El Vaticano excomulga a Minutella


ACI. El Vaticano ha excomulgado al sacerdote italiano Alessandro Maria Minutella, de la Arquidiócesis de Palermo, por los delitos de herejía y de cisma, tal y como está previsto en el Código de Derecho Canónico, con todas las consecuencias derivadas de esta decisión.
La excomunión, adoptada en el decreto del 15 de agosto de 2018 (Prot. N. 046/18) le ha sido notificado el pasado martes 13 de noviembre.
Esta medida ha sido adoptada después de que Minutella se hubiera enfrentado a (NT: a los modernismos anticatólicos) del Papa y al Arzobispo de Palermo de forma continuada. En múltiples intervenciones, tanto durante la Misa como en redes sociales, el exsacerdote atacaba duramente al Pontífice acusándolo de herético y de extender una doctrina falsa.
Alessandro Maria Minutella, que fundó una comunidad llamada Pequeña Nazaret, comenzó con esta actitud de rebeldía abierta contra la Iglesia, el Papa y el Arzobispo de Palermo en 2015, y la situación se fue agravando con el tiempo. Sus ataques se hicieron cada vez más intensos, provocando el escándalo y la confusión entre los fieles.
Como consecuencia, el Arzobispo de Palermo ya lo había apartado de sus responsabilidades pastorales y le prohibió celebrar Misa.
El numeral 1463 del Catecismo de la Iglesia Católica establece que “ciertos pecados particularmente graves están sancionados con la excomunión, la pena eclesiástica más severa, que impide la recepción de los sacramentos y el ejercicio de ciertos actos eclesiásticos y cuya absolución, por consiguiente, sólo puede ser concedida, según el derecho de la Iglesia, por el Papa, por el obispo del lugar, o por sacerdotes autorizados por ellos”.
Sin embargo, añade que “en caso de peligro de muerte, todo sacerdote, aun el que carece de la facultad de oír confesiones, puede absolver de cualquier pecado y de toda excomunión”.
Comentario:

Minutella sólo ha dicho la verdad: Francisco, entre otros disparates, ha introducido la comunión sacrílega a los divorciados `recasados´ por lo civil, incluyendo en las Actas de la Sede Apostólica, la carta de los obispos de Buenos Aires que apoya dicha práctica más la respuesta de Bergoglio como que esta carta es la única interpretación posible de Amoris L y declarando que ambos documentos son parte del Magisterio de la Iglesia.


Comentarios

nazareusrex ha dicho que…
Las excomuniones de los apostatas no tiene ningun valor de hecho los apostatss excomulgaron a San Atanasio Viva Don Minutella. a
Cristina Villarroya ha dicho que…
Mensaje del LIBRO DE LA VERDAD de Nuestro Señor:


Jueves 16 de enero de 2014

La Verdad divide. Siempre lo ha hecho. Cuando un hombre dice que conoce la verdad, otro lo negará. Pero cuando la Verdad viene de la Palabra de Dios, causará la mayor división. Muchos temen a la Verdad, porque no siempre es placentera, y sin embargo, sin la Verdad, viviríais en negación. Cuando vivís en negación de la Palabra de Dios, nunca encontraréis verdadera paz en vuestros corazones.

Cuando conocéis la Verdad, la cual está contenida en el Libro de Mi Padre, entonces vosotros conocéis el Camino del Señor y debéis seguir este camino, hasta vuestro último aliento. No os apartéis de éste. Pero si Mi Palabra es alterada con reescritos y demolida, seguramente que vosotros nunca aceptaréis esto. Eso es bueno. Pero, si nuevas doctrinas, las cuales difieren de Mi Santa Palabra, son introducidas a vosotros, desde el interior bajo los techos de Mis Iglesias, ¿Qué haréis vosotros entonces?

¿Aceptaréis una mentira, en vez de la Verdad? ¿Aceptaréis una doctrina, la cual será profana a Mis Ojos?

La respuesta debe ser no. Nunca debéis negar Mi Palabra – por nadie. Nadie, incluso si ellos están vestidos con el lino de la élite dentro de la jerarquía de Mi Iglesia, ni un vagabundo, ni un rey o príncipe – quienquiera que os pida que aceptéis una nueva doctrina que tiene que ver con Mi Palabra, no viene de Mí.

Mi Iglesia está siendo demolida discretamente desde dentro y cada parte está siendo desmantelada. A medida que los rangos jerárquicos son degradados y los leales siervos desechados – y entonces considerados no ser útiles ya más – el camino estará esclarecido para que las doctrinas del Infierno sean pronunciadas.

