Bergoglio como profeta anticrístico




Nada más salir electo, Bergoglio hizo un signo significativo. La `mano en el pecho´ al más puro estilo masónico, que representa un signo de fidelidad, y por lo que se ha visto, no ciertamente a Dios. Añadamos que ya se publicó  la carta en la que Bergoglio consta como miembro honorario del Club pseudo masónico Rotary de Buenos Aires (abajo)


Mons Rosica no es un cualquiera, pertenece a la oficina de prensa vaticana, y dice claramente de Bergoglio lo que tantos católicos medrosos se han negado a aceptar, desde que se inauguró su `pontificado comunista´con la frase lapidaria: "como quisiera una Iglesia pobre para los pobres" excluyendo no sólo a todos los demás de su afecto, sino la razón de ser de la Iglesia: la salvación de las almas, convirtiendo a ésta en una entidad cooperativista que él dirige con un reduccionismo y malversación de lo sobrenatural que da miedo.

Escribe Chris Ferrara:


En un artículo que mantuvo firmemente en su sitio web "Salt and Light" incluso después de que la agencia liberal católica Zenit se viera obligada a censurar sus líneas más sensacionales, el padre Thomas Rosica, "pro-gay", agregado a la lengua inglesa a la Oficina de Prensa del Vaticano. Elogia al Papa Francisco idolátricamente. El tema del artículo es una celebración de la espiritualidad supuestamente ignaciana de Francisco, una afirmación que sin duda rechazaría con horror el santo militante san Ignacio de Loyola, dado el choque de trenes de este pontificado modernista.

Según Rosica, el primer y único Papa jesuita (NT: elegido aparentemente en contradicción a sus votos jesuitas que prohíben que un jesuita llegue al papado) tiene una "identidad jesuita", es decir, la versión moderna completamente corrompida de la orden que San Ignacio fundó como ejército intelectual y espiritual para la Iglesia Militante, que "continúa moldeando casi todo lo que hace como Papa Francisco". 

Rosica recita una letanía de rasgos "jesuitas" que San Ignacio difícilmente reconocería como carismas del orden militantemente católico que estableció

"Pasión por la justicia social", "giro radical en defensa de los pobres", "alejamiento del tradicionalismo devocional", "no ser 'clerical' sino 'eclesial'", "liberarse ... del  siempre ha sido/ se ha hecho así, "" inclusión " y otras bromas tales que no tienen nada que ver con la original y auténtica misión jesuita de combatir el error y salvar almas en cada territorio.


Rosica no permite que su elogio ditirámbico se tropiece con el hecho de que Bergoglio, que provoca el caos y la ruptura, fue desterrado de Buenos Aires por sus superiores jesuitas y enviado a Alemania con el pretexto de escribir una tesis doctoral que ni siquiera comenzó en serio. Su inexplicable resurrección y ascenso al poder pueden, dado el curso de este pontificado, involucrar algún elemento de lo preternatural.


Si esa afirmación parece extravagante, considere el pasaje más explosivo en la obra de Rosica, en el que declara, o más bien advierte, que con Francis "es difícil predecir lo que vendrá después". Francis es astuto y ha elogiado repetidamente el rasgo jesuita de "santa astucia", pero "ni siquiera él está seguro de hacia dónde conducirá el espíritu". Y luego, la conclusión de que Zenit tuvo que censurar porque es demasiado reveladora de la verdad sobre este pontificado fuera de control:


"El Papa Francisco rompe las tradiciones católicas cuando quiere porque está libre de apegos desordenados. Nuestra Iglesia ha entrado en una nueva fase: con el advenimiento de este primer Papa jesuita, es abiertamente gobernada por un individuo y no por la autoridad de la Escritura sola o incluso Sus propios dictados de Tradición más las Escrituras ".

Rosica se regocija en lo que no es otra cosa que una dictadura modernista presidida por un Papa Dictador que no se considera obligado por la Tradición, incluida la enseñanza de todos sus predecesores sobre el matrimonio, el adulterio, la disciplina eucarística, la anticoncepción, la pena de muerte y cualquier otra doctrina o práctica que podría encontrar desagradable ahora o en el futuro. 

