3ª carta de Viganò (I parte)



Vigano responde a Ouellet. Tercer Testimonio de Viganò

En la fiesta de los mártires norteamericanos.

Dar testimonio de la corrupción en la jerarquía de la Iglesia Católica fue una decisión dolorosa para mí, y lo sigue siendo. Pero soy un hombre viejo, uno que sabe que pronto debe rendir cuentas al juez por sus acciones y omisiones, uno que le teme a quien puede arrojar cuerpo y alma al infierno. Un juez que, incluso en su infinita misericordia, rendirá a cada persona la salvación o la condenación de acuerdo con lo que ha merecido. Anticipando la terrible pregunta de ese juez: "¿Cómo pudo usted, que tenía conocimiento de la verdad, guardar silencio ante la falsedad y la depravación?" - ¿Qué respuesta podría dar?

Testifiqué plenamente consciente de que mi testimonio traería alarma y consternación a muchas personas eminentes: eclesiásticos, colegas obispos, colegas con los que había trabajado y orado. Sabía que muchos se sentirían heridos y traicionados. Esperaba que algunos a su vez me atacaran a mí y a mis motivos. Lo más doloroso de todo era que sabía que muchos de los fieles inocentes se confundirían y desconcertarían ante el espectáculo de obispos y superiores acusados por un obispo, de actos ilícitos, pecados sexuales y grave negligencia en el deber. Sin embargo, creo que mi silencio continuo pondría en peligro a muchas almas, y ciertamente maldecirá la mía. Habiendo informado varias veces a mis superiores, e incluso al Papa, el comportamiento aberrante de Theodore McCarrick, podría haber denunciado públicamente las verdades de las que tenía conocimiento anteriormente. Si tengo alguna responsabilidad en este retraso, me arrepiento por eso. Este retraso se debió a la gravedad de la decisión que iba a tomar, y al prolongado esfuerzo de mi conciencia.


Me han acusado de crear confusión y división en la Iglesia a través de mi testimonio. Para aquellos que creen que tal confusión y división eran insignificantes antes de agosto de 2018, tal vez tal afirmación sea plausible. Sin embargo, los observadores más imparciales habrán notado un exceso de ambas por mucho tiempo, como es inevitable cuando el sucesor de Pedro es negligente en el ejercicio de su misión principal, que es confirmar a los hermanos en la fe y en la sana doctrina moral. Cuando luego exacerba la crisis por declaraciones contradictorias o desconcertantes sobre estas doctrinas, la confusión se agrava.

Por eso hablé. Porque es la conspiración del silencio la que ha forjado y continúa causando grandes daños en la Iglesia: daño a tantas almas inocentes, a jóvenes vocaciones sacerdotales, a los fieles en general. Con respecto a mi decisión, que he tomado en conciencia ante Dios, acepto voluntariamente cada corrección, consejo, recomendación e invitación fraternal para progresar en mi vida de fe y amor por Cristo, la Iglesia y el Papa.


Permítanme replantear los puntos clave de mi testimonio.

• En noviembre de 2000, el arzobispo Montalvo de los Estados Unidos informó a la Sta Sede del comportamiento homosexual del Cardenal McCarrick con los seminaristas y sacerdotes.

• En diciembre de 2006, el nuevo nuncio estadounidense, el arzobispo Pietro Sambi, informó a la Santa Sede sobre el comportamiento homosexual del cardenal McCarrick con otro sacerdote.

• En diciembre de 2006, yo mismo escribí una nota para el secretario de estado cardenal Bertone y la entregué personalmente al suplente de asuntos generales, el arzobispo Leonardo Sandri, pidiendo al papa que adopte medidas disciplinarias extraordinarias contra McCarrick para prevenir futuros crímenes y escándalos.. Este memo no recibió respuesta.

• En abril de 2008, el prefecto de la FDC, el cardenal Levada, transmitió una carta abierta al papa Benedicto por Richard Sipe al secretario de Estado, el cardenal Bertone, en el que figuraban nuevas acusaciones de que McCarrick dormía con seminaristas y sacerdotes. Recibí esto un mes después, y en mayo de 2008, yo mismo entregué un segundo memorando al entonces Substituto de Asuntos Generales, el arzobispo Fernando Filoni, informando las demandas contra McCarrick y exigiendo sanciones contra él. Este segundo memo tampoco recibió respuesta.

• En 2009 o 2010 supe por el cardenal Re, prefecto de la Congregación de Obispos, que el Papa Benedicto había ordenado a McCarrick que cesara el ministerio público y comenzara una vida de oración y penitencia. El nuncio Sambi comunicó las órdenes del Papa a McCarrick con una voz (tan alta) que se oía en el corredor de la nunciatura.

• En noviembre de 2011, el Cardenal Ouellet, el nuevo Prefecto de Obispos, me repitió, (siendo yo) el nuevo nuncio a los Estados Unidos, las restricciones del Papa a McCarrick, y yo mismo se las comuniqué a McCarrick cara a cara.

• El 21 de junio de 2013, hacia el final de una asamblea oficial de nuncios en el Vaticano, el Papa Francisco me habló con palabras crípticas criticando el episcopado de los Estados Unidos.

Comentarios

Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de la Madre de la Salvación:


Martes 2 de Octubre, 2012



Hija mía, las acciones para insultar el Nombre de Mi amado Hijo, Jesucristo, están aumentando.



No les es suficiente con negarlo, muchos quieren insultar Su imagen en las mentes de aquéllos que creen en Él.



La Crucifixión del Cuerpo de Mi Hijo, la Crucifixión de su Iglesia, está aumentando.


Muchos líderes de la Iglesia de Mi Hijo no dicen nada. Ya no defienden, públicamente, el Santo Nombre de Mi Hijo. Les falta la valentía para defender el Cuerpo de Mi Hijo, Su Iglesia en la tierra.


Muchos no quieren llamar la atención, debido a los pecados de los sacerdotes en el pasado. Muchos, simplemente, no tienen la Fe fuerte requerida para ser un verdadero testigo de la Verdad de las enseñanzas de Mi Hijo.


Tantos en el mundo, no creen en la Existencia de Mi Hijo, y esto le hace a Él (Jesús) llorar.



Tantos, no conocen la Verdad, y piensan que es aceptable mostrar su falta de respeto al escuchar las blasfemias y, aun así, permanecer en silencio.



Hijos, debéis reconocer la Verdad de la Crucifixión de Mi Hijo abiertamente y sin temor. La gente os escuchará. Seréis oídos. Si todos los que sirven a Mi Hijo, permanecieran en silencio, entonces ¿quién hablaría de Mi Hijo?



¿Quién difundiría Su Santa Palabra en este tiempo, cuando tantos hijos de Dios niegan la Existencia de Dios?



Muy pronto no tendrán ninguna excusa. Cuando vean el estado de sus almas, comprenderán por primera vez, que tienen un alma.



Rezad para que ellos se vuelvan fuertes después de esto y para que se conviertan en verdaderos soldados de Cristo.



Vuestra querida Madre

Madre de Salvación



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a02-oct-2012/
Echenique ha dicho que…
Gracias Viganó. In Viganó Véritas.