¡Ay! De los sacerdotes, obispos y cardenales, que osen defender la Palabra de Dios, porque ellos serán los que más sufran. Mientras algunos serán excomulgados y acusados de herejía – aunque ellos solo hablarán por la Verdadera Palabra de Dios – otros serán demasiado débiles. Muchos pobres consagrados siervos sucumbirán a la presión de censurar las Leyes de Dios. Si ellos no están de acuerdo de acoger la doctrina de las mentiras, serán arrojados a los lobos. Aquellos, cuya fe ya haya sido debilitada, y quienes aman las cosas mundanas, y quienes tienen una feroz ambición en sus almas, serán los primeros en la fila para jurar lealtad al nuevo “juramento”.

Esta nueva y rápida jerarquía creada, se apoderará de Mi Iglesia. Ellos declararán falsedades en el Nombre de Dios y tomarán con ellos a muchas almas inocentes de los creyentes. Las congregaciones estarán inconscientemente ofreciendo un venenoso cáliz lleno con “nada” – sólo pan. La Santa Eucaristía ya no llenará más sus almas. Ellos, pronto proveerán homilías, que ridiculizarán la Palabra de Dios en dónde declararán a los derechos humanos ser la doctrina más importante. Y entonces ellos declararán la mayor herejía: de que al hombre le será dada Vida Eterna, ya sea que “si”, o que “no”, se arrepienta de sus pecados. Así es como ellos destrozarán las almas de millones.

A medida que continúen haciendo trizas a Mi Iglesia desde dentro hacia afuera, Mis leales sacerdotes y creyentes seguidores reconstruirán Mi Iglesia, ladrillo por ladrillo. Mi Iglesia, como veis, no puede morir porque Yo no lo permitiré.

Todos los sacerdotes, todos los obispos y todos los cardenales que serán destronados y que permanezcan leales a Mí, nunca abandonarán lo correcto, ni aquellos seguidores Míos quienes hayan sido bendecidos con el Don de la Sabiduría. Luego, mientras el falso conocimiento llenará los corazones de los débiles siervos en Mi Iglesia, el Don del Espíritu Santo no sólo Iluminará las almas de Mi Iglesia Remanente, sino que proveerá la Luz, para todos aquellos cuyos nombres están en el Libro de la Vida, a Mi puerta.
Cristina Villarroya ha dicho que…
Nunca antes Mis discípulos se pondrán a prueba, de la forma en la cual lo serán en el futuro. A ellos les será dada Asistencia Divina para que puedan mantener la Luz de Dios brillando en un mundo, el cual estará hundiéndose, lenta y dolorosamente, en las tinieblas, causado por la llegada del enemigo, el Anticristo.

Vuestro Jesús



Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a16-ene-2014-esta-nueva-y-rapida-jerarquia-creada-se-apoderara-de-mi-iglesia/
SM ha dicho que…
Que buena broma, un hereje, apostata, falso profeta como Bergoglio mandando excomuniones.
Cristina ha dicho que…
Ese mensaje que pusiste, es clave Cristina.
Claramente dice NSJ "Las congregaciones estarán inconscientemente ofreciendo un venenoso cáliz lleno con “nada” – sólo pan. La Santa Eucaristía ya no llenará más sus almas. Ellos, pronto proveerán homilías, que ridiculizarán la Palabra de Dios en dónde declararán a los derechos humanos ser la doctrina más importante. Y entonces ellos declararán la mayor herejía: de que al hombre le será dada Vida Eterna, ya sea que “si”, o que “no”, se arrepienta de sus pecados. Así es como ellos destrozarán las almas de millones."

Según mi discernimiento, al cambiar por herejías sus enseñanzas, se está inconscientemente ofreciendo veneno, o sea que NSJ no está bajando, porque se socavó la fe del Sacerdote, al estar de acuerdo en enseñar herejías. Aquí viene muy ligado con lo que el Padre Minutella ha estado enseñando hasta el momento y es la sana doctrina y las misas en comunión con Benedicto. El que sigue yendo a las misas en comunión con el Vicario del Anticristo, está pecando de omisión y está contaminándose.

Esto lo venía discerniendo desde hacía tiempo, no conocía este mensaje de MDM. El enemigo conoce también las escrituras. Muchos solo están esperando el cambio en las palabras de Consagración, pero ignoran que para que haya Consagración debe estar las palabras, más la intención del Sacerdote de Consagrar; pero si al Sacerdote ya se le viene trabajando en el socavamiento de la fe....realmente cree que NSJ es Dios y que baja? Realmente cree en el Magisterio, Dogmas y Tradición?

