Viganò (y II): los homosex tienen el favor del Papa




(sigue de la entrada anterior)


El 23 de junio de 2013, me reuní cara a cara con el Papa Francisco en su apartamento para pedir una aclaración, y el Papa me preguntó: "El cardenal McCarrick, ¿qué piensa usted de él? "- que solo puedo interpretar como una fingida curiosidad para descubrir si era o no un aliado de McCarrick. Le dije que McCarrick había corrompido sexualmente a generaciones de sacerdotes y seminaristas, y que el Papa Benedicto le había ordenado que se limitara a una vida de oración y penitencia.

• En cambio, McCarrick continuó disfrutando de la especial consideración del Papa Francisco y le dio nuevas responsabilidades y misiones.

• McCarrick era parte de una red de obispos que promovían la homosexualidad, quienes, aprovechando el favor del Papa Francisco, manipularon los nombramientos episcopales para protegerse de la justicia y fortalecer la red de homosexuales en la jerarquía y en la Iglesia en general.

• El mismo Papa Francisco se ha coludido en esta corrupción o, sabiendo lo que hace, es gravemente negligente al no oponerse y desarraigarla.

Invoqué a Dios como testigo de la verdad de mis afirmaciones, y ninguna se ha demostrado ser falsa. El cardenal Ouellet ha escrito para reprenderme por mi temeridad al romper el silencio y formular acusaciones tan graves contra mis hermanos y superiores, pero, en verdad, su respuesta me confirma mi decisión y, aún más, sirve para reivindicar mis afirmaciones, por separado y en general. .

• El cardenal Ouellet admite que habló conmigo sobre la situación de McCarrick antes de irme a Washington para comenzar mi puesto como nuncio.

• El cardenal Ouellet admite que me comunicó por escrito las condiciones y restricciones impuestas a McCarrick por el papa Benedicto.

• El cardenal Ouellet admite que estas restricciones prohíben a McCarrick viajar o hacer apariciones públicas.

• El Cardenal Ouellet admite que la Congregación de Obispos, por escrito, primero a través del nuncio Sambi y luego otra vez a través de mí, exigió a McCarrick llevar una vida de oración y penitencia.

¿Qué está cuestionando el cardenal Ouellet?

• El Cardenal Ouellet cuestiona la posibilidad de que el Papa Francisco haya recibido información importante sobre McCarrick en un día en que conoció a muchos nuncios y les dio a cada uno solo unos pocos momentos de conversación. Pero este no fue mi testimonio. Mi testimonio es que en una segunda reunión privada, informé al Papa, respondiendo a su propia pregunta sobre Theodore McCarrick, entonces cardenal arzobispo emérito de Washington, figura prominente de la Iglesia en los Estados Unidos, contándole al Papa que McCarrick había corrompido sexualmente a sus propios seminaristas y sacerdotes. Ningún papa podría olvidar eso.

• El cardenal Ouellet cuestiona la existencia en sus archivos de cartas firmadas por el papa Benedicto o el papa Francisco con respecto a las sanciones contra McCarrick. Pero este no fue mi testimonio. Mi testimonio fue que él tiene en sus archivos documentos clave, independientemente de su procedencia, incriminando a McCarrick y documentando las medidas tomadas a su respecto, y otras pruebas en el encubrimiento de su situación. Y lo confirmo de nuevo.

• El Cardenal Ouellet cuestiona la existencia en los archivos de su predecesor, el Cardenal Re, de los "memos de audiencia" que impusieron a McCarrick las restricciones ya mencionadas. Pero este no fue mi testimonio. Mi testimonio es que hay otros documentos: por ejemplo, una nota de Card Re notex-Audientia SS.mi, firmada por el Secretario de Estado o por el Sustituto.

• El cardenal Ouellet niega que sea falso presentar las medidas tomadas contra McCarrick como "sanciones" decretadas por el papa Benedicto y canceladas por el papa Francisco. Cierto. No eran técnicamente "sanciones" sino disposiciones, "condiciones y restricciones". Discutir si fueron sanciones o disposiciones o algo más es puro legalismo. Desde un punto de vista pastoral son exactamente lo mismo.

