Fco obstaculiza a los obispos de EEUU





Los obispos de EE. UU. están devastados por las protestas implacables de los laicos por esta depredación clerical homosexual.
¿Qué se supone que deben hacer exactamente los obispos estadounidenses?

Su débil respuesta resumida en cuatro puntos, que no ofrece nada de sustancia, -de ahí la reacción visceral de los laicos-, es el resultado de tener que decir algo después de ser anulados por el Papa Francisco.

Church Militant informó que poco después de la reunión entre los cardenales DiNardo y O'Malley junto con al arzob Gómez y el Papa, el Papa había descartado cualquier idea de una investigación sobre McCarrick, según el reclamo de Viganò, que por cierto, lo implicaba a él.

Esa información privada viene de fuentes confiables: el Papa descartó cualquier investigación, y eso fue todo. (NT:  Aunque los obispos prometieron "una investigación completa de la situación que rodea al arzobispo McCarrick", la triste verdad es que no pueden cumplir la promesa sin la ayuda de Roma. No pueden autorizar una visita apostólica. No pueden exigir a los funcionarios del Vaticano que cooperen con una investigación independiente. No pueden entregar los archivos del nuncio en Washington, o la Congregación para Obispos.)

Entonces la delegación de Estados Unidos, sintiéndose completamente devastada, tuvo un buen almuerzo, subió al avión y compuso este documento débil: tenían que hacer algo. 
Están atrapados entre la espada y la pared. Para hacer algo de sustancia es necesario que el Papa lo apruebe.

Dado que cualquier investigación casi seguramente implicaría a Francisco y el encubrimiento de personas como McCarrick y Wuerl saldría a la luz, Francisco cerró el tema, y final de la historia.

¿Por qué está pasando todo esto? ¿Por qué los obispos estadounidenses se sienten aislados y tienen que proponer propuestas de alto nivel, que nadie cree o no quieren escuchar? Bueno, la respuesta es a dos niveles.

Primero, qué Viganò acusó en su testimonio explosivo - al mismo Papa que no permitirá que se investigue y no dirá ni una palabra sobre ello- es cierto, la Iglesia está siendo estrangulada por una red homosexual que actúa como un pulpo con muchos tentáculos.

Esta red homosexual intenta destruir la fe católica y transformarla en algo que bendiga su perversión. Han hecho grandes avances.

Pero la cuestión o problema más profundo -y aquí es donde muchos obispos están experimentando una especie de venganza por su negligencia durante todas estas décadas- es ¿cómo obtuvieron los homohereticos tal poder y control operacional, incluso hasta la misma Roma?

Bueno, aquí es donde Sus Excelencias tienen que aceptar la responsabilidad. Ya sea que se trate de una formación deficiente, negligencia o cobardía o preocupación por su carrera, ustedes son responsables de esto, de todo.

Desafiaron al Vaticano y permitieron que hombres homosexuales ingresaran al seminario. Miraron hacia otro lado cuando era obvio que el sacerdocio en los Estados Unidos se estaba convirtiendo en una profesión homosexual, como lo llamó The New York Times. Ignoraron a varios sacerdotes que sabían que eran activos homosexualmente en sus diócesis.

Hasta 2002, cuando miles de millones de dólares empezaron a pagarse en acuerdos secreto con las víctimas, ni siquiera se hizo casi nada para proteger a los menores de estos depredadores perversos homosexuales.

Incluso ahora, toleran o cofraternizan con los homosexuales de sus filas , rehusándo enfrentar la realidad de que no (ellos) deberían ser obispos y no deberían estar apoyándolos. A todos les aterroriza salir y exigir que los obispos y cardenales homosexuales renuncien, ¿por qué Wuerl todavía tiene autoridad, por ejemplo? Han sido los laicos quienes han forzado la mano de ese mentiroso homosexualista que niega quién sabía sobre su compañero depredador McCarrick.

¿Cuántos de ustedes, obispos, han salido públicamente, por ejemplo, y han criticado al homosexualista James Martin por su maldad, a quien se le ha dado carta blanca para vagar por todo el mundo católico, envenenando las mentes de los jóvenes?

Por lo tanto, la respuesta de los laicos a las recientes "propuestas" suyas es realmente el fruto de su propio mal hacer como obispos durante el último medio siglo. Intencionalmente o no, directa o indirectamente, han provocado este mal 

Ayudaron a propagralo cada vez que trataban a fieles católicos de forma grosera o despectiva, cada vez que fruncían el ceño públicamente sobre algo tradicional, cada vez que dejaban que la política de su clero homosexual dominara sobre su cargo como obispos. Y ahora están pagando el precio.

El Papa les ha despedido groseramente porque los homosexuales controlan el Vaticano y no pueden hacer nada al respecto. Y aún así, frente a todo esto, no entienden este punto.

Los únicos amigos que tienen, a pesar de que estamos terriblemente enfadados por dejar que esto sucediera, son los fieles católicos. De hecho, sospechamos que en realidad tenemos más respeto por sus oficinas que ustedes.


Debido a su negligencia a lo largo de las décadas, ahora solo existe una pequeña porción de fieles católicos que entienden y aman la Fe y entienden la crisis actual.
Somos los únicos aliados en la Iglesia que les quedan, y cuanto antes se den cuenta de eso, menos devastados se sentirán.
Hagan lo correcto: anuncien toda la verdad de lo que está detrás de este mal, abran sus archivos a todos los procuradores generales del estado, comiecen a convertir sus diócesis locales en tradicionales, llévennos a la santidad y dejen que el Cielo se encargue del resto.

En este punto, ¿qué tienen que perder? Han probado todo lo demás. Ahora prueben el catolicismo auténtico con toda su belleza, majestuosidad y gloria


https://www.churchmilitant.com/video/archive/the-vortex

Comentarios