Demanda histórica: EEUU contra el Vaticano



Líderes eclesiásticos acusados de conspiración, engaño, ocultamiento.


WASHINGTON (ChurchMilitant.com) - El martes, cuando los obispos de los EE. UU. seguían digiriendo la noticia de que el Vaticano había bloqueado la acción contra el abuso sexual clerical, fueron abofeteados con dos demandas simultáneas, una de las cuales nombró a la Santa Sede como acusada.

Ambas demandas buscan forzar la apertura de los archivos secretos diocesanos por orden judicial, obligando a la Iglesia de los Estados Unidos a revelar las identidades e historias de sus depredadores.

Una demanda, presentada por seis víctimas clericales de abuso sexual, fue presentada en un tribunal federal de distrito en Minnesota. Alega que la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) ocultó "las historias e identidades conocidas al público, los feligreses y la policía, sobre el clero acusado de abusar sexualmente de niños en todo el país".

Hablando el martes, Jeff Anderson, abogado de los seis demandantes, advirtió que la Iglesia supone una amenaza a la seguridad pública.

El mismo día, se presentó una demanda colectiva en el Tribunal de Distrito de EE. UU. para el Distrito de Columbia contra la USCCB y el Vaticano mismo, una medida legal sin precedentes.

La demanda colectiva acusa a la Iglesia de violar la Ley federal sobre organizaciones de crimen organizado y corruptas (RICO), que fue diseñada originalmente para atacar a los sindicatos del crimen organizado. 

Acusa a la Iglesia de conspiración y de gestionar una empresa criminal según los estatutos federales de extorsión.

Según la demanda colectiva de 80 páginas:

Este caso es sobre la violación endémica, sistemática, desenfrenada y generalizada de abusos sexuales de los querellantes, perpetrados por cardenales, obispos, monseñores, sacerdotes, hermanas, líderes laicos, miembros de órdenes religiosas católicas, educadores y otros miembros de la Iglesia Católica Romana.(...) mientras  prestaban servicio en el ministerio activo, con el conocimiento de los demandados.

Acusa a los líderes de la Iglesia de promover un peligro público al encubrir los delitos de los sacerdotes depredadores:

En lugar de salvaguardar y proteger a los demandantes, (algunos de los cuales eran) menores en ese momento, los demandados protegieron al clero abusivo, tomaron medidas extraordinarias para ocultar su conducta ilícita, los trasladaron de parroquia en parroquia, sin avisar a los miembros de la iglesia o al público en general, por lo tanto facilitando aún más sus prácticas depredadoras, y se negaron a denunciar al clero abusador a las autoridades policiales u otras autoridades responsables según lo exige la ley, e, increíblemente, incluso promovieron al clero abusivo. Los actos ilícitos de los demandados son continuos

La demanda colectiva acusa a la Iglesia de violar la Ley federal sobre organizaciones de influencia y corruptas (RICO), que fue diseñada originalmente para atacar a los sindicatos del crimen organizado. Busca triplicar los daños financieros por "esquemas ilegales e intencionales, acciones, inacción, omisiones, encubrimiento, engaño y ocultamiento, comportamiento obstructivo con respecto a las investigaciones y conspiración de silencio", que "constituyen asalto, incumplimiento del deber fiduciario, negligencia "negligencia grave, negligencia per se, infligir intencionalmente angustia emocional, muerte injusta, molestia pública, conspiración y ayuda e instigación".

La demanda colectiva es histórica, ya que intenta responsabilizar al Vaticano de las acciones del clero en EEUU, por primera vez. Hasta ahora, el Vaticano ha evitado la responsabilidad alegando que no tiene autoridad directa sobre el clero.

Pero esta afirmación se rompió el lunes cuando la Santa Sede bloqueó la votación de la USCCB (conf. de obispos) en Baltimore.

"Si eso no es responsabilidad del mando, no sé qué es", dijo el abogado Mitchell A. Toups, quien está ayudando a llevar la demanda colectiva.

Comentarios

Echenique ha dicho que…
Bergoglio se lo ha ganado a pulso. Habla mucho de sinodalidad, pero debidamente manipulada por él y a favor de la causa sodomita, de los que se ha rodeado voluntariamente. Por algo será.