Es una realidad, y aunque sea un tema muy delicado y muchas personas no quieran aún tomar el paso, ya está sucediendo, querrámoslo o no.

Poco a poco la Iglesia Remanente se irá formando, por el Espíritu Santo y la Virgencita está formando su ejército remanente, llamando para abandonar los edificios que alguna vez alabaron dignamente al Señor.

Escribo este mensaje no con ánimos de crear conflicto (no es mi intención), porque todos los que visitamos este blog, estamos en el mismo barco, con diferentes avances, pero es la Iglesia Remanente; sino porque Dios, en su infinita Sabiduría nos va revelando el camino que debemos seguir. Solo les comparto lo que he vivido y visto.

Cada alma tiene su ritmo, al abandonarnos en Él, el Señor se encarga de llevarnos hasta nuestra misión.
Bendiciones a todos,
Cristina Villarroya ha dicho que…
Yo pienso que todo sacerdote válidamente ordenado que tenga intención de consagrar, mientras no se cambie la fórmula de la Consagración, aún consagra. Hay que discernir a qué Misas vamos y la fe de quien las celebra. De momento es todo lo que podemos hacer.
Cristina Villarroya ha dicho que…
Y para corroborarlo copio enseñanza del Padre Lucas Prados:

ADELANTE LA FE

Padre Lucas Prados el 12/09/16

¿Cómo sé si la Misa a la que asisto es válida?



Hace unos días recibí un correo de una persona en el que se me hacía una pregunta que probablemente se hayan hecho ustedes en alguna ocasión: ¿Cómo sé si la Misa a la que asisto es realmente Misa? Dicho con términos más precisos y teológicos: ¿Cómo sé si una Misa es válida?

Durante varios días he estado meditando si hacer pública mi respuesta, pues sé que, aunque es importante que el católico sepa si realmente está asistiendo a Misa, las dudas que se pueden generar en personas de fe débil y no formada, podría causarles desánimo y mayor confusión. No obstante, debido a la importancia y a la actualidad del tema, creo que se debe tratar del mismo. Avisando a aquellos de fe más débil que se lo piensen dos veces antes de seguir leyendo, no sea que su lectura les cause más confusión que servirles de ayuda.

Primero de todo decirles que tanto la Misa del “Novus Ordo” (o de Pablo VI) como la Misa Tridentina (Rito Extraordinario de la Santa Misa en latín) son válidas. Otra cosa diferente es cuál de las dos misas expresa mejor el significado sacrificial de la Santa Misa. Respecto a ello, no hay duda que la Misa Tridentina, con mucha diferencia, expresa mucho mejor esta dimensión sacrificial.

Hace unos días hablaba con una señora  enferma de cáncer que me decía que ella misma había tenido que ir al Laboratorio X para conseguir la quimioterapia que le estaban administrando, pues no se fiaba de la empresa que la traía al hospital, ya que en varias ocasiones habían descubierto que estaban falsificando las medicinas en laboratorios clandestinos[1]. Si ponemos tanto cuidado cuando se trata de la salud corporal, ¿por qué no llevamos el mismo cuidado, si no más, cuando está en juego la validez de un sacramento, pues de ello puede depender incluso nuestra salvación eterna?

Dada la confusión y el desorden litúrgico reinantes en nuestra Iglesia desde hace más de cincuenta años, creo que le es necesario al fiel cristiano saber con el mayor grado de certeza posible, si la Misa que está oyendo es realmente tal.

Para que una Misa sea tal, ha de realizarse en ella la consagración del pan y del vino; es por ello que una Liturgia de la Palabra no es Misa, pues aunque fuera celebrada por un sacerdote, no se realiza la parte esencial de la Misa que es la consagración.

Para que la consagración sea válida (y como consecuencia la Misa también) hacen falta los siguientes requisitos[2]:

Que el sacerdote esté válidamente ordenado.Que el sacerdote pronuncie la fórmula de la consagración tal como aparece en los libros litúrgicos aprobados por la Santa Sede y por la Conferencia Episcopal de cada país.Que el sacerdote celebrante tenga la intención de consagrar el pan y el vino, para que así se transformen en el Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo.Que para la confección del sacramento se use la materia prescrita para el mismo: pan ácimo de trigo y vino de vid.

Examinemos ahora cada uno de estos cuatro puntos.


https://www.google.es/amp/s/adelantelafe.com/se-la-misa-la-asisto-valida/amp/
Cristina Villarroya ha dicho que…
Video de Vicente Montesinos:

3 minutos para entender la excomunión de Don Minutella

https://youtu.be/ewLInb5WokI