En resumen, el cardenal Ouellet admite las importantes afirmaciones que hice y las que hago, y disputa las que no hago y nunca hice.

Hay un punto en el que debo refutar absolutamente lo que escribió el cardenal Ouellet. El Cardenal afirma que la Santa Sede solo conocía los "rumores", que no eran suficientes para justificar medidas disciplinarias contra McCarrick. Afirmo al contrario que la Santa Sede estaba al tanto de una variedad de hechos concretos y está en posesión de pruebas documentales, y que las personas responsables, sin embargo, optaron por no intervenir o se les impidió hacerlo. La compensación (económica) de la Arquidiócesis de Newark y la Diócesis de Metuchen a las víctimas del abuso sexual de McCarrick, las cartas del P. Ramsey, de los nuncios Montalvo en 2000 y Sambi en 2006, del Dr. Sipe en 2008, mis dos notas a los superiores de la Secretaría de Estado que describieron en detalle las acusaciones concretas contra McCarrick; ¿Todos estos son solo rumores? Son correspondencia oficial, no chismes de la sacristía. Los delitos denunciados fueron muy graves, incluidos los de intentar dar absolución sacramental a cómplices en actos perversos, con la consiguiente celebración sacrílega de la misa.  



Estos documentos especifican la identidad de los perpetradores y sus protectores, y la secuencia cronológica de los hechos. Se guardan en los archivos correspondientes; No se necesita ninguna investigación extraordinaria para recuperarlos.

En las advertencias públicas dirigidas a mí, he notado dos omisiones, dos silencios dramáticos. El primer silencio se refiere a la difícil situación de las víctimas. El segundo se refiere a la razón subyacente por la que hay tantas víctimas, a saber, la influencia corrupta de la homosexualidad en el sacerdocio y en la jerarquía. En lo que respecta al primero, es desalentador que, en medio de todos los escándalos e indignación, se piensa tan poco en los perjudicados por las depredaciones sexuales de los comisionados como ministros del evangelio. Esto no es una cuestión de ajustar cuentas o enfadarse por las vicisitudes de las carreras eclesiásticas. No es una cuestión de política. No se trata de cómo los historiadores de la iglesia pueden evaluar esto o aquello del papado. Esto es sobre las almas. Muchas almas han estado y están ahora en peligro de su salvación eterna.

En cuanto al segundo silencio, esta crisis tan grave no se puede abordar y resolver adecuadamente a menos que llamemos a las cosas por sus verdaderos nombres. Esta es una crisis debida al flagelo de la homosexualidad, en sus agentes, en sus motivos, en su resistencia a la reforma. No es exagerado decir que la homosexualidad se ha convertido en una plaga para el clero, y solo puede ser erradicada con armas espirituales. Es una enorme hipocresía condenar el abuso, afirmar llorar por las víctimas y, sin embargo, negarse a denunciar la causa fundamental de tantos abusos sexuales: la homosexualidad. Es una hipocresía negarse a reconocer que este flagelo se debe a una grave crisis en la vida espiritual del clero y no dar los pasos necesarios para remediarlo.


Indudablemente, existe un clero que tiene relaciones sexuales (con mujeres), e indudablemente también dañan sus propias almas, las almas de quienes corrompen y la Iglesia en general. Pero estas violaciones del celibato sacerdotal generalmente se limitan a las personas inmediatamente involucradas. Estos clérigos no suelen reclutar a otros miembros de la comunidad, ni trabajan para promoverlos, ni encubren sus delitos, mientras que la evidencia de la colusión homosexual, con sus raíces profundas que son tan difíciles de erradicar, es abrumadora.


Está bien establecido que los depredadores homosexuales explotan el privilegio clerical en su beneficio. Pero afirmar que la crisis misma es clericalismo es puro sofisma. Es pretender que un medio, un instrumento, es de hecho el motivo principal.


La denuncia de la corrupción homosexual y la cobardía moral que le permite florecer no es motivo de felicitación en nuestros tiempos, ni siquiera en las esferas más altas de la Iglesia. No me sorprende que al llamar la atención sobre estas plagas me acusen de deslealtad al Santo Padre y de fomentar una rebelión abierta y escandalosa.


