Seminaristas homosex expulsados menos los de Maradiaga


Seminaristas homosexuales despedidos, excepto los de Tegucigalpa

Todos los seminaristas homosexuales en el Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa en Tegucigalpa, Honduras, que no pertenecían a la archidiócesis de Tegucigalpa, han sido despedidos mientras tanto por sus respectivos obispos.

Sin embargo, este no se cumplió para los homosexuales de la arquidiócesis de Tegucigalpa, que está dirigido por el cardenal Rodríguez Maradiaga, un partidario radical-liberal del Papa Francisco.

Según Edward Pentin (Twitter, 4 de agosto), los seminaristas de Tegucigalpa bromean diciendo que tienen "un santo patrón muy fuerte y poderoso", es decir, el cardenal Rodríguez "que nuevamente ha utilizado su peso para romper las reglas y los acuerdos con otros obispos".

También el propio Rodríguez tiene un "santo patrono" muy fuerte: el Papa Francisco.

El obispo auxiliar de Rodríguez, Juan Pineda, renunció el 20 de julio después de continuas acusaciones de conducta homosexual.

en.news

Comentarios

SM ha dicho que…
1Juan 2; 19: Ellos salieron de entre nosotros, sin embargo, no eran de los nuestros. Si lo hubieran sido, habrían permanecido con nosotros. Pero debía ponerse de manifiesto que no todos son de los nuestros.
SM ha dicho que…
Si no se quiere hablar de la masonería eclesiástica y no se la denuncia entonces ellos siguen haciendo lo que quieren, hasta pusieron un "Papa" con Bergoglio. Ellos son los responsables de la homosexualidad y pedofilia en la Iglesia pervirtiendo y destruyendo verdaderas vocaciones sacerdotales. Entiendan de una vez NO son de Cristo, trabajan para el anticristo. No sé puede silenciar ni justificar lo que hacen en una supuesta caridad mal entendida ni en un respeto y obediencia que no se les debe por cuánto están ellos mismos fuera de la Iglesia por sus herejías. Los hijos de las tinieblas son más astutos, lobos disfrazados que usan las santas vestiduras sacerdotales para destruir el rebaño. La Virgen ya lo dijo al Padre Gobbi, antes también en Fátima en el 3 er secreto donde advertía de la secta masonica entrando en el Vaticano, los Papas antes en numerosas encíclicas denunciaron a la masonería y la herejía del modernismo que infestaba la Iglesia.