Francisco es precisamente lo que el Papa no debe ser, como Benedicto XVI declaró al comienzo de su reinado misteriosamente abreviado: "un monarca absoluto cuyos pensamientos y deseos son ley". "Por el contrario", dijo Benedicto, "el ministerio del Papa es una garantía de obediencia a Cristo y a su Palabra. No debe proclamar sus propias ideas, sino más bien obligarse constantemente a él mismo y a la Iglesia a obedecer la Palabra de Dios, frente a todo intento de adaptarla o diluirla, y toda forma de oportunismo ".


¿Qué vamos a hacer con un Papa que "rompe las tradiciones católicas cuando quiere"? Solo podemos ver su papado como el estado terminal de una crisis eclesial que ahora está llegando claramente al punto en que solo la intervención divina directa puede restaurar el buen orden de la Iglesia. Este es el papado terminal de la revolución post-Vaticano II en la Iglesia. Como tal, sin embargo, es causa no de desesperación, sino de esperanza: la esperanza de que, históricamente hablando, la asistencia divina no puede tardar en llegar, incluida la Consagración de Rusia al Corazón Inmaculado de María.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
dejemonos de retorica, Bergoglio es mondrigón
uno que pasa por aquí ha dicho que…
ciertamente, lo que mejor lo delata es su voz y manera de hablar profundamente amanerada. El capataz del vaticano sobre todo es madre, por eso es tan tierno.
anonimo ap ha dicho que…
Bergoglio convirtió el Vaticano en antro de Asmodeo. Esto se vió desde el principio al nombrar a Rica director de Santa Marta, alli donde reside la nueva tropa de corruptos. Bergoglio dejó de vivir en la Sede central, la logia de San Pedro, no porque no le guste la soledad, como dice el muy mentiroso, sino para tener a todo el personal controlado. Pero él es el mondri principal y la causa del fango que cubre, como heces infernales, todo el Vaticano.
La homosexualidad es su principal arma de control.
Denisovic ha dicho que…
San Ignacio de Loyola, fundador de la compañía de Jesús, dejó escrito de puño y letra que, NINGUN HIJO DE LA COMPAÑÍA DE JESUS, PODRA ACCEDER AL PONTIFICADO.

Esto pone en evidencia que la actual compañía de Jesús, han roto su fidelidad al espíritu de san Ignacio, por lo tanto, los jesuitas, ya no tienen razón de seguir existiendo. En base a todo esto, no es de sorprender que sean los jesuitas quienes están extendiendo la apostasía por toda la Iglesia.
Helena ha dicho que…
ciertamente la corrupcion es su principal arma de control y por eso necesita de muchos corruptos. Contra mas corruptos, su dictadura es mas eficaz e implacable
Marcelino Pachuczki ha dicho que…
Desde criança, nos anos 1970 eu percebia uma sombra sobre a Igreja católica. Quando jovem, me perguntava como a Igreja pode ter sobrevivido dois mil anos, visto que eu apenas conhecia a missa nova, que para mim era algo sem sal. Foi somente quando conheci o Rito Greco-católico ucraniano e logo depois o Rito tridentino que ouvi as palavras de Cristo e dos apóstolos ecoando na eternidade!
Helena ha dicho que…
Pero a pesar de todo Marcelino, la Iglesia Romana es la verdadera. Sigue nuestro blog y lo iras comprendiendo poco a poco. Bienvenido seas a nuestro blog que no tiene fronteras
Denisovic ha dicho que…
Helena, seamos prudentes, porque la iglesia romana, en breve, dejará de ser la verdadera Iglesia; ya está dejando de ser el centro de la Iglesia. Y estoy hablando de cuestión de meses; de nuevo quiero recordar La Salette", (Francia mediados del siglo XIX):

"Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del anticristo". La única referencia ya no será Roma, sino la Eucaristía y la devoción mariana.