Ministro pro vida tumba el intento de ser expulsado (Finlandia)



El ministro finlandés tumba el intento por expulsarlo por sus creencias pro-vida


21 de septiembre de 2018 (Sociedad para la Protección de Niños por Nacer) - En un ejemplo alentador de lo que puede suceder cuando los políticos se mantienen fieles a sus principios, un ministro a favor de la vida en Finlandia ha sobrevivido a un voto de censura.

Timo Soini, el Ministro de Asuntos Exteriores de Finlandia, ganó un voto de confianza presentado por cuatro partidos de la oposición por 100 votos contra 60.

Soini, un converso al catolicismo en la predominantemente luterana Finlandia, se ha enfrentado a repetidas críticas por sus francos puntos de vista sobre el aborto, particularmente desde que asistió a una vigilia pro-vida con velas en Canadá durante un viaje oficial. También ha sido criticado por lamentar la legalización del aborto en Irlanda y felicitar a los legisladores argentinos por votar anti aborto allí.

"No estoy avergonzado de eso, ni lo estaré jamás".

En ese momento, el Sr. Soini dijo que asistió a la manifestación canadiense como un individuo privado, en lugar de como Ministro de Relaciones Exteriores. Más tarde también reiteró y defendió su oposición al aborto en su blog, diciendo "qué extraño es que alguien tenga que defender el derecho a defender la vida". Señaló que se ha opuesto a la cultura de la muerte durante los últimos 30 años, todos ellos como un político activo. "No debería sorprender a nadie que tenga esta posición", dijo. "Y no estoy avergonzado de eso, ni lo estaré jamás".

Otros miembros del gabinete han atacado reiteradamente al Sr. Soini por sus opiniones, que son contrarias a la posición de Finlandia en favor del aborto. Un diputado opositor twitteó que "la actitud abortista de Timo Soini es una vergüenza para Finlandia".

Las quejas en su contra llevaron al Canciller de Justicia a investigar el asunto. A principios de esta semana, dijo que era "problemático" que el Ministro de Asuntos Exteriores expresara una opinión contraria a la posición oficial de Finlandia sobre el aborto, pero admitió que no había infringido ninguna ley.


Defendiéndose a sí mismo, Soini señaló que cumplir sus deberes como ministro de Asuntos Exteriores no le impedía disfrutar de sus derechos fundamentales. "La participación en la vigilia a la luz de las velas en memoria de las víctimas del aborto fue una expresión de mis sinceras y genuinas creencias religiosas y mi fe, que disfrutan de la protección de la libertad de pensamiento, conciencia y religión", escribió.

En respuesta a críticas anteriores, Timo Soini dijo: "A veces hay que tener el coraje de ser una mayoría de un hombre". Su coraje al hablar por los no nacidos en un Parlamento aún más hostil que el nuestro, es ciertamente inspirador.

Comentarios