Sin embargo, la rebelión implicaría instar a otros a derrocar el papado. No estoy instando a tal cosa. Rezo todos los días por el Papa Francisco, más de lo que he hecho por los otros papas. Estoy pidiendo, de hecho, rogando fervientemente, al Santo Padre que haga frente a los compromisos que él mismo asumió al asumir su cargo como sucesor de Pedro. Él asumió la misión de confirmar a sus hermanos y guiar a todas las almas en el seguimiento de Cristo, en el combate espiritual, en el camino de la cruz. Déjenlo admitir sus errores, arrepentirse, mostrar su voluntad de seguir el mandato dado a Pedro y, una vez convertido, déjenlo confirmar a sus hermanos (Lucas 22:32).

Para concluir, deseo repetir mi llamamiento a mis hermanos obispos y sacerdotes que saben que mis declaraciones son ciertas y que pueden testificar, o que tienen acceso a documentos que pueden poner el asunto más allá de toda duda. Ustedes también se enfrentan a una elección. Pueden elegir retirarse de la batalla, apuntalar la conspiración del silencio y apartar sus ojos de la propagación de la corrupción. Pueden presentar excusas, compromisos y justificaciones que pospongan el día del ajuste de cuentas. Pueden consolarse con la falsedad y la ilusión de que será más fácil decir la verdad mañana, y luego al día siguiente, y así sucesivamente.

Por otro lado, pueden optar por hablar. Pueden confiar en Él que nos dijo: "la verdad os hará libres". No digo que sea fácil decidir entre el silencio y hablar. Les insto a que consideren qué opción: en su lecho de muerte, y luego, ante el Juez justo, no se arrepentirán de haberlo hecho.

+ Carlo Maria Viganò 19 Ottobre 2018
Arcivescovo tit. di ulpiana
Nunzio Apostolico

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:


Jueves 28 de febrero, 2013



Estos días, casi sobre vosotros, traerán consigo una terrible oscuridad y desesperación, de la magnitud que nunca ha sido vista en vuestras vidas.

Esta oscuridad será de espíritu y será causada por el vacío de las almas que siguen al anticristo y al falso profeta. El dolor del espíritu, que ellos infligirán a los Cristianos, que se nieguen a escuchar la herejía, será difícil de soportar.

Sólo os digo esto, para que sepáis en vuestro corazón, que el dolor del rechazo que sentís será porque vosotros, por defender Mi Santa Palabra, sufriréis en Mi Nombre.

No debéis poner nunca en duda los enormes requerimientos, que se harán sobre vosotros, ni perdáis la confianza, porque soy Yo, vuestro Rey, quien tiene el Poder para garantizar que podéis soportar esto. Tampoco, debéis dudar nunca que este Ejército Remanente, al que ahora pasaréis a formar parte para seguir siendo fieles a Mí, Jesucristo, ha sido predicho.

No escuchéis a los que van a tratar de deciros que no debéis creer en estos, Mis Mensajes Santos para el mundo, porque ellos están siendo engañados. Debéis rezar por aquéllos que no tienen la fortaleza o el espíritu de discernimiento y que elegirán el sendero equivocado en el camino. Muchos que seguirán al falso profeta, tratarán de arrastraros por el mismo camino.

El hermano luchará contra el hermano y la hermana, padre contra hijo, madre contra hija --todo en su afán por seguir la Verdad, pero muchos fracasarán y no verán los errores de las enseñanzas del falso profeta y se perderán para Mí.

Sólo serán los osados y valientes entre vosotros, los que más me amáis, quienes dirigirán Mi ejército hacia la salvación. Traerán consigo miles de millones de almas, bajo Mi dirección, para ponerlas a salvo. Por ésta razón nunca debéis daros por vencidos.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a28-feb-2013-solo-seran-los-osados-y-valientes-entre-vosotros-los-que-mas-me-aman-quienes-dirigiran-mi-ejercito-hacia-la-salvacion/
Echenique ha dicho que…
Bravo Viganó. No teme por su vida terrena. Aspira a la vida eterna. Se enfrenta a la potentísima mafia gay que desgobierna la Iglesia y que ha apoyado a Bergoglio para aprobar la homosexualidad, como se está viendo en el sínodo gay.